Cólico

Cólico

    0 575
    « Back to Glossary Index

    Dolor abdominal inespecífico generalmente debido a problemas intestinales y/o a una acumulación de gas. También puede ser consecuencia de trastornos intestinales tales como una hemorragia, una enfermedad renal, problemas genitales y úlceras. Además, otras enfermedades tales como la infosura, la miositis, los problemas musculares o cardiacos, la fatiga, los trastornos que afectan al sistema nervioso y la pleuritis, pueden tener síntomas muy parecidos a los que tienen los cólicos, aunque no tengan nada que ver con el abdomen. El tratamiento generalmente intenta aliviar el dolor, evitar que se produzca un shock y diagnosticar el problema que ha provocado el cólico para resolverlo. Pueden ser debidos a múltiples causas, las más habituales son: Un cambio repentino en la dieta del animal. Una dieta escasa o excesiva. Una dieta compuesta por alimentos ricos en energía o muy ricos en proteína.   Una dieta con una cantidad excesiva de fibra bruta poco digestible. Aguas duras, el agua en cantidad insuficiente o cuando ésta se administra excesivamente fría o contaminada. Un empacho. Una infestación parasitaria en el aparato digestivo (un 30% en animales guardados en establos y un 90% en los animales en libertad). La desparasitación rutinaria disminuye la presentación de cólicos de forma considerable.  Pueden ser de diferentes tipos, entre los más comunes podemos señalar: 1-Cólico espasmódico: produce en el caballo dolores fluctuantes. 2-Cólico hepático: producido por el paso de un cálculo por las vías biliares. 3-Cólico renal: debido al paso de un cálculo por las vías urinarias. 4-Cólico de torsión: producido por la torsión del intestino del caballo. Representan entre el 15 y el 20% de los actos clínicos que desarrolla el veterinario dedicado a la medicina equina. El cólico es sin duda la principal causa de muerte en caballos.  Síntomas: Un caballo con un cuadro de cólicos dará claros síntomas de inquietud: se dirige de un lado a otro del box o piquete, escarba o rasca el suelo, efectúa cambios frecuentes de posición (se acuesta y se levanta), expresa su dolor con miradas angustiosas orientadas hacia los flancos, tiende a echarse con cautela o de manera brusca y suele revolcarse. Si sospechemos  que existe la enfermedad, deberemos observar: -El tamaño del abdomen (aumento de uno o ambos lados), las heridas y los traumatismos que se producen por el intenso dolor.-La presencia de comida en el comedero.-Ausencia de orina en la cama.-Posibles dificultades para orinar.-Modificaciones en la materia fecal.-Sudoración intensa, con importante pérdida de agua y los electrolitos (que si no se reponen conducen a un estado de shock). Tratamiento: Si observemos alguno de estos  síntomas, conviene llamar al veterinario de inmediato, ya que es el único capaz de determinar el diagnóstico real y el tratamiento adecuado. Además le calmará el dolor y tratará de restablecer el normal funcionamiento digestivo. Mientras llega el veterinario debemos prohibirle comer o beber, evitar que se revuelque y prepararle una abundante cama si vemos que no puede dejar de hacerlo. En los casos graves puede ser necesaria la intervención quirúrgica para salvar la vida del animal.

    « Back to Glossary Index

    SIMILAR ARTICLES

    NO COMMENTS

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.