Alimentación

0 1077

El entorno del caballo determina el comportamiento que muestran nuestros équidos. Un comportamiento que también se ve influenciado por los hábitos alimenticios a los que les hemos inducido, en función  de su actual integración en la sociedad actual.

los hábitos alimenticios de los caballos actuales son muy diferentes a los de los que se encuentran o se encontraban en libertad, actualmente los encerramos en boxes, les obligamos a trabajar y les damos de comer en función de nuestras necesidades y comodidades, esto hace que el régimen de alimentación con la introducción inicial de cereales y posteriormente de piensos complementarios al forraje, henos, pasto, etc,,,ha sido necesario para poder alcanzar los requerimientos energéticos suficientes para desarrollar el trabajo, la actividad deportiva, optimizar el crecimiento de los potros….., esto junto a la estabulación y la reducción de horas de alimentación ha motivado cambios en el comportamiento de los caballos.

EN SU HÁBITAT NATURAL

El caballo en libertad, recorre aproximadamente distancias comprendidas entre 5 y 12 km diarios eso supone que durante quince y dieciséis horas al día está caminando y mordisqueando, existen estudios que indican que los caballos están pastando aproximadamente un 70% del día.

El sistema digestivo equino está diseñado para funcionar de acuerdo a este hábito, por lo tanto no pueden o no deberían comer de golpe grandes cantidades de alimento.

El estomago es pequeño (capacidad de 10 a 15 litros) y su función es segregar acido para facilitar la digestión y eliminar materiales perjudiciales. Esta secreción acida se  produce continuamente y es necesaria para la digestión, pero puede ser dañina para la pared del estomago (provocando ulceras) si no es neutralizado por ciertos componentes de la saliva. En libertad ellos van comiendo  durante todo el día, masticando y insalivando continuamente por lo que el flujo salivar es continuo hacia el estómago, gracias a ello existe un perfecto equilibrio entre el acido producido y la saliva neutralizante. No olvidemos que un caballo produce de 40 a 60 litros de saliva al día en estado de libertad.

Por eso es tan importante que el caballo mastique durante el mayor tiempo posible, debemos revisar el estado dental de los caballos, ya que es crucial para la masticación y producción salivar.

La función salivar es mezclarse con el alimento, para crear el bolo alimenticio y así hacer que el alimento sea más fluido facilitando la digestión, consiguiendo  de esta manera una menor incidencia en problemas digestivos, (cólicos).

El tiempo de masticación siempre dependerá de la estructura del alimento, un alimento rico en fibra (heno, henolajes, ensilaje, pastos, etc.…) va a tardar más o menos 40 m por cada quilo, mientras que un kilo de pienso compuesto tardara unos 10m, esto significa que cuando el caballo come alimentos ricos en fibra a la vez produce de 3 a 4 veces más de saliva, además la dieta ruca en fibra es fundamental para aportar nutrientes, mejorar el tránsito intestinal y evitar problemas patológicos.

INFLUENCIA DE LA ALIMENTACIÓN EN EL CARÁCTER DEL CABALLO.

 Esta comprobado que los caballos que siguen una dieta rica en fibra forraje y grasas  su comportamiento es más tranquilo. La carencia de estos produce vicios llamados enteropatías (comen materiales extraños, como arena, madera, realizan movimientos extraños….)

PERO

Para llegar a cubrir los requerimientos energéticos de los caballos en función de su actividad o estado fisiológico es necesaria la adición extra de energía, no es suficiente con la que se aporta solo  en base a dietas forrajeras.

La utilización de cereales significa más energía  pero también aumentamos la excitación del caballo debido a la gran cantidad de carbohidratos solubles que aportan almidón, azúcares y algunos oligosacáridos.

También encontramos piensos compuestos formulados con altos niveles de almidón y azucares, lo que también hace cambiar el carácter del caballo.

El almidón y los azucares pueden ocasionar problemas de salud por alteraciones en el intestino grueso con la producción de fermentaciones, alteración de la flora intestinal y desencadenando problemas patológicos como cólicos e infosuras.

Concluyendo pues que un nivel alto de glucosa en sangre podrá ocasionar problemas de osteocondrosis en potros, resistencia a la insulina y problemas musculares: raddomiliosis, etc.…

Habiéndose realizado comparativas entres dietas altas en almidón y azucares y altas en fibras y grasa se ha sacado la conclusión a que las dietas altas en fibra y grasa mejoran el comportamiento del caballo estando más tranquilos y reduciendo el estrés, facilitando así el manejo y reduciendo la posibilidad de accidentes para los jinetes.

COMO AYUDAR A NUESTROS CABALLOS.

La industria de la alimentación equina ofrece actualmente productos formulados con distintos niveles energéticos para cada situación. Por ejemplo, la reducción de los niveles de almidón y azúcares en algunos alimentos y el incremento de aceites es muy interesante para caballos sensibles, con problemas de excitación y de gran temperamento.

Para favorecer la masticación y la insalivación, también es importante la presentación de los piensos compuestos, la adición de productos con fibra larga incorporada y con gránulos (pellets) de mayor tamaño (8-10 mm) que estimulan la masticación y la insalivación, lo que se traduce en una mayor relajación y mejor salud digestiva.

La suplementación con algunos nutrientes, como el aminoácido triptófano que actúa sobre la serotonina para un mejor control de la neurotransmisión, es interesante y de gran eficacia. También la adición de otros nutrientes, como el magnesio y vitaminas del grupo “B”, todos ellos indicados para ayudar a mejorar el control del  temperamento de los caballos.

         Reglas básicas. Para mejoras el comportamiento  y reducir el estrés.

 » Para todo tipo de caballos: establecer una una buena base de alimentación aportando suficiente cantidad de fibra, forrajes a base  de henos y pastos. Debemos asegurar una un mínimo del 1,5 % del peso vivo (1,5 kg por cada 100 kg de peso vivo). Si no disponemos de suficiente fibra, aportar productos completos  (con fibra incorporada).

» Es imprescindible que realicen ejercicio para mejorar el estado mental, evitar aburrimiento y la aparición de comportamientos estereotipos.

» En caballos nerviosos, evitar dietas altas en Cereales y piensos con gran nivel de almidón y azúcares. Aumentar la proporción de fibra en la dieta, cercana al 2 % del peso vivo  (2 kg por cada 100 kg de peso vivo). Utilizar henos de hierba como rye-grass  o festuca y evitar pajas  de cereales espigadas, porque contienen ya el  grano (cereal). En caso necesario, suplementar con base de triptófano y magnesio.

» En caballos de deporte la demanda energética es muy alta, por lo que se deben aportar dietas diferentes y adecuadas al tipo de ejercicio que se va a realizar:

-Para trabajos de larga duración y baja intensidad (doma, raid), aumentar la proporción de forrajes por encima del 1,5 % del peso vivo e introducir piensos compuestos altos en grasas (6-10%).

-Para trabajos de corta duración y alta intensidad (carreras, salto) utilizar piensos compuestos ricos en almidón y azúcares de forma moderada (máx. 32-35 %), junto con niveles de grasa moderados  (3-5 %), pero de forma controlada.

» Suministrar la alimentación repartida en el máximo número de posible de tomas, no dejar muchas horas sin comer, como por ejemplo se hace a veces, desde la tarde a la mañana del día siguiente.

» En caballos que tienen que permanecer muchas horas en box, es mejor utilizar camas de paja y no de viruta y también colocar mallas para poner algo de forraje en el box. El caballo se aburrirá  mucho menos y su comportamiento se verá menos alterado.

MIRAR LAS ETIQUETAS DEL ALIMENTO 

Desde el 31 de agosto de 2011, los piensos para animales de compañía comercializados en la UE, deben etiquetarse conforme a las disposiciones del Reglamento Europeo 767/2009 (legislación de obligado cumplimiento en todos los países miembros). Esto garantiza ante el consumidor la información del producto y su forma de empleo.

Principales cambios

• Aditivos:

Los aditivos deben clasificarse en categorías o en grupos funcionales.

Existen cuatro categorías posibles en los alimentos para caballos:

“Aditivos tecnológicos”- conservantes, antioxidantes, emulgentes, estabilizantes.

“Aditivos organolépticos” – colorantes, aromatizantes

“Aditivos nutricionales” – vitaminas, oligoelementos, aminoácidos

“Aditivos zootécnicos”- digestivos, estabilizadores de flora intestinal-

* la lista completa se encuentra en el anexo I del Reglamento UE 1831/2003

 • Obligatorios:

 Es de obligado cumplimiento declarar los siguientes aditivos:

a) Todos los aditivos que tengan máximos en caballos:

b) Todos los aditivos de la categoría “Aditivos zootécnicos

Así, por ejemplo, hay que declarar los oligoelementos: Fe (hierro), I (yodo), Co (cobalto), Cu (cobre), Mn (manganeso), Zn (Cinc), Se (selenio). Anteriormente sólo se declaraba el cobre.

Desaparece la obligatoriedad de declarar las vitaminas A y E, siendo obligatoria únicamente la vitamina D (D2 ó D3), si bien es práctica habitual que se declaren todas de manera  voluntaria, en los piensos de caballos.

Anteriormente era obligatorio para los antioxidantes, los colorantes y los conservantes, poner el nombre específico del aditivo utilizado. En el nuevo reglamento sólo es obligatorio poner las palabras antioxidantes”, “colorantes” y “conservantes”, en caso de que el alimento incorpore algún producto perteneciente a una de dichas categorías.

 • Denominación específica:

Todos los aditivos declarados de manera obligatoria o voluntaria deberán incluirse en la etiqueta con su denominación específica y/o número de identificación, cantidad añadida y la categoría o grupo funcional al que pertenecen.

 • Alegaciones:

La nueva legislación regula las llamadas “alegaciones”, que son funciones específicas que cumple el alimento.

Para que pueda incluirse una alegación, ésta debe ser verificable por las autoridades. El fabricante deberá disponer, en el momento de comercializar el pienso, de información científica que avale la misma. Están expresamente prohibidas la alegaciones referentes a prevención, tratamiento o curación de enfermedades. No aplica a desequilibrios nutricionales que no lleven asociados síntomas patológicos.

 • Cambios en títulos:

Algunos cambios en los títulos de ciertas informaciones en la etiqueta. Por ejemplo, la sección de la etiqueta donde aparecen las materias primas o grupos de materias primas, que  anteriormente se denominaba “Materias primas para alimentación animal” pasa a denominarse “Composición”. En ella deben figurar las materias primas en orden descendente de inclusión, con su nombre individual, o agrupadas en categorías, tal y como se venía haciendo actualmente.

También cambian los nombres de algunos constituyentes analíticos, pero sigue siendo obligatoria la declaración de cuatro análisis: proteína (proteína bruta), grasa (grasa bruta), fibra bruta y cenizas o materia inorgánica.

Normalmente los fabricantes declaran de manera voluntaria otros contenidos analíticos de los piensos.

 • Catálogo:

Existe un nuevo catálogo comunitario, no exhaustivo, de materias primas con los nombres recomendados para las mismas. (Reglamento UE 575/2011).

