Herraje

0 2166
aplomo1
Figura 1: Algo de terminología anatómica. En la imagen ‘A’ (arriba) hemos superpuesto la radiografía a la fotografía, por lo que se puede ver la relación entre los huesos y el casco

Aunque no estoy muy interesada en los diversos métodos de recorte y herrado, creo que hay algunas directrices y puntos de referencia importantes que pueden ser útiles en la evaluación de la conformación del casco y en la definición de un enfoque para el recorte y aplomado así como en la elección de las herraduras. Creo que el recorte/aplomado es una cuestión de primer orden en el mantenimiento de la  salud y funcionalidad del casco. La correcta elección del calzado y la colocación del mismo vienen en segundo lugar.

Vamos a comenzar con un repaso muy simplificado de la anatomía del casco (ver figura 1).
Es evidente que todo el casco está diseñado para facilitar la absorción de choques. La ranilla tiene que tener algún contacto con el suelo para permitir una buena circulación sanguínea en el casco. La situación del tejuelo (también llamado “P3”) dentro de la cápsula del casco, su relación con la caña y el suelo son todos aspectos importantes al evaluar un casco. La almohadilla plantar, que se encuentra en la parte trasera de los pies (detrás de la línea azul en la figura 1B), juega un papel importante en el mecanismo de absorción de ondas de choque del casco. Los cartílagos laterales (no se muestran) rodean la almohadilla plantar y están implicados en la absorción de golpes y en el flujo sanguíneo dentro del casco. El examinar con más detalle la anatomía y de mecánica del casco está más allá del alcance de este artículo.

La radiografía de la figura 2A muestra un casco cuyo tejuelo se encuentra en un plano negativo en relación con el terreno, lo cual no es una buena situación. Además, este tejuelo esta demasiado lejos “en frente” de la columna ósea, es decir, que debería estar más cerca y debajo del hueso de la caña. Estos problemas están relacionados con el hecho de que este casco tiene un bajo “arco”. Las comisuras a ambos lados de la ranilla se llaman “lagunas laterales” (Figura 1B) y en algunos pies estas son más someras que en otros. Las lagunas someras se traducen en arcos bajos. En algunos casos, un casco puede perder la altura del arco con el paso de los años, el peso aplasta lentamente los arcos. El grado en el que esto ocurre depende de muchos factores como la calidad de la almohadilla plantar o digital, el apoyo proporcionado a la ranilla por el entorno, etc.

aplomo2
Figura 2: Relativa al ángulo del P3 según la altura del arco y la postura del caballo.

Es importante darse cuenta de que el casco es una estructura altamente adaptable. La anatomía del casco y su función (mecánica) puede ser alterada no sólo por el recorte/aplomado, sino también por un cambio en el contenido de humedad, las variaciones locales del terreno (mecánica del terreno), el tipo de entrenamiento, los problemas de desarrollo, la compensación de los aires y el envejecimiento, entre otras cosas.

También recomendamos encarecidamente que los propietarios de caballos demanden anualmente radiografías por razones preventivas, así como para el mantenimiento de registros e historial. Un gramo de prevención vale por un kilo de curas. Por ejemplo, las radiografías son muy útiles para definir el grosor de la suela o palma, la posición del tejuelo con respecto a la cápsula del casco o estuche córneo, y las angulaciones de las articulaciones.

Ahora vamos a examinar algunos de las marcas exteriores que suelo utilizar para evaluar una situación en particular. Me pongo a evaluar la postura del caballo. ¿Cómo se encuentran situados los cascos en relación con la caña?

aplomo3
Figura 3: Dos casos extremos: el pie puede estar ‘bajo’ la pierna o no. La Fig. 3A muestra no sólo una mala postura, sino que un mal ángulo de talones (27,7 gr.)

En una situación ideal el casco debe estar bajo la «columna ósea». En una vista lateral, significa que el casco debe estar cerca de la caña. En una vista frontal significa que el casco debe estar en una alineación visual con la caña.

