Primer caso de Fiebre del Nilo en Cataluña 2018

Primer caso de Fiebre del Nilo en Cataluña 2018

0 86

El programa para la detección del virus del Nilo Occidental que lleva a cabo IRTA-CReSA, ha encontrado el primer caso de la comunidad catalana. El caballo infectado, un animal hannoveriano castrado, presentaba los síntomas típicos de la enfermedad, tales como debilidad muscular, falta de coordinación y movimientos poco habituales. Los síntomas habrían aparecido el pasado día 1 de octubre. Posteriormente el caso fue observado por el Hospital Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona y el centro IRTA-CReSA. Finalmente, el diagnóstico concluyó con que el animal estaba infectado por el virus del Nilo Occidental y fue notificado a las autoridades sanitarias. El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Durante 12 años, el centro de sanidad animal IRTA-CReSA se ha encargado del diagnóstico y la evaluación técnica del programa de vigilancia del virus del Nilo Occidental en Cataluña, dando servicio al Departamento de Agricultura. El programa persigue el objetivo de detectar con rapidez cualquier caso de virus, que puede afectar tanto a caballos como aves y, además, puede ser transmitido a personas por la picadura de mosquitos vectores.

Este caso de Fiebre del Nilo ya es el segundo que se notifica en España en lo que va de mes, el primero tuvo lugar en Huelva, donde otro caballo que presentaba los síntomas de dicha enfermedad fue diagnosticado como infectado. Para los équidos el virus puede resultarles fatal, causándoles la muerte o dejándoles graves secuelas. En el caso de las personas, 4 de cada 5 no muestran síntomas de infección y puede ser contagiada entre humanos por medio de la donación de sangre y órganos.

El virus del Nilo Occidearticulo24_3ntal es transmitido a humanos, aves, y caballos por mosquitos. La presencia del virus en estos hospederos puede causar encefalitis, o inflamación del cerebro. Antes de 1999, el virus no se había encontrado en los Estados Unidos. El virus se encontró por primera vez en la ciudad de New York durante el verano de 1999, y de nuevo en el 2000 y en el 2001 en el nordeste de los Estados Unidos. Apareció por primera vez en Florida durante el verano del 2001.

Los mosquitos adquieren el virus cuando se alimentan en animales (hospederos de almacenaje) que están infectados con el virus. Los hospederos de almacenaje que están involucrados con la transmisión del virus del Nilo Occidental son los pájaros silvestres, en los cuales la infección puede ser mortal. Los cuervos en particular son propensos a ser infectados con el virus del Nilo Occidental y sufren alta mortalidad. Las aves producen gran número de partículas virales que circulan en su sangre, y cuando ciertas especies de mosquito se alimentan en animales infectados, el virus se multiplica en estos mosquitos. Si varios días después, un mosquito infectado toma una segunda cena de sangre de un caballo, el caballo puede ser infectado por el virus. El intervalo de tiempo entre la picada del mosquito y el comienzo de los síntomas es de 5 a 15 días. Seguido de la picada del mosquito infectado, el virus se multiplica en la sangre del caballo, cruza la barrera entre la sangre y el cerebro, e infecta el cerebro. El virus entonces interfiere con el sistema nervioso central, y puede causar inflamación del cerebro

Cuando un caballo es infectado, el número de partículas virales es relativamente bajo en comparación con los hospederos de almacenaje naturales. Debido a que el número de partículas es tan bajo, mosquitos libres de la infección no reciben suficiente virus al picar a caballos o a humanos para infectarse ellos. Por lo tanto, los humanos y los caballos no transmiten la enfermedad y son llamados “hospederos sin salida”.

Señas Clínicas

En 1999, 25 caballos en Long Island, New York presentaron señas clínicas de infección con el virus del Nilo Occidental. Las señas clínicas que se vieron en estos caballos incluyeron letargia, tropiezos y falta de coordinación, debilidad en las extremidades, ataxia, parálisis parcial, y muerte. Por lo general no se observó fiebre. Otras señas que pueden indicar infección con el virus del Nilo Occidental en los caballos incluyen deterioro de visión, inclino de la cabeza, convulsiones, no poder tragar, movimientos en círculos, sobre-excitabilidad, o coma. De los 25 caballos con señas clínicas, nueve murieron por sí o por eutanasia. Los otros 16 se recuperaron. Otros caballos en el área probablemente fueron infectados pero no demostraron síntomas de la enfermedad. Por lo menos 35 otros caballos en el área tenían anticuerpos contra el virus del Nilo Occidental pero nunca demostraron señas de la enfermedad. La infección con el virus no tuvo relación con la edad, casta, o tamaño del caballo. En el año 2000 se reportaron mas de 60 casos en los siguientes estados: Connecticut, Delaware, Massachusetts, New Jersey, New York, Pennsylvania, y Rhode Island.