 • Teléfono:

En la etiqueta debe figurar un número de teléfono gratuito u otro medio de comunicación adecuado que permita al comprador obtener información adicional a las indicaciones  obligatorias sobre los aditivos y las materias primas.

 ¿QUÉ DEBE DECIRNOS UNA ETIQUETA?

Basándonos en la legislación, y a modo de resumen, podemos clasificar la información en dos partes: A) declaraciones obligatorias y declaraciones B) voluntarias.

Declaraciones obligatorias:

Deben ser legibles, indelebles y en el idioma(s) oficial del país miembro en el que se comercializa. Las etiquetas deben incluir:

• El tipo de pienso: “Pienso completo” o “Pienso complementario”, que puede ser  reemplazado por “Pienso compuesto” o “Alimento”. También pueden emplearse las expresiones “Pienso mineral” y “Pienso completo de lactancia”.

• La categoría de animal a la que se destina el alimento.

• Instrucciones para un uso adecuado del producto.

• Los ingredientes utilizados con su nombre individual, bajo el título “Composición”, enumerándolas por orden decreciente por peso, o bien agrupados por categorías. En caso de destacar la inclusión de alguna

materia prima, en el nombre o en el envase del producto, debe indicarse en la etiqueta, su nombre individual y el porcentaje de inclusión.

• Los ingredientes que hayan sido genéticamente modificados,

Deben ser etiquetados como tales.

• La lista de aditivos

 Precedida del título “Aditivos”, de acuerdo con lo comentado anteriormente.

• Los “Constituyentes analíticos”

 Proteína (proteína bruta), grasa (grasa bruta), fibra bruta y cenizas (residuo de incineración o materia inorgánica). En casos especiales el contenido en humedad. Si en el producto se hace alguna alegación sobre un determinado nutriente, éste debe ser declarado como constituyente analítico.

• Nombre y dirección de la empresa

Responsable del etiquetado y número de autorización.

• Número de lote.

• Cantidad neta.

• La fecha de durabilidad del producto.

Para ello existen varias posibilidades:

» Utilizar antes del (día, mes y año) para piensos muy perecederos.

» Utilizar preferentemente antes del (mes y año, o día, mes y año).

» Indicando en algún lugar de la etiqueta la fecha de fabricación (día, mes y año), y utilizando en esta caso, la expresión “(Periodo de tiempo en días o meses) después de la fecha de fabricación.

» A veces, la fecha de durabilidad viene impresa fuera de la etiqueta, en el envase.

En este caso se utilizan expresiones del tipo: “Utilizar preferentemente antes de: ver envase”.

• Número de teléfono gratuito

Medio de comunicación adecuado para el comprador.

Declaraciones voluntarias:

• Cualquier aditivo incluido

En el producto y cuya declaración no sea obligatoria.

• Otros constituyentes analíticos  

Como azúcar, almidón, calcio, fósforo, aminoácidos, etcétera.

• La marca “e” en el peso neto,

Que significa que el fabricante cumple con la legislación metrológica vigente en la Unión Europea.

• Alegaciones,

Con las restricciones mencionadas anteriormente.

• Iconos, logos, otras informaciones gráficos,

Siguiendo unas normas o principios básicos de buena comunicación.

• Condiciones de conservación.

 Para más detalle y ampliar la información, sería aconsejable consultar los reglamentos a los que se ha hecho referencia, además de conocer el código publicado por Fediaf (The European Pet Food Industry).

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

0 1415

Los Electrolitos, son un suplemento imprescindible para el caballo de competición.

Los electrolitos son minerales que están disueltos en la sangre y los tejidos del cuerpo que poseen una carga eléctrica positiva o negativa.

Los electrolitos son generalmente ácidos, bases o sales. Estos minerales ayudan a preservar el equilibrio de los fluidos dentro y fuera de las células. También, funcionan trasmitiendo los impulsos nerviosos dirigidos a provocar las contracciones en los músculos, latidos del corazón, etc. De hecho, los electrólitos están implicados en prácticamente todas las funciones del cuerpo, de ahí su importancia.

La manera más usual de ver si un caballo está deshidratado es observando el color de las encías y pellizcando la piel del cuello del caballo para observar si retrocede rápidamente o no.

Estos procedimientos sólo empiezan a delatar que existe deshidratación a partir de un 8%, o sea, cuando ya es demasiado tarde, pues el rendimiento deportivo del caballo ya habrá sido afectado.

La absorción de los electrolitos

La sal común es una fuente de electrolitos muy importante, por lo que es recomendable que el caballo tenga acceso a un bloque de sal para compensar cualquier deficiencia que tengan en la dieta.

El NRC (la organización oficial norteamericana que marca los niveles mínimos recomendados de nutrientes en las dietas de los caballos) estima que los caballos en entrenamiento, yeguas en gestación, o los que están expuestos a temperaturas elevadas, requieren una concentración de al menos el 0,1 % de sal común (NaCl) en su dieta para satisfacer sus necesidades.

No obstante, si la cantidad de sal que recibe el caballo es restringida, los riñones pueden compensarlo hasta cierto punto, secretando menos sodio de lo normal.

Entre los electrolitos más importantes, citaremos el potasio, calcio, fósforo y magnesio, los cuales se pueden encontrar en las dietas equinas más comunes, en cantidad suficiente para el caballo en mantenimiento.

Sin embargo, dicha cantidad no es suficiente para un caballo en entrenamiento, gestación o aquel que está expuesto a temperaturas muy elevadas.

La eficiencia con la que el caballo utiliza los electrolitos presentes en la dieta, está influenciada por otros factores. Por ejemplo, el mantenimiento del equilibrio entre el calcio y el fósforo, que a su vez está controlado por tres agentes: paratirina (PTH), vitamina D y calcitonina, que interaccionan sobre los huesos, el riñón y los intestinos.

La paratirina responde a niveles bajos de calcio favoreciendo en el riñón la reabsorción capilar del calcio y la eliminación de fósforo por la orina. En el hueso la paratirina favorece la resorción ósea, con lo que se libera calcio y fosfato a la circulación sanguínea.

La vitamina D favorece la absorción de calcio y fósforo intestinal. Un desequilibrio entre el calcio y el fósforo puede conducir a problemas serios (la proporción óptima de calcio/ fósforo en la dieta debe ser entre 1,5 a 1 y 1,8 a 1).

Aunque no se ha realizado ninguna investigación detallada con caballos, se sabe por diversos estudios realizados en humanos y otros animales distintos al caballo, que los minerales a menudo utilizan un “ sistema de transporte ”, valiéndose de la pared del intestino y la circulación sanguínea.

El sistema portador es esencialmente una proteína/enzima que reconoce un mineral en cuestión, lo bloquea y hace que sea absorbido. El hierro, el zinc y el cobre compiten el uno con el otro por la absorción de este modo.

El magnesio es un electrolito muy importante, pero se sabe muy poco sobre como es absorbido o que mecanismos del cuerpo controlan el nivel de magnesio en sangre. De acuerdo a un estudio realizado en caballos, los alimentos más comunes mostraron unos niveles adecuados de magnesio en el análisis; sin embargo, se observaron deficiencias o bajos niveles de magnesio en sangre. Las deficiencias pueden ocurrir, incluso en las dietas relativamente “ricas” en magnesio, como por ejemplo las basadas en heno de alfalfa.

Si profundizamos algo más en estas dietas, veremos que son también ricas en calcio. Se ha llegado a la conclusión, mediante estudios realizados con otros animales, que el calcio y el magnesio comparten un sistema de transporte común. Asumiendo esta teoría en el caso de los caballos, si el cuerpo compite por una alta absorción de calcio, no absorbe suficiente cantidad de magnesio.

En la actualidad, el magnesio también tiene importancia en la medicina humana. Se ha demostrado recientemente en unos estudios a escala mundial, que la cantidad de magnesio ingerida es inadecuada en el 75-85 % de la población, lo que provoca complicaciones, especialmente en los ancianos y niños que no ingieren la cantidad recomendada. De hecho, muchas anormalidades en el ritmo del corazón están asociadas con niveles bajos de magnesio.

Así pues, si los caballos reciben una cantidad insuficiente de magnesio o una cantidad excesiva de calcio, tal que llegue a bloquear la absorción del magnesio, tienen más probabilidad de sufrir problemas musculares, desde un simple calambre o dolor muscular hasta complicaciones más serias como Rabdomiolisis o Mioglobinuria.

Tipos de electrolitos:

electrolito1Cloruro Sódico
La sal común (NaCl), es el mejor electrolito para el cuerpo. La sal está compuesta por dos iones (partículas cargadas eléctricamente): sodio (Na+) y cloro (Cl-). Se encuentra en una concentración mucho más alta fuera de las células (en la sangre y otros fluidos que rodean a las células) que dentro de las células.

La complicación con la sal es que hay caballos que no la quieren comer, ni en una presentación sólida, ni mezclada con su pienso. En Europa se comercializa sal sin sabor, apropiada para caballos que tienen altos requisitos de sal, y sin embargo, no la quieren comer.

La salinidad en sangre depende de cómo es filtrada ésta a través de los riñones. De esta manera, el cuerpo sabe cuánta cantidad de agua debe salir en la orina para conservar la concentración de sal en la sangre a unos niveles normales.

La salinidad en sangre puede también influir en la sudoración. Cuando un caballo está deshidratado y el nivel de sodio en sangre es más concentrado, la sudoración disminuye o incluso para, ya que el cuerpo intenta mantener un equilibrio crítico entre la cantidad de sal y de agua y en consecuencia, si no existe una sudoración adecuada, puede producirse un calentamiento peligroso en el cuerpo del caballo.

Potasio
El potasio es el principal electrolito intracelular positivo (K+), ya que aproximadamente, el 98 % del potasio del cuerpo se encuentra dentro de las células. Uno de los papeles más importantes del potasio es ayudar a la acción enzimática, así como al funcionamiento de la membrana celular, la conducción del ritmo cardiaco, el funcionamiento del riñón, el almacenamiento de glucógeno, la conducción de los impulsos nerviosos y a conservar una correcta función muscular (esto incluye tanto a los músculos del sistema locomotor como a los músculos del corazón).

Cualquier pequeño cambio que se produzca en la cantidad total de potasio (potasio dentro y fuera de las células), afectará negativamente al rendimiento atlético del caballo, ya que si no existe un equilibrio entre el potasio y el sodio dentro y fuera de las células, no se podrá mantener una correcta actividad de los nervios y músculos.

Por lo tanto, el cuerpo trabaja para conservar un nivel de potasio en sangre que se sitúe dentro del baremo normal. Para hacer esto, algunas veces la sangre “sustrae” potasio del interior de las células. Por consiguiente, un análisis de sangre no es siempre un método fiable para detectar posibles carencias de potasio, ya que éste indica la cantidad de potasio que circula en sangre, pero no indica la cantidad de potasio que tienen las células en su totalidad. No obstante, sabemos que si el nivel de potasio en sangre es bajo, el nivel dentro de las células será todavía más bajo.