En la figura 3B, se dará cuenta de que el casco se encuentra bajo el hueso de la caña. Esta postura es buena, quizás un poco hacia la parte recta del «ideal». La figura 3A muestra una muy mala posición – el pie está muy lejos en frente del hueso de la caña. Tenga en cuenta que estos problemas de conformación del eje casco / pata no necesariamente se relacionan directamente con una buena salud, pero creo que a la larga, la mala conformación pueden conducir eventualmente a cojeras en la mayoría de los caballos.

aplomo4
Figura 4: Postura en vista frontal. Un “mal” y un “buen” caso.

En la figura 4 se compara una buena alineación frontal y una mala. Las imágenes de las figuras 3 y 4 representan cascos de manos o anteriores, en general, se aplican los mismos comentarios a los cascos posteriores.

A continuación, evaluamos la distancia entre los talones y los bulbos, y el ángulo del talón. Me gusta ver que los talones dan apoyo a los bulbos. Cuanto más lejos están los talones de los bulbos, menos apoyo estructural al casco. Esta falta de apoyo se traduce en general en deformidades del estuche corneo.

La casco en la figura 5A muestra que los bulbos se han hundido. Este caballo prácticamente camina sobre sus bulbos. Internamente, este caballo también ha perdido su arco de apoyo, lo que significa que el tejuelo ya no se apoya debidamente sobre el arco.

Esta es una de las razones por las que el tejuelo tiene un ángulo negativo (figura 2A). En cuanto a las medidas de distancia en el gráfico 5, no estoy buscando un número exacto sino que estoy tratando de evaluar un rango razonable de apoyo. Un rango de entre 1,52 cm. a 2,80 cm. es un rango razonablemente bueno para un pie de tamaño normal, por lo que el pie de la figura 5A esta fuera de esta buena zona.

aplomo5
Figura 5 A y B Detalles de la conformación del talón.

La Figura 5B muestra un casco con buen apoyo y adecuado ángulo de talón (unos 45 grados). La Figura 5A muestra un casco con unos apoyos pobres y un pobre ángulo de talón (alrededor de 21 grados). Tenga en cuenta que en las imágenes de arriba no se muestran los ángulos del talón.

Considero aceptable un rango entre 40 grados y 48 grados para el ángulo del talón. También busco que tenga una diferencia entre el ángulo del casco y el ángulo del talón de entre 5 a 10 grados. Una gran diferencia de grados entre el ángulo del talón y el ángulo del casco también indican deformidades del estuche corneo como vemos en la figura 3A y 5A.

Por último, miro la palma o suela (figura 6). Miro a la distancia desde el vértice o punta del talón a los bulbos. Quiero ver que esta distancia es «pequeña». Asimismo, evalúo la forma de la suela. La circunferencia de la suela debería ser más amplia que el de la banda coronaria. En promedio, la suela debe de ser más ancha que la banda coronaria en un 20 a 30 por ciento dependiendo de las estaciones. En las estaciones más húmedas los cascos tienden a ensancharse un poco.

En la figura 6A, la distancia entre el talón y el bulbo es demasiado grande, la ranilla es alargada y delgada. Este es un ejemplo típico de talones bajos y contraídos. La Figura 6B muestra un casco bien conformado.

Recuerde, aquí estamos hablando de los cascos delanteros. Los cascos posteriores son un poco más alargados (figura 7), pero el mismo comentario es aplicable en lo que respecta a la distancia entre el talón y el bulbo.

aplomo6_1
Figura 7

Sólo después de haber evaluado plenamente los cascos de un caballo, voy a decidir qué hacer con ese caballo. Yo no voy a tratar de hacer coincidir la conformación de los cascos. Mi objetivo es lograr o mantener el casco «mas hacia atrás».

En los cascos sanos y “normales” esto se obtiene mediante la reducción de los talones al nivel de la ranilla. Es decir, quiero que ambas, la pared de los talones y la ranilla, compartan la carga.

