MASAJE EN LOS CABALLOS Parte 3

MASAJE EN LOS CABALLOS Parte 3

0 78
Pulsa sobre la foto para ampliar

PRINCIPIOS BÁSICOS PARA LA REALIZACIÓN DE UN MASAJE

Si hay algo importante a la hora de dar un masaje es que cada movimiento y/o contacto que se realice deberá tener un propósito claramente preestablecido. Debemos tener claro que con el masaje lo que se busca es aliviar un síntoma o liberar una contractura, aumentando el calor y la circulación; en ningún caso debemos confundirlo con las caricias afectivas.

Por eso el masajista deberá estar totalmente centrado en el ejercicio que está realizando, pensando que cada una manipulación, cada estiramiento, cada flexión, deberá ser lo más eficiente posible.

A nivel general podemos diferenciar dos tipos de masajes:

Sedativo: con un ritmo lento y pausado, puesto que su objetivo es el de relajar al animal.  Debe realizarse con una presión suave.

Estimulante:realizados con mayor presión y con un ritmo más marcado, que permita estimular la zona.

Antes de realizar un masaje se deberán examinar los músculos, determinando dónde existen los desequilibrios; Si el objetivo es el de rehabilitar una zona, lo mejor será comenzar el masaje en el lugar más lejano a la lesión, de tal forma que evitemos cualquier reacción dolorosa que provoque que el caballo sienta mayor tensión.

El primer objetivo es conseguir que el animal se relaje, para que nos deje trabajar en la zona cercana a la lesión.

Tras varios masajes el caballo comenzará a sentir conciencia de sí mismo y aprenderá las reacciones habituales, pero también sabrá diferenciar claramente los beneficios que obtiene cómo es capaz de utilizar su cuerpo y sus músculos de otra manera.

Esto llega a conseguirse debido a que el masaje produce estímulos en un nivel de la corteza cerebral y estos estímulos despiertan nuevas reacciones. Un masaje bien realizado produce liberación de endorfinas, sustancias responsables de la sensación de bienestar. De esta forma, el caballo supera la tecnicidad, por haber compensado un dolor determinado y descubre cómo aprovechar su capacidad locomotriz de la forma más eficaz.

Siempre resulta recomendable que el masaje sea dado por un fisioterapeuta que conozca a la perfección el estado del animal. Este fisioterapeuta deberá entrar en contacto sensible y profundo con el caballo, para que la terapia resulte efectiva. Y es que no basta con ser muy bueno a nivel técnico, puesto que es necesario meterse en el campo del animal, conocer su lenguaje corporal y psicología, para poder entender sus reacciones y saber darles una explicación.

Por ello para ser un buen fisioterapeuta, la técnica siempre debe ir unida a una gran sensibilidad y a unas buenas dosis de paciencia.

Debemos tener muy presente que aunque un animal presente una incapacidad física, ésta no es sinónimo de incapacidad mental. Por ello si somos capaces de estimular correctamente sus partes sanas, será capaz de aprender a utilizar sus articulaciones, tendones, músculos y columna de una manera mucho más inteligente.

Al igual que hace el hombre, el caballo levanta contra sus dolores una serie de corazas corporales de las que deberemos ayudarle a salir.

Tenga en cuenta que el fin del masaje es siempre la búsqueda del mayor bienestar para el animal.

 

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.