Calcio
Cuando escuchamos la palabra “calcio”, pensamos en los huesos y en los dientes. Es verdad que esta es una de las funciones más importantes del calcio en el cuerpo, ya que la mayor parte del calcio del cuerpo se encuentra en los huesos y en los dientes. Sin embargo, el calcio en forma iónica (Ca++) es también un electrolito importante para el funcionamiento normal del tejido muscular y nervioso, ya que participa en la activación de nervios y músculos y en la contracción muscular. Al igual que el potasio, los niveles de calcio en sangre son estrechamente regulados por el cuerpo para mantenerlos dentro del baremo normal.

Magnesio
El magnesio es probablemente el electrolito al que se da menos importancia. Al contrario que ocurre con otros electrolitos, el magnesio lo encontramos en pequeñas cantidades, y aún así juega un papel muy importante. El magnesio funciona como un “cofactor” en más de 300 reacciones de enzimas dentro del cuerpo. Esto significa que si el magnesio no está presente, o está presente en cantidades insuficientes, cada una de estas 300 reacciones sufrirá.

El magnesio es un cofactor importante para las reacciones que implican la combustión de glucosa (fuente de energía más importante para todos los ejercicios aeróbicos) en presencia de oxígeno. El magnesio también está implicado en el metabolismo de las grasas y las proteínas y es esencial para la creación de DNA en las células. Además, los músculos requieren magnesio para ejercer su función correctamente, sobre todo para la relajación.

Fósforo
El fósforo está involucrado en la formación del hueso. Aproximadamente el 85% del fósforo del cuerpo está localizado dentro de los huesos, en forma sólida. El resto está repartido entre la sangre y el interior de las células. Dentro de las células, el fósforo es esencial para el metabolismo normal de los carbohidratos, grasas y proteínas, así como también para la generación y almacenamiento de energía desde estas fuentes.

Manganeso
El manganeso es un electrolito del que raramente se escucha hablar. El manganeso está presente en cantidades muy pequeñas si lo comparamos con otros electrolitos, pero es esencial para la formación de tejidos conectores (aquellos tejidos que mantienen el cuerpo unido) y la formación del cartílago articular. El manganeso también juega un papel importante en el metabolismo de la grasa, la creación de DNA en las células y a su vez realiza un papel importante como “cofactor” en la síntesis del colesterol (es necesaria una cierta cantidad de colesterol para formar las hormonas más importantes del cuerpo).

Si el magnesio no está presente, cada una de estas reacciones sufrirá un deterioro.

Cobre
El cobre también está presente en pequeñas cantidades comparado con otros electrolitos (sodio, potasio, cloruro, calcio, magnesio, fósforo). El cobre es un electrolito necesario para la formación de las capas protectoras externas de los nervios, la producción de la melanina (pigmentación de la piel) y la formación de colágeno sano (tejido conectivo), el mayor componente de los tendones y ligamentos. De forma similar, con una cantidad adecuada de cobre en el cuerpo, el cartílago articular estará sano y en buen estado. Una deficiencia de cobre puede debilitar la producción de hemoglobina, componente principal de los glóbulos rojos.

La pérdida de electrólitos

Aunque el cuerpo del caballo conserva eficientemente los electrolitos que necesita, se pierde una cierta cantidad cada día a través de la orina, las heces, el sudor y las secreciones. Además de estas pérdidas habituales, los caballos pueden perder electrolitos en mayores cantidades si padecen alguna enfermedad, como la diarrea.

La forma más común de pérdida de electrolitos o al menos la más conocida por la gente, es la sudoración. El sudor es salado, lo que quiere decir que un incremento de la sudoración incrementa las pérdidas de electrolitos. Además, la sudoración también incrementa la pérdida de agua, que es normalmente más importante que la pérdida de electrolitos, por lo que este debe siempre reemplazarse en primer lugar o al mismo tiempo que los electrolitos.

Por el contrario, ningún ejercicio implica una pérdida de electrolitos. Un trabajo intenso provoca daños microscópicos a los músculos, ya que hace que las paredes de las células del músculo sean “agujereadas”. Debido a esto, un mayor número de los electrolitos que se encuentran en el interior de las células (como el calcio, magnesio y potasio), son liberados, provocando un aumento de estos en sangre, la cual no alcanza un nivel normal de electrolitos hasta después del ejercicio. Los riñones detectan este desequilibrio e inmediatamente trabajan para corregir la situación, haciendo que el exceso sea expulsado en la orina.

¿Cuándo y cómo suministrar suplementos de electrolitos al caballo?

Obviamente, el cloruro sodio o sal, debe estar siempre al alcance del caballo como principal suplemento de electrolitos. La mayoría de los caballos consumen por instinto una cantidad de sal suficiente para satisfacer sus necesidades, no obstante, cuando la temperatura ambiente es muy elevada o el caballo desarrolla un trabajo intenso, es recomendable vigilar el bloque de sal que ponemos al caballo.

Un caballo que realiza un trabajo intenso, debe consumir un bloque de sal de 1,3 Kg . en aproximadamente dos semanas cuando la temperatura es elevada o en tres semanas cuando la temperatura es baja. Hay ciertos caballos que por aburrimiento se dedican a comer el bloque de sal y surja también la situación contrario de caballos que lo prueban. En estos casos, hay que quitarles el bloque de sal y se debe añadir la sal directamente a su ración.

Muchos jinetes, utilizan bloques de sal de libre acceso como la única fuente de electrolitos durante todo el año.

Como regla general, si un caballo no realiza un trabajo intenso y hace un uso regular del bloque de sal, no es necesario que reciba suplementos de electrolitos adicionales. Normalmente los bloques minerales (de color marrón o rojo), no contienen la proporción ni la cantidad de minerales que necesita el caballo para reponer los electrolitos perdidos así que es más beneficioso y más barato proporcionar bloques de sal exclusivamente sin otros productos. Es aconsejable utiliza bloques de minerales fabricados para otros animales.

Los suplementos de electrolitos distintos de la sal común, deben darse sólo cuando sea necesario y en las cantidades adecuadas para conseguir unos mejores resultados. Por ejemplo, los caballos que trabajan y sudan constantemente o que están expuestos a temperaturas elevadas, deben recibir una cantidad diaria de electrolitos en varias tomas.

Si el caballo necesita suplementos de electrolitos diariamente, es conveniente proporcionarlos de forma rigurosa, sin embargo si el caballo los va a necesitar durante un período corto (un nivel inusual de actividad o exposición al sol), deben empezar a tomar el suplemento el día antes del evento y continuar tomándolo hasta dos días después.

Siempre que se administren electrolitos, se deben seguir las indicaciones de los fabricantes de forma rigurosa.

De acuerdo a estas recomendaciones, muchos caballos consumen con más facilidad los electrolitos cuando están mezclados con agua. De hecho, esta es la forma preferida de administración, ya que un aumento de las necesidades de electrólitos siempre va a la par con un aumento en las necesidades de agua. Sin embargo si al caballo no le gusta el agua que contiene electrolitos, se pueden añadir estos a la ración del pienso o se pueden administrar con una jeringa mezclándolos con puré de manzana para que lo ingiera mejor.

Si proporciona el suplemento de electrolitos en el agua, hay que proporcionar también, en otro cubo, agua sin electrolitos y permitir elegir al caballo. Si observa que el caballo nunca prueba el agua con electrolitos, hay que suministrarlos de otra manera. Esto significa que el caballo tendrá para elegir dos cubos de agua, uno con electrolitos y otro sin ellos.

No hay que olvidar que un caballo que recibe suplementos de electrolitos, necesita más agua en su dieta para equilibrar la carga de electrolitos. Si el caballo no recibe la cantidad de agua que necesita, puede producirse una sobrecarga de electrolitos. Para deshacer esta sobrecarga, el caballo secretará más agua en su sistema intestinal o mediante sus riñones. El resultado será un caballo que está más deshidratado que antes de haber proporcionado los electrolitos – precisamente lo que se intentaba evitar.

Se deben proporcionar suplementos de electrolitos junto con un libre acceso a un bloque de sal, en las siguientes circunstancias:

Si el caballo no consume una cantidad adecuada de sal por sí mismo. Es decir, un bloque de sal cada dos semanas para caballos en trabajo intenso o que están expuestos a temperaturas elevadas o un bloque de sal cada seis semanas para caballos que no están trabajando o que están expuestos a temperaturas moderadas.
Si el caballo ingiere una cantidad adecuada de sal, pero muestra signos de padecer un desequilibrio de electrolitos como deshidratación leve, calambres musculares, mioglobinuria, pérdida de apetito, debilidad, letargo o disminución de la orina.

Es recomendable acudir a un veterinario para que determine si la causa principal es un nivel desequilibrado de electrolitos. Si se comprueba que el caballo está libre de cualquier problema médico y ha estado haciendo ejercicio regularmente y/o ejercicio bajo temperaturas elevadas, los suplementos de electrolitos son muy recomendables.

Si el caballo va a realizar un trabajo intenso y no puede o no quiere comer o las temperaturas son altas y debido a ello suda mucho.

Si el caballo tiene un problema influenciado por, o a causa de, anormalidades electrolíticas; por ejemplo, problemas musculares o diarrea.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

0 1217

Hoy en día nos quieren hacer creer que con el suplemento adecuado, nuestro caballo, se convertirá en un super horse……¡Pues no!

Analizaremos cuál es el papel que tienen los suplementos para el caballo, cómo y cuándo utilizarlos.

¿Cómo son los productos hoy en día?

La definición de suplemento es el elemento que se proporciona para completar algo que no está entero. O sea, si hay una deficiencia en la dieta del caballo, un suplemento debe aumentar el nivel vitamínico hasta llegar al adecuado para el animal, según sus requisitos individuales. La mayor parte de los caballos de deporte reciben algún tipo de suplemento  durante su vida deportiva. En muchos casos, es debido a que el responsable del animal no tiene acceso a la información nutricional de la ración que recibe el caballo y cree que puede haber algún elemento que necesite.

Los productos que hoy en día están disponibles en el mercado vienen en varios formatos. Hay jeringas orales, líquidos, polvos, o granulados. Luego, existe un sin fin de contenidos e ingredientes desde las simples vitaminas o minerales que se venden por separado, como la vitamina E o suplementos que mezclan vitaminas. Hay productos que utilizan hierbas como fuente de vitaminas y luego hay lo que se ha dado en llamar “nutracéuticos”.

El término “nutracéutico” se describe como una combinación de nutrición, hierbas e ingredientes de farmacia pero sin utilizar drogas, o sea algo más que una vitamina. Este tipo de suplemento más moderno se supone que aumenta las defensas y la capacidad del organismo del caballo para  regenerar tejidos y curarse a sí mismo.

Luego, dentro de este campo, hay auténticas batallas entre fabricantes sobre que producto funciona mejor o se absorbe de mejor manera y como pueden proporcionar más garantías de que el producto esté libre de contaminaciones.

El fabricante de un nutracéutico no puede, por ley, decir que un producto cura algún problema específico. Tiene que comunicar para lo que vale el producto de manera indirecta asegurando que el cliente no entienda que el suplemento vale como un medicamento o droga.

