MASAJE EN LOS CABALLOS Parte 4

MASAJE EN LOS CABALLOS Parte 4

0 73
Pulsa sobre la foto para ampliar

CUÁNDO REALIZAR UN MASAJE

Existen  determinadas  situaciones  en  las  que  el  uso  del masaje  resulta  especialmente recomendable.

Considérelo  siempre  que  observe algunos  de  los  siguientes puntos:

  • El caballo corcovea.
  • Se queja de dolor en el lomo.
  • Animal que muestra síntomas de clara timidez (el masaje le ayudará sin duda a abrirse al mundo).
  • Cuando se resista al aseo.
  • Para dolores de cabeza o cuello.
  • Siempre que se muestre nervioso o tenso.
  • Cuando vaya a esquilarlos.
  • Para caballos que se muestran resistentes a la consulta veterinaria.
  • Si se muestra desganado o irritable.

Es enormemente útil para los caballos de competición, puesto que se ha demostrado que su nivel de concentración es mucho mayor tras el masaje.

Además de en todos estos casos, el masaje resultará ciertamente beneficioso siempre que exista enfermedad, puesto que relajará el estrés causado por dolor.

Y es igualmente bueno para los potrillos, puesto que les ayudará a tomar confianza ante su nueva situación.

Por otro lado, a la hora de dar un masaje a un caballo deberemos procurar escoger el momento de mayor receptividad del animal; asimismo deberemos enmarcarlo dentro de la actividad diaria del caballo, para que resulte lo más eficaz posible: tras la hora del baño, tras el trabajo, antes de dormir… son buenos momentos para este tipo de actividad; si bien todo dependerá de las características de cada caballo y de sus necesidades.

En cualquier caso, deberán ser tenidas en cuenta una serie de puntos:

Comprobar el estado de salud del caballo; resulta imprescindible asegurarnos de que no existen contraindicaciones antes de proceder con el masaje.

Nunca realizaremos un masaje a un caballo muy cojo que no haya recibido la visita de un veterinario, ni si tiene linfangitis o presenta un problema cutáneo…

Nunca se hará un masaje a un caballo cuya temperatura sea superior a 39ºC, puesto que esto supone fiebre y la fiebre siempre exige reposo absoluto.

Ante cualquier situación que podamos considerar “anormal”, consultaremos previamente al veterinario.

Nunca realizaremos un masaje a un caballo que se encuentre inmovilizado.

En caso de que exista una herida abierta o que se encuentre en fase de curación, podremos realizar el masaje en el resto del cuerpo.

Si existe un traumatismo grave, aplicaremos hielo en las primeras horas.

Deberemos establecer unos hábitos sobre los que se basará el trabajo. Debemos ser conscientes de que el caballo aprende por repetición y asociación, por lo que si asocia el masaje a un momento en concreto del día o a unas determinadas situaciones, lo estará esperando y por tanto lo aceptará mejor y se encontrará más predispuesto.

Por último, señalar que no existen reglas escritas sobre el tema de los horarios, todo dependerá de las características del animal que nadie mejor que el cuidador conoce.

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.