En mi opinión no es ni natural ni saludable el centrar el peso en una sola estructura – pared, suela o ranilla. Por el contrario, estos tres componentes deben de compartir en dar soporte a la carga.

No me gusta mucho las pinzas o lumbres muy alargadas pero la  longitud de las lumbres es algo muy particular de cada caballo. En cascos «normales», una gran parte de la casco (quizás dos tercios), se establece detrás del vértice o punta de la ranilla.

Una vez más, hay un montón de caballos saludables y con buenos cascos que no se ajustan a esta fórmula. Hay factores que influyen en la forma y  longitud de la ranilla como la mecánica de los suelos, la calidad de los cascos, las condiciones meteorológicas, y las tensiones dinámicas situadas en el casco. Esta cuestión será debatida en un próximo artículo.

Cuando no conozco a un caballo, trato de tener a mano las últimas radiografías, puesto que dan una gran cantidad de información acerca del casco. Sin las radiografías, debemos confiar en las marcas  y estructuras externas, y uno debe tener cuidado — estas a veces tienen una tendencia a engañar al ojo.

Vídeo demostrativo del funcionamiento de un casco de caballo en movimiento

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

0 1372

Decir que un caballo esta correctamente aplomado, nos referiremos a que este está en una correcta posición de parada, perfectamente quieto y con el peso del cuerpo exactamente distribuido sobre sus cuatro patas. Condición de perfecta estabilidad del caballo respecto al suelo.

Nos referimos a la alineación de las extremidades de los caballos con respecto a una línea imaginaria. Un caballo con las extremidades en equilibrio tendrá un desplazamiento más seguro. La alineación correcta de las extremidades se mide con la ayuda de una plomada —una cuerda con un peso al final que la mantiene recta.

Los aplomos pueden presentar desviaciones hacia los lados, hacia delante o hacia atrás, por regiones aisladas o en conjunto.

Vamos a realizar una evaluación de rutina de las extremidades y sus defectos más comunes.

APLOMOS DE LOS MIEMBROS ANTERIORES

1.-Observación de perfil.

2.-Observación de perfil por regiones.

3.-Observación de frente completa.

4.-Observación de frente por regiones.

Cerrado de menudillos: El menudillo pasa por dentro de la línea aplomada, hay un roce constante entre ambos miembros que ocasionan heridas y contusiones. El andar de estos caballos es inseguro y caen con frecuencia.

Abierto de menudillos: El menudillo cae por fuera de la línea aplomada. Este defecto es tan grave que no se aconseja someter a los animales a actividades deportivas porque tanto el jinete como el caballo pueden sufrir serios accidentes.

Izquierdo: La pinza del casco cae fuera de la línea aplomada, así que los menudillos de ambos miembros rozan o se golpean constantemente y el andar es inseguro.

Estevado: La pinza del casco se encuentra desviada hacia adentro de la línea aplomada, se presenta debilidad en el apoyo e inseguridad en la caminata.

APLOMOS DE LOS MIEMBROS POSTERIORES

1.-Observación de perfil.

2.-Observación por detrás completa.

3.-Observación por detrás y por regiones.

Una mala conformación de los miembros posteriores no es tan grave en los animales, ya que estos miembros sólo cargan el 40 % del peso corporal y su objetivo es brindarle propulsión e impulso al animal.

Izquierdo: La pinza del casco de los miembros anteriores se encuentra por fuera de la línea aplomada, pero no se considera un defecto de conformación grave.

Estevado: Se puede llegar a presentar junto con los corvejones abiertos.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

1.- EXTRACCIÓN DE LA HERRADURA

Herramientas requeridas:
a) Desclavador.
b) Martillo.
c) Tenaza de desherrar

2.- LIMPIEZA Y REPARACIÓN DEL CASCO

Herramientas requeridas:
d) Legra.

3.- EVALUACIÓN DEL CASCO

4.1.- RECORTE DEL CASCO

Herramientas utilizadas:

e) Tenaza de corte.
f) Escofina.