La tendencia  últimamente es  proporcionar al caballo mezclas de elementos equilibrados ya que existen varios estudios que muestran que un solo producto no funciona con la misma eficacia que varios productos en conjunto.

Por ejemplo, no se debe proporcionar la Vitamina E sin suficiente Selenio. Cuando se suplementa la dieta con anti-oxidantes, hay varias pruebas que sugieren que si el organismo del caballo no recibe la mezcla apropiada no tiene la misma eficacia.

¿Son Todas las vitaminas iguales?

En una palabra – ¡NO!- Hay variaciones enormes en la capacidad de absorción de ciertos nutrientes. Por ejemplo, si se proporciona un nutriente, pero este no llega apropiadamente al lugar dentro del sistema intestinal donde pueda ser absorbido, es como si no estuviese incluido en el suplemento. Por esta razón, se añaden aminoácidos a los minerales para garantizar que lleguen al organismo del caballo. Este tratamiento se anota en la etiqueta del producto como un mineral “quelado”.

Hay diferencias de absorción también según la fuente de la vitamina. Por ejemplo, la Vitamina E se encuentra en el ingrediente alfa-tocoferol. Se sabe que el alfa-tocoferol que viene de fuentes naturales se absorbe más rápido y permanece dentro de los tejidos del caballo durante más tiempo que el alfa-tocoferol que se produce de manera sintética.  Pero: ¿Cómo se puede saber cuál es la fuente de la vitamina E?…La etiqueta debe tener un listado de ingredientes y el alfa-tocoferol natural se denomina con la letra D por delante, o sea D-alfa-tocoferol. La vitamina E sintética se denomina con un DL delante, o sea DL alfa-tocoferol.

¿Cómo interpretar los ingredientes?

¿Ha intentado entender las cantidades de ingredientes que va a recibir el caballo con la dosis recomendada de un suplemento? Este tema puede resultar importante si el suplemento para articulaciones, su multi-vitamínico y su pienso contienen las mismas vitaminas y minerales. Proporcionar al caballo muchos tipos de suplementos a la vez puede resultar perjudicial si los niveles vitamínicos llegan a sus niveles tóxicos. Cuando el ingrediente está listado como porción por millones (ppm) no se sabe cuántas porciones hay en el recipiente y tampoco se sabe cuántas porciones hay en una dosis recomendada. Así que: ¿Cómo se sabe si el caballo se está acercando a un nivel tóxico de un ingrediente?

El problema empieza con las etiquetas, pues los suplementos no están controlados de la misma manera que los productos de farmacia y medicamentos. Los reglamentos varían entre país y país. También se complica el tema porque a veces y según quien fabrique el producto, pueden incluso variar los ingredientes, los protocolos de mezcla y la concentración de cada elemento.

El marketing de suplementos nos promete que pueden aumentar el flujo sanguíneo, aumentar el flujo de oxígeno hacia los tejidos, prevenir la mioglobinuria, aumentar masa muscular etc. Se listan los ingredientes en orden de importancia y en la etiqueta no se pone la dosis de la misma manera que lo pondría si fuese un medicamento. Estos son unos ejemplos de lo que ponen las etiquetas de algunos suplementos vendidos en España. “Puede apoyar de manera nutricional el mantenimiento de cartílago y articulaciones sanas”; o “puede ayudar de manera natural a  reducir el comportamiento resultante de desequilibrios de hormonas”. Si las etiquetas de estos productos dijeran “Está comprobado que este producto disminuye el dolor y la inflamación asociada a la artritis”, ya entrarían en el terreno de medicamentos y estarían controlados de la misma manera.

Es interesante tener en cuenta también la forma en la que viene el suplemento. Si el suplemento viene en forma de granulado, hay que asegurar que el granulado ha sido producido en frío ya que una producción de granulado en caliente puede destruir o perjudicar ciertas vitaminas. Los caballos suelen comer los granulados mejor que otras sustancias y de esta forma tenemos cierta garantía de que el caballo coma la dosis entera. Pero si este granulado no nos proporciona información de cómo ha sido producido, es preferible comprar suplementos en presentación de polvo o liquido.

Luego cada suplemento tiene su sabor. Hay que asegurarse que al caballo le gusta y lo come, porque si no, es lo mismo que tirarlo. Si al caballo no le gusta el suplemento, busque otro de otra marca. Muchos suplementos vienen en forma de jeringa o se pueden meter en una jeringa con puré de manzana con el objeto de asegurar que el caballo recibe su dosis. Si quiere proporcionar un suplemento a su caballo, debe cerciorarse que efectivamente el caballo ingiera el producto y no termine en el suelo de la cuadra.

Últimamente, muchas compañías que venden suplementos no proporcionan ninguna prueba ni investigación científica que garantice que el producto funciona. Depende de la empresa, pero a muchos les falta una metodología de analítica y control de calidad que proteja al cliente. Ni siquiera está definido claramente como identificar los ingredientes.  Hace años, no había tantos productos en el mercado y las compañías que producían suplementos eran laboratorios de investigación especializados en caballos. Debido al aumento enorme del número de caballos de deporte en el mercado y las posibles ganancias en el sector de los suplementos, han aparecido recientemente compañías que ofrecen suplementos de todo tipo, pero que no proporcionan garantía alguna.

¿Qué debe hacer el Cliente?

Pedir el desglose de nutrientes de la ración actual del caballo. Esto debe incluir el pasto, heno, alfalfa o paja que recibe, más los cereales, pienso compuesto y cualquier otro elemento que ingiera. Ayuda saber algo sobre la calidad de suelo y también del agua.

Mirar el estado físico del caballo y su planificación de trabajo. Antes de proporcionar un suplemento, debe asegurarse que su salud es buena, que mastique correctamente y que esté desparasitado según lo que dicte su situación.

Examinar lo que promete el producto: Un nutracéutico no puede apuntar que el producto trata, diagnóstica, previene o cura una enfermedad. Sólo se puede aludir a lo que parece que puede hacer el producto de manera indirecta. Diga lo que diga en la etiqueta de un producto, no quiere decir que funcione mejor que otro. Hay que tener cuidado con los productos que pretenden tener apariencia o enunciados de medicamentos. Son suplementos, no son medicamentos y no van a funcionar igual. Un suplemento ayuda al cuerpo del caballo a curarse a sí mismo y esto cuesta tiempo. No va a curar un problema sin la propia ayuda del al organismo del animal. El ejemplo lo podemos ver con algunos suplementos para articulaciones que hace poco tiempo prometían resultados en cuatro o cinco días. Cuando se piensa en los centros de investigaciones que gastan millones de Euros intentando curar la artritis, es obvio que un simple suplemento no va a resolver el problema en unos días. Hay que utilizar el sentido común.

Preguntar , leer artículos publicados y utilizar la experiencia de otros profesionales para reunir la información necesaria para tomar una decisión inteligente.

Buscar etiquetas e información sospechosa: Muchas etiquetas no contienen todos los ingredientes, es posible no saber exactamente lo que hay en el producto. No se puede tomar como un hecho que el fabricante del suplemento haya actuado en buena fe.

Por ejemplo:

– Si no se indica la cantidad de cada ingrediente por dosis, hay que preguntarse  por qué el fabricante no ha preparado la información de manera clara.

– El producto debe tener un número de lote y una fecha de caducidad para poder identificar la producción en caso de que surja un problema. Una fecha de caducidad es importante para asegurar que las vitaminas sigan activas. Las vitaminas pueden ser bastante volátiles especialmente cuando están mezcladas con minerales.

– Un producto que se vende mucho más barato pero que contiene los mismos ingredientes que productos más caros. Todos los productores pagan más o menos lo mismo por la materia prima. Los grandes fabricantes pueden recibir un descuento por mayor consumo, pero no es significante cuando el producto llega al mercado. Así que si un producto se vende a la mitad del precio que otro, sus ingredientes su calidad probablemente no serán los mismos.

Asegurémonos que el fabricante del suplemento tenga una infraestructura de laboratorio de investigación y capacidad  para  responder y responsabilizarse en el caso de que surgiese algún problema.

Mezclar los suplementos con el pienso en el último momento. Hay ciertas vitaminas que reaccionan con otras. La combinación de las Vitaminas E y C pierden efectividad con más rapidez cuando se mezcla con hierro y cobre.

Comprobar cómo queda la ración, ya que si se añaden varios suplementos se debe asegurar no llegar a un nivel excesivo de alguna vitamina que pueda llegar a ser tóxico.

¿Cuáles son las garantías de Anti-Doping con suplementos?

Técnicamente, según las reglas de la FEI y Jockey Club, no se puede utilizar ningún producto que afecte al rendimiento del caballo. Los productos que contienen vitaminas están definidos como parte de la dieta base del caballo y no están incluidos, pero hay que tener cierto cuidado cuando se utilizan productos que contienen hierbas y los nutrocéuticos.

¿Cuáles son las Vitaminas que pueden Llegar a ser Tóxicas?

Es difícil llegar a dañar al caballo aumentando su nivel vitamínico hasta niveles tóxicos. La gran mayoría de las vitaminas y proteínas simplemente se eliminan en la orina sin ningún problema. Pero hay que tener cierto cuidado de  que no aumente radicalmente el nivel vitamínico de algunos nutrientes comunes.

Por ejemplo:

– Para las yeguas gestantes, el nivel correcto de Calcio es de suma importancia, Hace falta un nivel correcto para asegurar el desarrollo ósea del feto, pero si se proporciona demasiado calcio puede contribuir a una falta en la producción de leche cuando nazca el potro.

– Se sabe que la dosis de Selenio no debe estar por encima de 0,5mg/Kg. o 1mg por cada 100 Kg. de peso corporal. El exceso de selenio es quizá lo que más se da, por el hecho de que muchos suplementos lo incluye en su fórmula. Los signos de exceso de selenio son los siguientes: Una cojera que puede parecer laminitis, un pelo sin brillo y seco y la inflamación de la corona, ceguera.

– El Hierro en exceso es eliminado en la orina, por lo que no representa ningún problema de toxicidad.  Sin embargo, los suplementos para mejorar los resultados de sangre que contienen hierro están de moda y podría ser que aún logrando mejorar los análisis,  causara deficiencia de otros minerales. Su dosis debe mantenerse a los niveles recomendados por la NRC (40mg/Kg. materia seca)

– La Vitamina A en altas dosis puede llegar a estresar los riñones del animal y en realidad es más común que falte en la dieta. Esto es debido a que la vitamina A es fácilmente disponible si el caballo recibe pasto o forraje de calidad. Los signos de que el caballo ha recibido demasiada vitamina A también son los siguientes: falta de capacidad de producir mocos, aumento en el riesgo de padecer infecciones, ceguera nocturna, una cantidad excesiva de lagrimas, reduce la velocidad de crecimiento, reduce la fertilidad y eficacia de procreación. Afortunadamente la dosis que es toxica para el caballo es bastante grande así que el problema no surge a menudo.  La NRC ha propuesto un nivel máximo seguro de 16,000 IU de vitamina A por Kg. de dieta seca por día.