Diagnosis y Tratamiento

Si un caballo da señas que sugieren infección con el virus del Nilo Occidental llame a su veterinario para que lo examine. Es importante no presumir que un caballo con estos síntomas tiene encefalitis del Nilo Occidental. Se necesita una diagnosis definitiva para poder eliminar otras enfermedades con síntomas similares (por ejemplo, rabia, botulismo, encefalitis equina oriental, encefalitis equina occidental, y encefalitis equina Venezolana). Una diagnosis positiva para el virus del Nilo Occidental se puede obtener haciendo pruebas de sangre para detectar el virus o anticuerpos contra el virus.

En estos momentos no existen vacunas ni curas para los caballos infectados. El desarrollo de una vacuna está siendo facilitado por el Servicio de Inspección de Salud de Animales y Plantas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA-APHIS), el cual provee aislamientos equinos y avícolas a agencias con las facilidades adecuadas para conducir investigaciones sobre el desarrollo de una vacuna.

Caballos que estén vacunados contra la encefalitis equina oriental no están protegidos contra el virus del Nilo Occidental. Estos viruses pertenecen a diferentes familias de virus y la protección no cruza. El tratamiento de caballos infectados consiste en ameliorar los síntomas. Terapia que incluye líquidos y nutrición es a veces empleada.

El Servicio Veterinario de USDA-APHIS está en alerta para identificar actividad del virus en la costa del Atlántico de los Estados Unidos. Según APHIS, no es necesario eliminar a los cabllos que estén infectados con el virus del Nilo Occidental. No es probable que mosquitos que se alimenten de caballos infectados consuman suficiente virus para transmitirlo a otros animales. Los caballos enfermos son eliminados solo para eliminar el sufrimiento debido a una encefalitis severa, de la cual no es probable que se recuperen. Igualmente, debido a que los caballos son hospederos sin salida, no es necesaria la cuarentena.

Medidas de Prevención

La medida más importante es estar al tanto de las condiciones locales y prevenir el contacto de los caballos con los mosquitos. Los siguientes pasos se pueden tomar para prevenir el contacto con mosquitos:

  • Elimine sitios que puedan criar mosquitos. Esto incluye eliminar recipientes que mantengan agua, llantas, carretillas, cubos, desagües de techo tupidos, baños de aves y cualquier otro objeto que pueda acumular agua.

  • Vuelva al revés las piscinas portátiles.

  • Elimine el agua de las cubiertas de piscinas que mantengan agua.

  • Limpie bien los bebederos de ganado por lo menos cada tres días.

  • Haga agujeros en recipientes que mantienen agua para que drenen.

  • Vigile charcos que mantienen agua por mas de cuatro días y vacíelos si es posible.

  • Mantenga a los caballos en los establos durante los periodos mas activos de alimentación de los mosquitos, generalmente durante el amanecer y durante el anochecer.

  • Use repelentes contra mosquitos para caballos. Lea la etiqueta antes de usar el producto, y siga las instrucciones. Por lo general el DEET no se usa en los caballos. La mayoría de los repelentes para caballos contienen permetrín (permethrin).

Preste atención a alertas médicas y veterinarias y siga sus consejos.

Este documento, ENY651S, es uno de una serie de publicaciones del Entomology and Nematology, Servicio de Extensión Cooperativa de la Florida, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de la Florida. (UF/IUFAS). Fecha de primera publicación: June 2001. Repasado December 2005. Revisado January 2012. Visite nuestro sitio web EDIS en <http://edis.ifas.ufl.edu>.
Jorge Rey, Professor, C. Roxanne Rutledge, Assistant Professor, Florida Medical Entomology Laboratory, Vero Beach, FL; Entomology and Nematology Department, Cooperative Extension Service, Institute of Food and Agricultural Sciences, University of Florida, Gainesville, 32611.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.