4.2.- RECORTE DEL CASCO

Herramientas requeridas:

b) Martillo.
g) Cuchilla de corte.

5.- EVALUACIÓN DEL GROSOR DE LA PARED Y RECORTE DEL BORDE EXTERIOR

Herramientas requeridas:

f) Escofina.

6.- TAMAÑO DE LA HERRADURA

Herramientas requeridas:
h) Martillo.
i) Yunque.

7.- CLAVADO DE LA HERRADURA

Herraduras requeridas:
b) Martillo.
j) Clavos.
c) Tenaza de desherrar.
l) Tenaza sacaclavos.

8.- REMACHE DE LOS CLAVOS

Herramientas requeridas:

f) Escofina.
b) Martillo.
c) Tenaza de desherrar.
m) Tenaza de remachar.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

0 1923

Antiguamente se había creído que el arte de herrar se remontaba a una época muy antigua, coincidiendo con la domesticidad del caballo y el descubrimiento de los metales, pero varios documentos históricos y arqueológicos han comprobado que esto era una idea equivocada, los griegos y los romanos (usaron unos botines realizados con cuero o esparto y otras sustancias que ofrecían alguna resistencia al roce del terreno, sujetándose a la cuartilla del caballo mediante correas) siendo pues desconocedores del arte del herraje).

El origen del herrado con clavos, como hoy se practica es difícil determinar cuándo y quien empezó, siendo  cierto que cuando Julio Cesar conquisto las Galias en el 52 a.c este pueblo ya herraba sus caballos, y desde hacía ya tiempo porque ya existían tres clases de herradura: las onduladas, de claveras rectangulares y las orientales y dos clases de clavos: los de clavija de violín y de cabeza cuboide.

En la edad media herraban los galos esclavos o libertos y apenas se les consideraba en sociedad, pero después a consecuencia del papel importante que la caballería jugo en los combate y de la utilidad, se le prestó mayor importancia a la herradura en los caballos de guerra, la posición del herrador fue creciendo hasta el punto de recibir distinciones poco comunes en aquellos tiempos, teniendo los señores feudales a su servicio a estos por esta razón era estimado como noble el Arte de Herrar.

Recordemos hasta un pequeño párrafo de Don Quijote de la Mancha el cual narraba que todo caballero andante debía saber adobar y clavar una herradura.

LA HERRADURA – UTILIDAD E INCONVENIENTES

La colocación de la herradura no es un capricho extendido y perpetuado por costumbre, tal práctica no hubiera alcanzado la difusión que tiene, que es casi practica universal y es que son excepción los casos en que se prescinde de ella, si no estuviera impuesta por una necesidad y no aportara indiscutibles ventajas. Así es los efectos de la herradura están determinados por los fines que con ella se persiguen y estos cuando se aplican metódicamente y de forma racional son:

Ayudar de modo eficaz y decisivo el tratamiento de varias enfermedades del casco.

 Corregir o minimizar los defectos de conformación o dirección del casco, como también las irregularidades de la marcha que son consecuencia de ellos, evitando pues la inutilización prematura de muchos caballos y los accidentes a que pueden dar lugar estas últimas.

  Modificar las condiciones mecánicas de la región digital, en el sentido de favorecer el oficio que desempeña, bien como columna encargada de sostener el cuerpo en la estación, bien como palanca encargada de impulsar el cuerpo durante la marcha, es decir reducir el esfuerzo en el primer caso o aumentar la velocidad en el segundo.

  Evitar la inutilización temporal de los animales de trabajo, debida al desgaste de sus cascos (ej. Un caballo desherrado, para compensar el desgaste realizado en un día de trabajo, tendrá que reposar de dos a nueve días, según la condición del suelo.

UN MAL NECESARIO

Es un mal porque en mayor o menor grado dificulta el normal funcionalismo del pie y necesario porque no se dispone de otro método mejor para defender el casco.

Cierto, que se ha atribuido varias deformaciones del casco al mal herrado, pero si este es practicado con arreglo al más fiel y esmerado cumplimiento de los principios científicos, los resultados perniciosos son tan pequeños que no merecen mención.

La  relación de los beneficios que los animales herrados obtienen son incalculablemente muchos mayores que si están descalzos.

El herraje debe practicarse siempre en base a ciertas reglas e instrucciones derivadas del conocimiento anatómico, fisiológico y mecánico del pie.

Muchos herradores tienen la habilidad; algunos poseen el conocimiento; en cambio unos pocos poseen el conocimiento y la habilidad, éstos son los verdaderos profesionales del herrado.

cascos

EL ARTE DE HERRAR, son un conjunto de conocimientos tanto prácticos como teóricos, que son necesarios para realizar un buen herraje.

Antes de proceder a un herraje deberá de someterse al caballo a un breve pero detallado reconocimiento, este se realizara en un sitio liso y llano, con el animal en reposo y en movimiento, así se podrá apreciar las particularidades de la marcha y si existe o no una cojera.

Siempre se debe perseguir un objetivo claro al herrar un casco, se debe tener grabado en la mente la imagen de un pie ideal, universal. No todos los cascos son iguales, varían en forma y tamaño dependiendo de cada animal  y el medio donde habitan o de cualquier afección que puedan tener.

La herradura deberá forjarse respetando siempre la forma del casco.

En los caballos que poseen una buena conformación, aplomos correctos y cascos sanos, la simetría se trabaja mucho ya que es lo que asegura la uniforme distribución de las fuerzas que convergen en el pie y en todo el miembro.

En los caballos que por contar con una conformación deficiente y aplomos incorrectos, presentan cascos asimétricos, se tendrá que respetar la asimetría para poder respetar los defectos del propio caballo.

Pretender simetría en un pie que no es simétrico significa generar palancas indebidas que pueden llegar a acentuar los defectos que provocaron la asimetría.

Se hierra al caballo cuando se busca corregir un defecto (respetando los tiempos de maduración de los huesos o cuando son solo de cascos).

Se hierra el pie cuando se utiliza el herraje como medio de estabilización de defectos.

En un caballo equilibrado, cuando el pie es visto de frente y de abajo, se le debe poder dividir en dos mitades iguales. Debiendo la corona mostrarse paralela al suelo o piso.

Existen otros casos donde el pie se ha deformado por circunstancias ajenas a la genética o conformación del caballo. En estos casos el herrador deberá herrar al caballo y no al pie. Cuando existen asimetrías, existen desequilibrios que el caballo debe compensar mediante el traslado del peso del cuerpo hacia un lado o hacia el otro, en un pie desequilibrado hay zonas que soportan mas presiones que otras y afectan a los ligamentos, tendones y huesos. Aparecen dolores y afecciones visibles a corto plazo, además de trastornos que se exteriorizan después de un determinado tiempo, disminuyendo notablemente su rendimiento físico y mental.

Ojo los beneficios o perjuicios de un herrado no suelen manifestarse, generalmente de un día para otro.

Intentaremos mostrar las diferencias entre un profesional y otro  y entre un herrador y un pon-herraduras, entre un casco herrado y un casco con un hierro clavado.

A un herrador nunca se le puede juzgar por un solo herraje, son demasiados los factores que influyen (estado de los cascos, manejabilidad y trato con el animal, estado de ánimo, etc…El trabajo del herrador ha de ser juzgado en un plazo no inferior a un año, plazo durante el cual el casco ha sido renovado por completo.

herraje1

Se considera un pie bien herrado o equilibrado cuando podemos observar:  Las siguientes figuras

A-De Perfil: la muralla en pinza y los talones deben tener la misma dirección e inclinación, deben controlarse que la altura que posean los talones sea la mitad de la pinza. Una línea imaginaria trazada desde el centro de la articulación del nudo hasta el vértice de la ranilla debe ser recta, para conservar el normal ángulo podofalangeano.