– Es difícil llegar a un nivel toxico por un exceso de Zinc debido una dieta incorrecta. Los excesos de zinc han sido asociados con contaminación de tuberías o agua. Los signos de una intoxicación por exceso de zinc son falta de flexibilidad, cojera e inflamación en las articulaciones.

– Se han encontrado algunos casos de caballos que han recibido demasiada Vitamina D, pero normalmente esto no está asociada con lo que le ha proporcionado su dieta en suplementos sino por ingerir alguna planta salvaje, p.e. “Cestrum diurnum” – (jazmín salvaje) El caballo que ha recibido un exceso de Vitamina D deja de comer y pierde peso, bebe y orina en cantidades excesivas, y padece una calcificación de los riñones. La NRC sugiere que un aporte de 50 veces por encima de los requisitos designados puede ser tóxico.

– La Vitamina K puede proceder de dos fuentes y  no se han encontrado casos de exceso de la variante que procede de plantas verdes (filoquinone), pero si se han encontrado de la variante en forma microbial (menaquinone) a 1000 veces el requisito nutricional publicado.

¿Para qué se utiliza?ingredientes más Comunes¿Cuándo se Debe Utilizar?
Protección de ArticulacionesGlucasomina, MSMÚltimamente se utiliza durante toda la carrera del caballo para intentar proteger sus articulaciones y prevenir cojeras.
Mejora del Análisis de SangreHierro, Vitaminas BSolo en caso de anemia y con el control de su veterinario
Aumentar Sistema InmunológicoEquinácea, Vitamina CDurante la temporada de resfriados o mal tiempo…
Frenar Producción de Radicales LibresAnti-OxidantesCuando el caballo está en trabajo fuerte, competición, carreras o viajes
Sistema RespiratorioAnti-oxidantesSi el caballo está estabulado o si tiene algún problema diagnosticado por su veterinario de RAO o alergia
CalmarL-tryptofano, Vitamina B1, Tiamina, Valeriana (ojo con anti-doping)Si el caballo sufre de nervios durante concursos o durante ciertas épocas del año
Prevenir DeshidrataciónElectrolitosUtilizar cuando el caballo esté en trabajo fuerte, si suda de manera desmesurada, o si va a viajar
Suplemento AnalgésicoHarpagofitum ProcumbensPara el caballo con cojeras ligeras crónicas que necesita un analgésico suave que no le irrite el sistema intestinal a largo plazo
Mejorar o Estabilizar Flora IntestinalProbióticos y PrebióticosSi el caballo está en trabajo fuerte o competición, cuando hace mucho calor o durante viajes
Multi-VitaminasMezclas de vitaminasSi la dieta del caballo no llega a proporcionarle un nivel vitamínico adecuado. Si no tiene acceso a forraje de buena calidad
Mejorar calidad de cascos o aumentar el brillo del peloBiotina, Metionina, MSMEn caso de que caballo no tenga la calidad de casco necesaria o si padece de hormiguillo

Tabla de Requerimientos Nutritivos Diarios

Nutriente

Unidad

Trabajo Ligero Caballo 500kgs

Trabajo Medio Caballo 500kgs

Trabajo fuerte Caballo 500kgs

Sementales  de parada

Yeguas en Gestación y Lactancia

Potros en crecimiento

Energía

DE-MJ

85.8

102

137

102

137

80

Proteína

gr

82

984

1312

984

1312

1312

Lisina

gr

29

34

46

34

46

46

Calcio

gr/kg

2.4

3

3.5

3

3.5

3.5

Fósforo

gr/kg

1.7

2.2

2.5

2.2

2.5

2.5

Potasio

gr/kg

0.9

1.1

1.3

1.1

1.3

1.3

Sodio

gr/kg

0.1

2

3

2

3

3

Azufre

gr/kg

1.5

1.5

1.5

1.5

1.5

1.5

Hierro

gr/kg

40

40

40

40

40

40

Manganeso

gr/kg

40

40

40

40

40

40

Cobre

mg/kg101015101515
Zinc

mg/kg

40

40

40

40

40

40

Selenio

mg/kg

0.1

0.1

0.2

0.1

0.2

0.2

Yodo

mg/kg

0.1

0.1

0.1

0.1

0.1

0.1

Cobalto

mg/kg

0.1

0.1

0.1

0.1

0.1

0.1

Vitamina A

IU/Kg

2000

2000

2000

2000

2000

2000

Vitamina D

IU/Kg

300

300

300

300

300

300

Vitamina E

IU/Kg

50

80

80

80

80

80

Tiamina

mg/kg

3

3

5

3

5

5

Riboflavina

mg/kg

2

2

2

2

2

2

 

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

0 932

Minerales

Los caballos requieren en su dieta por lo menos 15 minerales diferentes. Algunos de estos se requieren en cantidades relativamente mayores como son el Calcio, Fósforo, Sodio, Potasio, Magnesio y el Cloruro. A estos se les llama Macro-elementos.

A los otros elementos que se requieren en cantidades menores se les llama trazas o Micro elementos. Esto son Hierro, Cobre, Zinc, Manganeso, Cobalto, Selenio y el Yodo.

Aunque estos minerales son esenciales en la dieta de los caballos, todos ellos pueden ser tóxicos cuando se proporcionan en cantidades que exceden los requerimientos de los caballos o en forma no balanceada. Estos minerales trazas son la llave para un mayor rendimiento o para una actuación pobre cuando son suministrados en forma inapropiada.

La suplementación en la dieta de los caballos con los micro-minerales es un  área muy compleja. Existe mucha confusión dentro de la misma comunidad científica, debido a la complejidad de las interacciones de los minerales.

Todo criador y caballista sabe que soltando su caballo a pastar, en forma natural periódicamente, cura muchas enfermedades. Además de esto, su caballo está logrando el beneficio de poder digerir mucho más fácil los minerales presentes en las pasturas, si lo comparamos con los minerales recibidos en los concentrados.

Los minerales presentes en las pasturas están en forma de polisacáridos (el mineral es atacado por una molécula de azúcar) los minerales en esta forma son 100% disponibles para los caballos.

Normalmente en los concentrados para caballos los nutrientes más críticos están en forma de óxidos o sulfatos. Los óxidos son disponibles en su mejor forma en un 10% y los sulfatos alrededor del 30%, también esta disponibilidad se ve interferida por algunos componentes del heno.

Los Micro-minerales que más riesgo corren de no ser absorbidos son el Hierro, Manganeso, Zinc y Cobre.

Calcio y Fósforo

El Calcio y el Fósforo se encuentran en el 70% del volumen del contenido mineral del cuerpo. Aproximadamente el 90% del Calcio y el 80% del Fósforo están presentes en los huesos y dientes.

El Calcio y el Fósforo son los minerales más importantes para el mantenimiento de los huesos. Bajo estrés como un entrenamiento para competencia, los niveles más importantes son los de Calcio y Fósforo Los huesos como los de las extremidades reciben niveles altos de estrés en los entrenamientos y competencias. Estos huesos tenderán a desmineralizarse y a remineralizarse en períodos muy cortos de tiempo. Si el Calcio y el Fósforo se encuentran en cantidades inadecuadas o en desequilibrio pequeñas fisuras en los huesos aparecerán con el tiempo si el estrés continúa.

El Fósforo nunca debe estar en mayor proporción que el Calcio y se considera que una relación de 1:2 es adecuada para suplementar. Deficiencias o desequilibrios pueden producir un desarrollo anormal de los huesos  y hasta fracturas.

Funciones de los minerales en los caballos.

calcio: importante en la formación y mantenimiento de los huesos, contracción muscular, regulación de los latidos del corazón, estabilización y normal coagulación de la sangre.

Fósforo: importante en la formación y mantenimiento de los huesos, participación en el buffer de la sangre, activación de las vitaminas del complejo B para formar co-enzimas del metabolismo de los carbohidratos, forma parte del ATP.

Silicio: Elemento estructural del tejido conjuntivo. Forma parte constitucional de la elastina, colágeno, proteoglicanos y glicoproteínas. Regula, normaliza, estimula el metabolismo y la división celular. Antioxidante que se opone a la peroxidación lipídica. El silicio es un elemento de estructura de los tejidos conjuntivos, entra en la constitución de las macromoléculas que forman el tejido conjuntivo; proteoglicanos y glicoproteínas de estructura y evita su destrucción. El silicio es un protector metabólico. Se opone a la peroxidación lipídica (formación de radicales libres) y por tanto a la formación de radicales libres por reorganización de los lípidos e la membrana celular.

Magnesio: Constituye aproximadamente el 0.05% de la masa corporal. Desarrollo del esqueleto, enzimas involucradas en el traslado de energía así como en la transmisión de impulsos musculares.

Sodio: Es el catión de mayor presencia a nivel extracelular, así como el mayor electrolito envuelto en el mantenimiento del balance ácido-base y la regulación osmótica de los fluidos corporales, transmisión nerviosa, transporte de aminoácidos y la captación celular de la glucosa.

Potasio: Es el catión con mayor presencia intracelular. Es importante en el mantenimiento del balance ácido-base y el balance de los fluidos corporales, contractibilidad de los músculos lisos y cardiacos, así como la captación celular de la glucosa.

Cloruro: En compañía del sodio es un anión muy importante a nivel extracelular, envuelto en el mantenimiento del pH, así como el equilibrio de los fluidos del organismo. Es componente las secreciones gástricas, necesarias para la digestión.

Azufre: Contenido en los aminoácidos, biótina, heparina, tiamina, insulina entre otros conforma el 0.15% del peso corporal. Su presencia se refleja en el pelaje, pared del casco, y los cartílagos.

Hierro: Formación de la hemoglobina, como un elector de los portadores de oxígeno y otras enzimas.

Zinc: Co-factor en muchas enzimas involucradas en el metabolismo de la energía, la formación de los huesos, el pelo, el casco, la piel y la cicatrización de las heridas.

Cobre: Parte de las enzimas involucradas en el transporte de energía y oxígeno, la hemoglobina y la maduración de las células rojas de la sangre, la formación del hueso, formación y reparación de los tendones y ligamentos, fortaleza de las paredes de los vasos sanguíneos.

Manganeso: Co-factor en enzimas involucradas en el metabolismo de las proteínas, grasas, y carbohidratos, envuelto en el desarrollo del cartílago y huesos. Cobalto: Co-factor con enzimas, actúa recíprocamente con la vitamina B12 y el ácido fólico en la creación de las células rojas de la sangre.

Yodo: En la producción de la hormona Tiroxina, controla los niveles metabólicos.

Selenio: Un mineral esencial para los caballos. Los caballos deficientes tienen desordenes del músculo (La enfermedad del músculo blanco). Por otro lado Selenio en exceso produce envenenamiento o enfermedad alcalina.

 

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

0 2192
Oxiuros
(hh)Altura (cm)Cincha (CM)Peso (Kg)
11111135-145200-260
12122140-150230-290
13132150-160290-350
14142160-170350-420
16152170-185420-520
16162185-195500-600
17172195-210600-725

El peso del caballo también se verá afectado por su esfuerzo físico. Esto también afectará la cantidad que se le da de comer un caballo delgado necesitará comer más que uno gordo.

