La Comunicación con los caballos

La Comunicación con los caballos

Son un libro abierto, con una historia, su texto y su mimo al que debemos darnos a leer con una actitud humilde, positiva y comprensiva por nuestra parte si deseamos acercarnos a ellos.

Su comportamiento siempre se muestra acorde con aquello que realmente quieren transmitir, sin segundas intenciones, sin lugar a malas interpretaciones.

El caballo tiende a alcanzar un estado de equilibrio, tanto interno como externo  respecto del medio en el que se halla.

Es como un catalizador de nuestro estado.

Evitando nuestros estados emocionales. Emociones como la rabia, el miedo, la tristeza,  hacen en las personas  producir unas sustancias denominadas neuropéptidos  la cual es transportada por nuestro torrente sanguíneo, los caballos la captan y no aceptan tal distorsión por nuestra parte.

Para entender a los caballos tenemos que mostrarnos con humildad.

Los caballos nos ayudan a desarrollarnos como seres humanos, eliminando las estructuras a las que estamos acostumbrados, cambiando nuestros mecanismos de defensa, debido a que la interacción con ellos y con el contacto con la naturaleza dejan de tener sentido.

La sensación de biofília que se nos ofrece al acariciar un caballo nos ayuda a retomar el contacto con la naturaleza, de la que formamos parte.

(La biofilia: es nuestro sentido de conexión con la naturaleza y con otras formas de vida de carácter innato y producto evolutivo de la selección natural que actúa en especies inteligentes cuya supervivencia depende de la conexión estrecha con el ambiente y de a apreciación práctica de las plantas y de los animales.)

Despojarnos de lo que creemos ser, mirarnos a la manera que el caballo nos espejea, escucharnos con detenimiento y comunicarnos de forma siempre transparente, nos ayudara a entender y apreciar  a este tan bello ejemplar EL CABALLO.

Desde hace relativamente poco tiempo se ha empezado a pensar en los caballos como animalescapaces de sentir emociones tales como el miedo o la agresividad, en una forma muy parecida a las personas.

Debemos tener en cuenta además que el caballo dispone de una memoria a largo plazo mucho más desarrollada que la nuestra: es muy difícil que lleguen a olvidar algo que han aprendido.

Aunque su aprendizaje resulta más lento.

Las primeras investigaciones, después de años de estudios, han llegado a una conclusión “no es que los caballos sean menos inteligentes que los humanos, simplemente tienen otro tipo de inteligencia, adaptada a sus necesidades naturales”.

Por último no deberíamos olvidarnos de la necesidad de afecto que todo caballo tiene. Un buen cuidador debe acostumbrarse a hablar con él, acariciarle… su caballo debe sentir cariño, saber que puede contar con usted. Ese vínculo no sólo le dará seguridad sino que además le estimulará en su aprendizaje constante.

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply