História

História

0 807

Origen

Breves historias – mitológicas

Según el Corán: Cuando Alá (Dios) creó al caballo, reunió a los Vientos del Sur y les dijo: “Haré de vosotros una criatura para honor de mis fieles, para humillación de mis enemigos y para ventaja de todos los que me procesan fe”.

Los Vientos del Sur contestaron: “Tú eres el creador, hazlo”. Entonces Alá los juntó en su mano y creó de ellos al caballo. Al caballo le dijo: “Tu nombre será Árabe, que la bondad se ate a tu frente y el botín a tu espalda. He hecho de tu propietario un amigo. Te he proporcionado las mayores ventajas que al resto de los animales de carga. Te he dado la fuerza para volar sin alas, ya sea en el ataque como en la retirada. Quiero sentar sobre tus espaldas a hombres que me alaben”.

Con estas palabras el profeta Mahoma hizo de la cría del caballo pura raza árabe una obligación sagrada para los fieles del Islam.

Un proverbio hindú reza: “China es la tierra de los hombres, India la tierra de los elefantes y Mongolia la tierra de los caballos”. Haciendo alusión de que la domesticación de la especie caballar se hizo en esta última región.
Según la mitología griega, los dioses mayores eligieron a Minerva (diosa de la Tierra) y a Neptuno (dios del Mar) para que uno de ellos le diera el nombre a la capital de Grecia, pero para tal fin, tendrían que realizar una hazaña que beneficiara a los habitantes de la ciudad.

Así Neptuno con ayuda de su tridente hizo brotar de las profundidades del mar un animal que lo llamó caballo como digno representante de la guerra, y Minerva con ayuda de su lanza hizo emerger de la tierra un árbol al que le llamó olivo como símbolo de la paz, acto que le permitió el triunfo siendo ella la que bautizara a la ciudad, que hoy lleva el nombre de Atenas.

De esta manera, como resultado de esta disputa, se originó el caballo.

Y la Biblia por su parte, nos relata que el caballo fue creado por Dios al sexto día de la creación del mundo.

Reflexiones científicas

Algunos historiadores expresan que la aparición del caballo sucedió aproximadamente hace más de 100 mil años, al final del PLIOCENO de la era terciaria y al principio de la era cuaternaria.

Según investigaciones paleontológicas y conforme al árbol genealógico de los équidos, su aparición se remonta a unos 67 millones de años cuando poblaban las planicies del norte del continente americano. Se dice que estos cruzaron desde Alaska a través del estrecho de Bering hasta la Siberia, y a partir de este momento se desarrollaron en Asia y en Europa.

De todas las especies de animales domésticos, del caballo es del que se tiene mayor información; sobre su origen, y sobre todo de su proceso evolutivo, que a lo largo de millones de años influyó en este animal hasta llegar a su forma actual.

Las causas de la súbita desaparición del caballo de tierras americanas se cree que obedece a:

– Enfermedades contagiosas o debido a algún parásito fatal
– Cambios climatológicos severos
– Competencia entre especies
– Imposibilidad de adaptación

Domesticación

El hombre dominó a bovinos, ovinos, caprinos, asnos, camellos y por último al caballo, a pesar de existir desde hace 58 millones de años y hará 500 años que fue devuelto a América por los españoles.

La domesticación dio inicio en Asia Central en Persia anteriormente al año 3000 antes de Cristo.

Egipto a pesar de ser la civilización más avanzada conoció y apreció al caballo en el año 1680 antes de Cristo.

En Grecia en los años 1000 a C. introdujeron el caballo para utilizarlo para halar los carros de arrastre en los famosos juegos olímpicos en honor a Júpiter.

Para esa misma época, en Roma se inventó el primer tipo de freno: el freno de barbada.

En Arabia no utilizaron mucho al caballo sino hasta después del tiempo de Mahoma entre los años 570 a 632 después de Cristo.

Evolución

Las diferentes razas actuales debieron proceder de diferentes tipos de caballos salvajes moldeados por la naturaleza. Estos fueron:

– Caballos de las Estepas (primitivo): Przzhevalski (mongol)
– Caballos del Desierto (sur de Rusia y Asia Central): Tarpán
– Caballos de los Bosques: Kiang
– Caballos salvajes de Asia: caballos livianos
– Caballos salvajes de Europa: caballos de tiro

Con la ayuda de fósiles encontrados en diferentes partes de Europa y América fue posible determinar que el tamaño y la cantidad de dedos en sus patas han sufrido variaciones en el tiempo.

Las osamentas también han permitido clasificar su origen dividiéndose en caballos americanos y caballos europeos.

El caballo americano

La evolución del caballo americano se inició con el Coryphodon el cual tenía 5 dedos en las patas anteriores y posteriores, y una altura de 20 centímetros. A éste le precedió el Phenacodus con 25cm de altura e igual cantidad de dedos en los cuatro miembros locomotores.

Los cambios siguieron con el Eohippus el que medía 30cm de alzada contando con 4 dedos en las extremidades anteriores y 3 dedos en las extremidades posteriores, le precedió el Orohippus con 50cm de altura e igual cantidad de dedos que el tipo anterior.

El Mesohippus del tamaño de un perro Collie y con la misma cantidad de dedos precede al anterior.

El proceso evolutivo del caballo continuó generando algunos cambios, pudiendo señalar los dedos que se redujeron a 3 en las cuatro extremidades; entre estos se mencionan el Miohippus con igual tamaño que su antecesor, el Protohippus parecido al tamaño de una oveja, el Merihippus que en altura se aproximó al ponie y alcanzando ese tamaño el Pliohippus.

Concluyendo este proceso surgió el Equus o caballo actual con un solo dedo y un sobrehueso en las cuatro patas.

El caballo europeo

En la evolución del caballo europeo es característica la presencia de 4 dedos en las patas anteriores y 3 dedos en las posteriores en los tipos Hyracotherium y Paleotherium.

Estos fueron precedidos por los tipos Anchitherium e Hipparion, los cuales contaban con 3 dedos en sus cuatro miembros.

Este proceso de cambios finaliza con la aparición del equus o caballo actual, el cual posee iguales características que el caballo americano.

Es notorio que el proceso evolutivo tanto en el tipo de caballo americano como en el europeo aconteció luego de largos periodos, cuyos cambios han sido posibles conocer gracias al esfuerzo de investigadores, paleontólogos y demás científicos dedicados al estudio de esta especie.

El caballo centroamericano

En 1493, luego de organizarse el segundo viaje de Colón, en la que se formó una escuadra de diecisiete barcos con dirección al Nuevo Mundo, los historiadores de la época estimaron que se transportaron un poco más de una treintena de caballos, los mismos que fueron a la Isla de Santo Domingo.

Fue tan rápido el desarrollo de aquel primer centro ganadero, que muy pronto resultó innecesaria la importación desde España.

En pocos años, la cría caballar se extendió desde allí a la otras Antillas y a las partes más próximas de Centroamérica. Por largo tiempo, las Antillas y Nicaragua fueron los que proveyeron de caballos a casi todas las expediciones de la conquista, aun cuando a veces con manifiesta oposición de los gobernadores, ya fuese por previsión o por celos profesionales, razón por la cual Hernán Cortés tuvo dificultades en reunir los dieciséis caballos que llevó a la conquista de México procedentes de Cuba.

Fernández de Córdoba, que en Nicaragua había fundado con éxito las ciudades de León y Granada, acertó a iniciar allí la cría de yeguarizos. Todos los datos que de aquella época se tienen, en efecto, demuestran que Nicaragua se convirtió en pocos años en un gran centro de producción caballar, hasta el punto de llegar a rivalizar con Santo Domingo y Cuba, a lo que contribuyó no poco que de la parte continental de Castilla del Oro, o sea la actual República de Colombia, donde a todo esto ya se había aclimatado el caballo, llegaban frecuentes remesas de equinos que eran desembarcados en el golfo de Nicuesa y llevados por tierra hasta las mencionadas Granada y León.

En realidad, parece que el único país en que la cría caballar adquirió pronto verdadera importancia, en la América Central, fue Nicaragua, y más exactamente, su vertiente pacífica, cuyas condiciones mesológicas tan idóneas para la ganadería.

Fue de Nicaragua de donde salieron la mayoría de los caballos de la conquista española. Los caballos tuvieron un alto precio por la prohibición de Fernando el Católico, suspendida hasta 1516 cuando subió al trono el Rey Carlos V.
Francisco Pizarro conquistó el Perú llevando de Nicaragua la mayor parte de la caballada. En1531 recibió el apoyo de Diego Almagro, que llevaba una cantidad de caballos, cuyo número no se precisa, pues hay contradicciones en los datos que proporcionan los cronistas de la época, se describen a 34, 80, 84, 36 y 26, aunque se cita también que de Jamaica llegó otra parte, pero prevalece que el mayor número salió de Nicaragua.

Importante para el envío de los caballos al Perú fue la existencia del Puerto de La Posesión, llamado años después Puerto de El Realejo, uno de los primeros puertos que fundaron los españoles, durante tres siglos fue importante ruta comercial con los virreinatos del Perú y Nueva Granada, construyéndose barcos.

En 1522 Gil González de Ávila había tomado posesión, en nombre del Rey de Castilla, de la tierra en el río que llamó Posesión. El puerto estaba en la jurisdicción de la Provincia de Nicaragua, formaba parte de la Ciudad de León.

Para 1529, el licenciado Francisco de Castañeda, Alcalde Mayor de León, informa de la llegada de caballos al Puerto de La Posesión. Para 1531 se usa el nombre de Puerto de El Realejo.

En distintas crónicas referentes al Puerto de La Posesión o de El Realejo, respecto a viajes al Perú, se señala el envío de gente, armas y caballos para Francisco Pizarro. Todo indica que fue Diego de Almagro el primero que llevó a Pizarro 36 caballos desde Nicaragua, en enero de 1531, ese mismo año, cuenta el Padre Gomara “hallándose en Puerto Viejo los conquistadores, vinieron Sebastián de Benalcazar y Juan Fernández con gente y caballos de Nicaragua”. En cuanto a los caballos que llevó Hernando de Soto, se ignora el número.

El valor de los caballos fue tan grande que uno tenía el precio equivalente de cuatro esclavos negros y diez indios.

Clasificación taxonómica
Reino: animal
Rama: vertebrados
Tipo: cordados
Clase: mamíferos
Subclase: placentarios
Orden: ungulados
Suborden: perisodáctilos
Familia: equídeos
Subfamilia: equinae
Género: equus
Subgéneros: asinus cebroides
Especie: equus caballus

Papel del caballo, y contexto de la especie en el mundo

El equino, como animal de tiro juega un rol determinante, ya que se utiliza mediante la tracción animal en la preparación de tierras para la siembra de cultivos y el establecimiento de pastos mejorados para la alimentación animal.

En el acarreo de leña y agua o ya bien como transporte de los campesinos en zonas alejadas y montañosas del país donde el transporte motorizado no tiene cabida por lo difícil del acceso, el equino realiza su función tan necesaria para el desarrollo de la producción en dichos lugares.

SIMILAR ARTICLES

0 1197

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.