Peso Corporal200Kg400Kg450Kg500Kg550Kg600Kg
Nivel de Trabajo5Kg10Kg11.5Kg12,5Kg13.5Kg14.5Kg

Moderado:apetito=2.5% del peso corporal

Guía para el porcentaje de alimento poco digerible frente al concentrado

Nivel de Trabajo% de alimento poco digerible% de concentrado digerible
Descanso90-1000-10
Ligero75-8020-25
Moderado65-7030-35
Duro55-6535-45
Intenso45-5050-60

Raciones para un caballo de 500Kg con distintos niveles de trabajo

Nivel de TrabajoHenoConcentradoComentario
Descanso10-12Kg1-2KgLa cantidad depende del clima, cantidad de grasa, etc.
Liguero9-10Kg2.5-3KgCubitos de baja energía
Moderado8-9Kg4-.4-5KgCubitos de energía media
Duro6.5-8Kg4.5-5.5KgAlimentos con alto valor energético
Intenso5-6Kg6-7.5Kg Mezcla para caballos de carreras o cubitos de avena sin cáscara

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

0 1533

El caballo ha de ser alimentado adecuadamente, la cantidad y  calidad del alimento tiene efectos distintos en cada una de las categorías equinas.  Las necesidades nutricionales varían en función de la raza y grado de actividad, y por ello  cada animal tiene un peso ideal determinado según su situación. Con una buena alimentación, se reducen los riesgos de problemas de salud, como la anemia, obesidad,  epifisitis y enfermedades infecciosas, que se desarrollan sobretodo en animales desnutridos o mal alimentados.

Aunque el  alimento básico es la hierba, el caballo necesita complementos alimenticios como son las sales o minerales de los cuales debemos abastecerlos. Colocar los  comederos  dentro del  cobertizo, y si hay varios caballos, deben ser lo suficientemente grandes para que cada caballo  tome su ración sin tener que pelear por ella.

Los elementos fundamentales para una  dieta equilibrada son:

– proteínas: que se toman  a través del pasto verde o seco y de la soja. La ausencia de proteínas, produce desgaste y puede ocasionar la muerte.

– hidratos de carbono, vitaminas: que se le proporciona cuando se alimenta con avena.

– grasas, féculas, azúcares: son los aceites y vegetales  que le dan energía y calor.

– minerales, sales: condicionan el desarrollo y robustez del esqueleto, se encuentra en la alfalfa, pastos. (Calcio, Fósforo, Sodio, Potasio, Magnesio y el Cloruro. A estos se les llama Macro-elementos.)

– oligoelementos: son minerales necesarios para el desarrollo armónico celular. Como el magnesio, potasio, hierro, cobre y cinc, que están contenidos en los suplementos alimenticios y en las llamadas piedras de sal.

– sustancias fibrosas y leñosas: ayudan a la digestión, se encuentra en la mayor parte de los alimentos, pero en mayor cantidad en el heno.

– agua: es un elemento  indispensable para su digestión,  deberá ser fresca y limpia.

En invierno el caballo precisa mayor cantidad de alimento, para que el calor corporal le ayude a pasar mejor el invierno. Aunque la cantidad varía mucho según el tamaño, peso, la raza, la temperatura de la zona, etc. por regla general los menores de 5 años, mayores de 15 años y las yeguas embarazadas, precisan más cantidad que el resto.

Por lo general, el consumo será un 2% de su peso, es decir, unos 2 kilos por cada 100 kilos de peso corporal. La comida de mantenimiento o básica está comprendida entre el 100% y el 70% forraje y entre el 0% y el 30% de piensos concentrados.

¿CÓMO SE CALCULA EL PESO DE UN CABALLO?

Normalmente, no se dispone de básculas capaces de pesar a un caballo, pero hay una forma muy sencilla:

-Basta medir el perímetro torácico (P.T.) y la alzada a la cruz (A.C.) con una cinta métrica y aplicar las siguientes fórmulas del INRA:

Caballos adultos

PV (kgs.) = 4.3 x P.T. (cms.) + 3 x A.C (cms.) – 785

Caballos de menos de 4 años

PV (kgs.) = 4.5 x P.T. (cms.)  – 370

Algunos ejemplos de raciones según el trabajo que realiza un caballo sería:

– caballos que realizan poco trabajo: 70-60% forraje y 30-40% piensos.

– caballos que realizan un trabajo medio: 60-50% forraje y 40-50% de piensos.

– caballos que realizan un trabajo duro o de competición: 50-40% forraje y 50-60% piensos.

– caballos que compiten  en pruebas de alta resistencia o que realizan  un trabajo muy duro: 30-40% forraje y 60-70% piensos.

Forrajes, cereales y suplementos

El heno, la hierba y  paja  son la base de la alimentación, ya que le aportan la fibra necesaria, pero depende del tipo de hierbas de su composición, la cantidad de abono y el momento de la recolección. El forraje de recolección tardía tiene menos minerales y proteínas.

Heno: es la hierba cortada y seca, contiene  gran cantidad de nutrientes, puede contener plantas venenosas que los caballos no distinguen, pero no son peligrosas porque estas sustancias acaban desapareciendo sin dañar al animal. Puede comer todo el que quiera y si se le administra húmedo  lo digiere mejor. Se puede encontrar con distintas presentaciones. Debe almacenarse en lugares secos donde no haya roedores y con una buena ventilación. Se sabe si es  de buena calidad por el  olor dulce y fresco, y la ausencia de polvo. Alcanza su mayor calidad después de florecer y antes de producir la semilla. Nunca debe darle heno viejo o con moho  porque perjudica su sistema respiratorio. Deje transcurrir al menos 6 meses, ya que si no será indigesto y le producirá cólicos. El heno fermentado está envasado al vacío,   tiene un alto valor proteínico,   se da en pequeñas cantidades  y se recomienda para caballos con alergias. Utilizar el contenido de la bolsa antes de tres días, ya que si no perderá  el valor nutritivo.

Hierba: aporta gran cantidad de minerales, puede  sobrevivir sólo con ella durante largo tiempo, pero engorda el vientre, por lo que no es recomendable para los caballos que compiten.

Remolacha forrajera: contribuye a ganar peso a los caballos más delgados, pero no aporta muchos  nutrientes. Se debe tener cuidado con el resto para que no coman demasiado porque pueden sufrir cólicos.

Alfalfa: es uno de los forrajes disponibles más nutritivos. Tiene un alto contenido de vitaminas y minerales, siendo rica en calcio y vitamina A, D y E. También es rica en proteína siendo de un 10% al 9% siendo esta la mejor proteína que se encuentra.

Avena: se puede suministrar entera, aplastada, remojada o húmeda, es el mayor proveedor de energía, pero deberá ser de calidad. Aporta  gran cantidad de nutrientes, especialmente si se combina con el heno. Puede ser consumida en grandes cantidades sin presentar ninguna alteración en la digestión.

Salvado: es un subproducto del trigo, proporciona vitaminas B y E y facilita la digestión de los alimentos, ya que hace que coma más despacio. Aumenta el volumen y mejora las deposiciones. Si está húmedo puede ser un suave laxante. Mezclado con melaza facilita aún más la digestión.  Necesita complementos minerales.

Maíz: se suministra cocido y en copos, es muy recomendable porque aporta mucha  energía, pero también fibra, por eso es mejor   mezclarlo con heno y otros forrajes. Tiene  un alto contenido de féculas, grasas y azúcares, y su  gran sabor  ayuda a los que comen mal a ingerirlo mejor. Si se mezcla con otros granos o   tabletas representa un excelente alimento para ser utilizado en invierno.

Cebada: tiene gran  contenido energético, es considerable también el contenido de grasas, féculas, y  elementos nitrogenados, pero menos cantidad de sales y fibra que la avena. Es  recomendable para los animales jóvenes, y los que se encuentran en temperaturas bajas o necesitan revitalización. La cebada hervida también es excelente, especialmente en invierno.

Melaza: es un subproducto del azúcar, su valor nutritivo es alto, puede mezclarse con el heno para aumentar  su valor nutricional.

Los piensos dan al caballo la energía que precisa, y hay dos tipos, el concentrado y el compuesto.  Los concentrados nunca deben  suministrarse como alimento único, sino mezclado con forraje, para que lo digieran lentamente.   Los compuestos o de mezcla, son más completos, y hay diversos tipos. Unos están  compuestos de piensos concentrados y forraje, otros tienen mayor cantidad de minerales, proteínas y vitaminas. Los hay granulados, tratados al vapor y prensados. La cebada y el maíz le proporcionan una buena digestión en el intestino  delgado y son un alimento equilibrado y completo fisiológicamente. Si se le alimenta exclusivamente  con cereales, se debe complementar con  aportes  minerales.

Suplementos nutritivos

Son para cubrir las carencias, y  actúan ante las deficiencias para pelaje, piel y cascos.

Zanahorias y nabos: las zanahorias aportan betacarotenos principalmente y son un buen complemento para la dieta diaria, aunque conviene lavarlas para eliminar la arena pues los restos en el estómago del caballo pueden provocar cólicos. Las zanahorias deben darse partidas, los nabos pueden darse enteros.

Vitaminas: la A, D y K deben suministrarse   a todos los caballos, la almacenan en la grasa. Las vitaminas C y B, se les da a aquellos que realizan trabajos duros y en invierno. Se deben disolver en el agua y dárselas a diario.

Aceite de hígado de bacalao: muy recomendable para los animales que no tienen a su alcance vegetación al aire libre, sobre todo en invierno. Le aporta vitamina D.

Aceite de linaza: le ayuda en la digestión y le da brillo al pelo. Está compuesto de grandes cantidades formadores de grasa como el aceite y proteínas.

Linaza hervida: combinada con otros alimentos supone un gran aporte proteínico.

Guisantes y habichuelas: se recomienda  sólo para caballos con diversas actividades, o que se encuentran al aire libre durante el invierno.

Las golosinas como galletas de zanahoria especiales para caballo están provistas de   nutrientes carenciales y necesarios, especialmente para aquellos que corren en carreras. Los  terrones de azúcar, le estimulan  en sus relaciones, sobre todo con el que se los da. Las manzanas también son una buena golosina como recompensa.

Tabletas para caballos: están compuestas por diversos ingredientes indispensables en la dieta del caballo, y que no se encuentran en todos los alimentos naturales, como son los minerales y vitaminas. No  debe mezclarse con otros alimentos ya que  contiene todos los elementos básicos para una buena alimentación. Se recomienda ayudarles para la digestión con salvado, ya que al ser muy secas bebería mucha agua. Existen diversos tipos según las necesidades de cada tipo de caballo.

Tisanas: ayudan a los caballos que vuelven cansados a la cuadra, consiste en dos puñados de harina de avena con agua hirviendo, mezclando bien hasta que enfríe y esté lo suficientemente clara para ser ingerida fácilmente.

Reglas para una correcta alimentación

– Dar de comer en pequeñas cantidades y con frecuencia. No  dejar más de 8 horas seguidas sin comer.

– Después de una comida abundante, no debe realizar  un trabajo pesado, ni viajar.

– Dejar siempre el bebedero lleno de agua limpia, para que puedan beber cuando lo necesiten.

– Introducir los nuevos alimentos gradualmente.

– Alimentarle de acuerdo con la cantidad de trabajo  que realice.

– Mantener una rutina en el horario, ya que son animales de costumbres.

– Mantener  una dieta equilibrada, variando el tipo del alimento, vigilando que no sólo coma hierba o pienso.

– Mantener el heno seco y las zonas de almacenaje de comida lo más limpio posible.

Dietas Individuales

La alimentación de los caballos es una responsabilidad que requiere mucha experiencia y observación. No existen reglas fijas. Las pautas indicadas son a título orientativo, ya que deberán adaptarse las cantidades individuales según el estado físico y de energía de cada caballo. La buena alimentación se juzga por el estado y comportamiento del caballo. Si el animal tiene buen aspecto, la alimentación es correcta; si está flaco o perezoso, es que necesita más; si está gordo o muy fuerte, necesitará menos cantidad u otra composición que no engorde tanto o sea menos energética.

El hecho de disponer de agua fresca continuamente es vital para la salud del caballo.

1. Antes de comer, el caballo debe tener ocasión de beber. Es peligroso que beba grandes cantidades de agua con el estómago lleno.

2. No se le debe dejar beber mucho antes del ejercicio.

3. Después del trabajo, se le debe dar agua. Si el caballo ha sudado mucho, es mejor no dar agua fría. No le deje tomar más de medio cubo a la vez. Es conveniente pasearlo a continuación.

4. Los bebederos deben limpiarse a menudo. Un caballo se negará a beber agua sucia.

Sistemas:

Hay que procurar un suministro de agua continuo.

1. Cubos: los mejores son los de plástico o de caucho, para que el caballo no se haga daño. Se pueden poner en el suelo directamente o en un soporte. Hay que alejar el cubo de la red de heno y del pesebre, para que no se ensucie el agua con restos de comida.

2. Bebederos automáticos: estos ahorran trabajo, pero no todos los caballos se habitúan a ellos. Hay que controlarlos a menudo ya que se ensucian rápidamente y tienden a estropearse.

Hay que procurar un suministro de Agua Continuo.

1. Antes de comer, el caballo debe tener ocasión de beber. Es peligroso que beba grandes cantidades de agua con el estómago lleno.

2. No se le debe dejar beber mucho antes del ejercicio.

3. Después del trabajo, se le debe dar agua. Si el caballo ha sudado mucho, es mejor no dar agua fría. No le deje tomar más de medio cubo a la vez. Es conveniente pasearlo a continuación.

4. Los bebederos deben limpiarse a menudo. Un caballo se negará a beber agua sucia.

Sistemas:

Hay que procurar un suministro de agua continuo.

1. Cubos: los mejbebederoores son los de plástico o de caucho, para que el caballo no se haga daño. Se pueden poner en el suelo directamente o en un soporte. Hay que alejar el cubo de la red de heno y del pesebre, para que no se ensucie el agua con restos de comida.

2. Bebederos automáticos: estos ahorran trabajo, pero no todos los caballos se habitúan a ellos. Hay que controlarlos a menudo ya que se ensucian rápidamente y tienden a estropearse.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

 

0 7637

– El aceite.
– Tipos de Grasa.
– Que aceite es bueno para mí caballo.
– Como realizar un aporte de lípidos (grasas) en la ración.
– Razones por las cuales conviene suplementar la dieta con grasa.
– Papel de las grasas.
– Digestión y metabolismo de las grasas.
– Beneficios.
– Otras grasas.

El aceite

Conocidos por todos los beneficios del uso del aceite en nuestra propia alimentación, diversos estudios y pruebas han demostrado que el caballo asimila el aceite mucho mejor que los humanos y los beneficios que aporta al caballo en su salud son numerosos e importantes.

Todo alimento que contenga grasa, (como el pienso) durante su almacenamiento, pueden volverse rancias debido a las altas temperaturas, alta humedad o conservación prolongada, teniendo entonces poca palatabilidad, lo que hará que el caballo pueda negarse a comer su ración.

Toda sustancia rancia interferirá en la absorción de algunas vitaminas y no proveerá los requerimientos en ácido linoleico, por lo que es importantísimo en raciones que contengan un elevado porcentaje de grasa utilizar antioxidante y conservar esos alimentos en un lugar fresco y seco.

Si no añadimos aceite a las raciones para caballos estas suelen ser bajas en grasas, generalmente un 3%.

El aceite es considerada una materia grasa en estado líquido, por lo tanto sus agentes son insaturados o de cadena corta.

Tipos de Grasa

Los aceites pueden ser de origen vegetal (aceite de maíz, de oliva, de soja, de arroz, de girasol, de lino, de germen de trigo) o animal.

Los aceites vegetales contienen una mayor proporción de ácidos grasos no saturados.

Que aceite es bueno para mí caballo?

El aceite de girasol, oliva, maíz y el de soja que usted puede adquirir en cualquier supermercado, han demostrado dar magníficos resultados en estos animales. Habiendo una gran predilección por parte de los caballos por el aceite de maíz.

El aceite de soja es altamente energético, contiene 2,25 veces más energía que los carbohidratos o las proteínas.

Lo que está totalmente desaconsejado es el uso de aceites de origen animal o los que puedan resultar tóxicos o no estén tratados correctamente.

Como realizar un aporte de lípidos (grasas) en la ración.

Se puede utilizar aceites vegetales (maíz, oliva, girasol, soja) o recurrir al salvado de arroz o al poroto de soja.

El afrecho de arroz es apetente, rico en fibra y pobre en almidón, pero su alto contenido de fósforo puede modificar la relación calcio / fósforo.

El poroto de soja debe ser desactivado o tostado y hay que dosificar cuidadosamente la cantidad debido a su alto tenor en proteína.

Las grasas de origen animal no son aconsejables porque tienen una palatabilidad y una digestibilidad inferiores.

La dieta total (grano mas fardo) puede contener hasta 10% de grasa.

Para obtener los mejores resultados, la grasa debe ser incorporada en un alimento balanceado o mezclada en el comedero con la ración.

Las razones por las cuales conviene suplementar la dieta con grasa

Los requerimientos energéticos de un entrenamiento intenso alcanzan hasta 2 veces los de los caballos en mantenimiento. Generalmente, este requerimiento se logra mediante un aumento de la ración de grano que aportan hidratos de carbono y presentan los siguientes riesgos:

Problemas gastrointestinales:

Con grandes ingesta de grano (más de 5-7 Kg) por día para un caballo de 500 kg, parte del grano pasa sin digerir al intestino grueso donde experimenta un proceso de fermentación.

Una fermentación excesiva desestabiliza a la población microbiana del intestino grueso y predispone el caballo al desarrollo de cólico o infosura.

Añadir aceite a la ración permite reducir la ingesta de grano y disminuir el riesgo de cólico.

Problemas metabólicos:

Las dietas incluyendo altas cantidades de grano son un problema para los caballos predispuestos a rabdomiolisis o embarradura.

El primero es Rabdomiolisis Recurrente por Esfuerzo (RER), que es un defecto en la contracción muscular común en P.S.I. y el segundo subtipo es la Miopatía de Almacenamiento de Polisacáridos (PSSM) que es completamente diferente de la RER y supone una excesiva acumulación de hidratos de carbono en las fibras musculares.

– RER (excesiva acumulación de hidratos de carbono en las fibras musculares) se soluciona reduciendo el grano (no más de 2-3 Kg por día) y suministrando energía adicional con grasa y fuentes de fibra muy fermentable como pulpa de remolacha.

– caballos con miopatia por almacenamiento PSSM (Almacenamiento de Polisacáridos) se trata de un problema de almacenamiento excesivo de carbohidratos en el músculo y la solución es remover el grano de la ración, utilizando fardo y suplir con vitamina E y selenio.

Papel de las grasas

Las grasas o lípidos alimenticios:

1) proveen los ácidos grasos esenciales, ácidos grasos poliinsaturados indispensables que, por definición, el organismo no puede sintetizar:

– serie omega 6: el principal es el ácido linoleico, en el aceite de maíz, girasol, semilla de uva, que permite la síntesis de las prostaglandinas 1 y2 (http://es.wikipedia.org/wiki/Prostaglandina )

– serie omega 3: el representante principal es el ácido alfa linolénico del aceite de lino, de soja, de pescado y el ácido eicosapentaenoico, precursor de las prostaglandinas 3

Los ácidos grasos esenciales son constituyentes del conjunto de las membranas celulares y precursores de los prostanoides, leucotrienos, tromboxanas, prostaglandinas. Las prostaglandinas actúan sobre la motricidad de las fibras musculares lisas, la reproducción, la protección cutánea y hepática, y sobre la inmunidad.

2) constituyen fuentes energéticas muy concentradas, muy digestibles y bien metabolizadas.

3) Tienen un efecto sedante sobre caballos nerviosos, probablemente debido a la colina que contiene la lecitina.

La colina (molécula precursora del acetilcolina, (neurotransmisor que media en la actividad de la unión intercelular especializada entre neuronas del sistema nervioso) que está involucrado en muchas funciones, entre las cuales se incluye la memoria y el control del músculo) que se encuentra en los nervios parasimpáticos y voluntarios.

Lecitina es un término genérico para designar a cualquier grupo de sustancias grasas de color amarillo-marronáceas que forma parte de los tejidos animales y vegetales compuestas de ácido fosfórico, colina, ácidos grasos, glicerol, glicolípidos,triglicéridos y fosfolípidos (por ejemplo, fosfatidilcolina, fosfatidiletanolamina, y fosfatidilinositol).

Digestión y metabolismo de las grasas

Las grasas de los alimentos se digieren y absorben en el intestino delgado.

En la naturaleza, el caballo no suele consumir grandes cantidades de grasa.

Sin embargo, el sistema digestivo del caballo está capacitado para tolerar grandes cantidades de grasa alimenticia. La grasa es una excelente fuente de energía; provee 2,5 veces más energía que una cantidad equivalente de hidratos de carbono.

El caballo puede utilizar 85-90% de la energía contenida en el aceite vegetal, mientras solo puede utilizar 50-60% de la energía contenida en una ración típica de fardo y grano.

Dentro del cuerpo, la grasa se utiliza directamente como energía o se almacena.

Para su almacenamiento, los Ácidos Grasos se vuelven a juntar como triglicéridos en el tejido adiposo, debajo de la piel o alrededor de los órganos. Una cantidad más pequeña de grasa se almacena en el músculo, de donde se puede extraer para ser utilizada como energía durante el trabajo muscular.

Las reservas de carbohidratos (glicógeno en el hígado y en los músculos) sirven únicamente para mantener un esfuerzo de corta duración, como la carrera de velocidad, pero solos no abastecen suficiente energía para un esfuerzo de fondo como una carrera de endurance.

El agotamiento del glicógeno hepático y muscular contribuye a la fatiga durante un ejercicio prolongado y hace necesario la utilización de grasa en la ración. Suministrar grasa es una manera muy efectiva y segura de aumentar el nivel energético de la ración en caballos de alto rendimiento.

Como la grasa se digiere enzimáticamente en el intestino delgado, su utilización permite reducir la fermentación del almidón en caballos que requieren raciones muy energéticas, reduciendo los riesgos de cólico o infosura asociados con excesos de cereales.

Beneficios del aceite en la salud del caballo

El aceite, se ha añadido a la dieta del caballo desde hace ya algunos años, los cuales han permitido demostrar y verificar, que aportación de diversos beneficios importantes:

• Reducción de gasto de glicógeno (hepático y muscular): al aumentar el uso de grasa como combustible.

Después de un periodo de adaptación (aprox. 3 semanas) a una dieta rica en grasa, se logra un incremento en el uso de grasa como combustible durante el ejercicio.

• Reducción de generación de calor metabólico

– Incremento de energía: añadir aceite a la ración, reduce la cantidad de energía, disipada en forma de calor aumentando la energía neta disponible para la reproducción, lactancia, crecimiento o trabajo. Lo cual es muy importante en climas calurosos y húmedos.

• Aumento del peso: en caso de que el caballo esté por debajo de su peso y no podamos aumentar la ración diaria por temor a un cólico o laminitis, el aceite le ayudará a recuperarse, sin que sea necesario aumentar la ración de pienso.

Y es que el aceite tiene el doble de calorías que los carbohidratos y proteínas.

• Tranquiliza a los caballos: al haber un incremento de grasa en la dieta del caballo.

La aportación de grasa o aceite aumenta la densidad energética de la ración pero diluye la concentración proteica de la misma. Si se añade un 5-10% de grasa en la ración, la misma deberá tener un 14% de proteína bruta.

• Alivio de determinadas afecciones: Esta demostrado que el suministro de aceite ayuda a que el tratamiento veterinario dado de mejores resultados.

• Mejora en la calidad del pelo del animal: Ayuda a combatir los efectos perjudiciales que afectan al pelo.

• Ayuda a las yeguas: proporciona la energía necesaria para la producción de leche tras el parto sin necesidad de aumentar la cantidad de pienso consumido. Transmitiendo todos los efectos positivos al potro, habiendo sido demostrado que los potros de yeguas que han recibido un suplemento de aceite ganan más peso en las primeras semanas de vida.

• Contribuye al correcto crecimiento del potro: teniendo en cuenta que cuantas más calorías consume un potro, más rápido crece y que un crecimiento rápido está directamente relacionado con los problemas típicos del crecimiento. El aporte de grasa no produce hiperglucemia e hiperinsulinemia, factor determinante en el desarrollo óseo de los potrillos.

• Colabora en la absorción de vitaminas A, D , E , K y el Ácido linoleico.

• Previene la aparición de cólicos: el uso del aceite permite disminuir la cantidad de pienso suministrada al caballo, por lo que la carga en intestino y colon es menor, lo que contribuye muy favorablemente en la prevención de los cólicos.

Ahora bien, todo en exceso suele ser perjudicial y el aceite no es una excepción. Deberemos tener muy en cuenta que el suministro prolongado de esta sustancia puede conllevar una serie de riesgos que son:

o El sistema intestinal puede llegar a impregnarse y esto afectará a la posibilidad de absorción.

o Sobrepeso: por eso nunca se suministrará aceite al caballo que esté por encima de su peso o que no realice trabajo alguno.

Otras grasas:

EL SALVADO DE ARROZ COMO SUPLEMENTO RICO EN GRASA.

El afrecho o salvado de arroz es la membrana externa protectora del grano de arroz. Constituye un alimento nutritivo para caballos que provee fibra, grasa, vitaminas y minerales en la ración. Para conservar todo su valor nutricional, debe experimentar un proceso de estabilización al calor.

La sustitución del aceite de maíz por afrecho de arroz ayuda a bajar la frecuencia cardiaca y a acortar el tiempo de recuperación después del esfuerzo.

El salvado de arroz aumenta la densidad energética de la ración, disminuyendo la cantidad de grano necesaria para llenar los requerimientos energéticos de los caballos durante crecimiento, lactancia y performance atlética.

El salvado de arroz es una fuente altamente digestible y palatable de ácidos grasos esenciales que promueven una piel elástica y un pelaje lustroso. Es también rico en gama orizanol, sustancia que parecería tener propiedades anabolizantes en los caballos.

El gama orizanol (antioxidante) es un derivado o compuesto natural que contiene el salvado de arroz, que contiene 2 moléculas activas, esterol y ácido ferulico.

Estas dos moléculas estimulan la producción de DHEA (La DHEA, o dehidroepiandrosterona, es una hormona natural producida por las glándulas suprarrenales a partir del colesterol. Es una precursora de la síntesis de hormonas como la testosterona, los estrógenos y la progesterona). Esto hace mejorar la producción hormonal del cuerpo y al sistema glandular. Es eficaz como antioxidante reduciendo las toxinas conservadas en el intestino, debido a la pobre digestión.

Estudios han demostrado que el gamma orizanol ayuda a los problemas gastrointestinales producidos por el estrés. Como resultado hay ganancia de peso, mejoras en la digestión y reducción de nervios y estrés.

Ensayos en Japón y Australia han demostrado que el gama orizanol tiene efectos sobre la ganancia de peso y la resistencia comparables a los efectos de los esteroides anabólicos. Al tener efecto sobre el sistema endocrino, aumentan el metabolismo de las grasas e incrementan la síntesis de las proteínas.

El gama orizanol es un antioxidante natural y ha demostrado reducir el riesgo de ulceras gástricas y de aumento de la motilidad gastrointestinal causado por el estrés.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

 

0 1134

Conoce las propiedades e indicaciones de las siguientes vitaminas esenciales para el caballo. Conociendo de donde extraer dichas vitaminas

VITAMINA A:

– Fuentes naturales: acedera, alfalfa, ajo, bardana, manzanilla, diente de león, escaramujo, frambuesa, gingsen, heno grueso, hinojo, jengibre, malvavisco, menta, milenrama, papaya, romero, salvia, trébol rojo y vara de oro.

– Indicada para: vista, piel, reproducción, huesos, cartílagos e inmunidad.

COMPLEJO B – COLINA:

– Nutriente esencial.

– Fuentes naturales: avena, germen soja, remolacha azucarera, salvado de trigo y alfalfa.

– Indicado para: metabolismo, crecimiento, formación acetilcolina – para transmisión, impulsos nerviosos, metabolismo

– grasas = producción energía.

VITAMINA B1 – TIAMINA:

– Necesariamente debe tomarse en forma de complejo B. Sólo no hace efecto.

– Fuentes naturales: alfalfa, ajo, bardana, cáscara sagrada, diente de león, espino blanco, heno grueso, hierba gatera, jengibre, lúpulo, malvavisco, papaya, regaliz, trébol rojo y vara de oro.

– Indicada para: metabolismo proteínas y carbohidratos, digestión, glóbulos rojos, y tono muscular cardiaco, intestinal y estomacal.

VITAMINA B2 – RIBOFLAVINA:

– Administrar en forma de complejo B. Aumenta su necesidad en periodos de angustia.

– Fuentes naturales: alfalfa, cáscara sagrada, diente de león, espino blanco, heno grueso, hierba gatera, jengibre, lúpulo, malvavisco, papaya, regaliz, trébol rojo y vara de oro.

– Indicada para: piel, pelo y cascos; absorción del hierro, y utilización de carbohidratos, grasas y proteínas.

VITAMINA B3 – ÁCIDO NICOTÍNICO – NIACINA

– Administrar en forma de complejo B. Producido por el propio organismo.

– Fuentes naturales: alfalfa, bardana, diente de león, escaramujo, espino blanco, heno grueso, hierba gatera, jengibre, lúpulo, malvavisco, papaya, regaliz, trébol rojo y vara de oro.

– Indicada para: sistema nervioso, circulación, metabolismo, respiración celular y deficiencia = graves problemas defensivos.

VITAMINA B5 – ÁCIDO PANTOTÉNICO:

– Administrar en forma de complejo B. Vitamina anti estrés. Pueden producirla bacterias intestinales.

– Fuentes naturales: alfalfa, bardana, cardo, cáscara sagrada, cola de caballo, diente de león, espino blanco, heno grueso, hierba gatera, jengibre, lúpulo, malvavisco, papaya, regaliz, trébol rojo y vara de oro.

– Indicada para: anticuerpos, metabolismo, curación heridas, evitar fatiga y desintoxicación (drogas).

VITAMINA B6 – PIRIDOXAMINA:

– Producida por el animal según necesidades. Se elimina después de 8 horas de la ingestión. Mayor cantidad durante gestación y lactancia, y dietas con alto contenido en proteínas.

– Fuentes naturales: alfalfa, bardana, cáscara sagrada, diente de león, espino, regaliz, trébol rojo, vara de oro, melaza, salvado de trigo y zanahoria.

– Indicada para: producción anticuerpos, síntesis de ADN, ARN y hemoglobina; asimilación magnesio, grasas, carbohidratos y proteínas; absorción B12 y regulación niveles de NA y K.

VITAMINA B9 – ÁCIDO FÓLICO: 

– Contra la anemia (20 ml. /día).

– Fuentes naturales: raíces vegetales, alfalfa, bardana, cáscara sagrada, diente de león, espino, heno grueso, jengibre, hierba gatera, lúpulo, malvavisco, papaya, regaliz, trébol rojo y vara de oro.

– Indicada para: síntesis de ADN y ARN, transmisión del código genético. Asociada a B12 para combatir anemia, resistencia a enfermedades.

VITAMINA B12 – COBALMINA: 

– Llamada “Vitamina Roja”. Puede acumularse en el organismo (a diferencia del resto de las indisolubles).

– Fuentes naturales: no se conocen.

– Indicada para: procesos metabólicos básicos, para exceso de proteínas, altos niveles de entrenamiento y recuperación celular u tejidos.

VITAMINA C – ÁCIDO ASCÓRBICO:

– Antioxidante y antitoxinas.

– Fuentes naturales: escaramujo, manzana, zanahoria, alfalfa, diente de león y trébol rojo.

– Indicada para: síntesis de colágeno, relación con B12, defensa contra virus y bacterias, curación de heridas y metabolismo del hierro.

VITAMINA D, D3 (COLECALCIFEROL animal) y D2 (ERGOCALCIFEROL vegetal):                 

– Vitamina solar, sólo se produce si hay exposición a la luz solar. Ejerce más como hormona que como vitamina.

– Fuentes naturales: alfalfa secada al sol.

Indicada para: mineralización ósea, (calcio + fósforo), actividad muscular, anti-inmunidad de las células y reciclaje de calcio por el riñón.

VITAMINA E – TOCOFEROL: 

– Retenida poco tiempo en el organismo

rac_online1
Encuentra los mejores Complementos y Vitaminas en Nuestra Tienda Online

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

RECIENTES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
error: Content is protected !!