B-De frente: sobre la línea de aplomo que divide la región digital en dos partes iguales termina justo en el centro de la región de la pinza, recalcando sobre la dirección, inclinación y altura en las caras laterales de la muralla son iguales. La dirección debe ser recta, la inclinación y altura deben ser iguales en ambas caras.

C-De atrás: la línea de aplomo que divide la región digital en dos partes iguales, deben tocar el suelo en la dirección del centro de la laguna central de la ranilla. Ambos talones deben ser equidistantes del centro de la laguna central y ser de igual altura.

C-De atrás: la línea de aplomo que divide la región digital en dos partes iguales, deben tocar el suelo en la dirección del centro de la laguna central de la ranilla. Ambos talones deben ser equidistantes del centro de la laguna central y ser de igual altura.

Examen detallado: Se debe detectarse signos de aumento de temperatura alrededor de la banda coronaria y la muralla de 37,5 a 38,0 ºC. Igualmente el pulso en la arteria digital (palmar) del miembro anterior derecho, en comparación con el miembro opuesto, esto se puede evaluar con más facilidad utilizando el dorso de la mano antes que la palma. Sin que apoye el miembro, se examina la región palmar para identificar pérdida de la elasticidad de los cartílagos colaterales, que indique el desarrollo de una osificación de los mismos, se utiliza pinza para cascos con intención de saber si existe dolor en alguna parte del casco, si se produce una respuesta dolorosa, siempre debe volver a evaluar y comparar con la del miembro opuesto.

Algunos caballos con claudicaciones bilaterales de miembros anteriores mostraran signos de dolor con las pinzas para cascos sobre el miembro afectado, que inicialmente se piensa que puede ser el sitio del problema, sin embargo, el examen del miembro no afectado puede mostrar una repuesta dolorosa similar si se utilizan las pinzas para cascos. El uso cuidadoso de las pinzas para cascos alrededor de la muralla y en la periferia de la suela, permite localizar el dolor en un área particular del casco; esto es de especial utilidad cuando se trata con problemas como absceso en el casco. Las pinzas para cascos también deben aplicarse a través de la ranilla y de los talones, para detectar signos de dolor. Con el casco sobre el suelo, se percute la muralla del casco con un martillo o con las pinzas cerradas, para ver si existen áreas dolorosas, que pudieran pasar inadvertidas con las pinzas para casco.

Punto de Equilibrio del Pie: un caballo pisa el suelo, las fuerzas del impacto recorren toda la pata cualquier variación en la forma del casco altera estas fuerzas y aumenta o disminuye la posibilidad de coger debido a una presión/ tensión anormal. Con un pie bien equilibrado el esfuerzo es mínimo pero, ¿Qué constituye un pie equilibrado? Primero la pared frontal del casco debe ser paralela a una línea imaginaria que baja desde el centro de la cuartilla.

herraje7

APeso del Caballo

BHueso Navicular

CPoner una herradura demasiado corta en el talón no aporta protección ni apoyo sobre las fuerzas que impactan en el hueso navicular.

DEl pie redondeado, reduce las vibraciones durante el movimiento.

ETalones ligeramente largos o herraduras de huevo aportan protección y apoyo.

Si las lumbres son demasiado largas, estas dos líneas convergerán y el peso del caballo caerá sobre el talón en lugar de sobre el centro del casco. Si las lumbres son demasiado cortas, las dos líneas divergirán y el eso caerá sobre las lumbres.

Según los laterales del casco deben tener la misma longitud y el mismo ángulo con respecto a la vertical. Si no lo tienen, las fuerzas serán mayores en un lado de la extremidad que en otro.

Por último, cuando miramos la suela del casco, la línea desde el centro de las lumbres hasta la esquina del talón debe tener exactamente la misma longitud que la línea que atraviesa la parte más ancha del casco.

En los clavos siempre por delante del punto más ancho del casco, para respetar el juego de los talones, abarcando tapa firme y formando remaches lisos y bien encastrados en la tapa. El canto de la herradura bien biselado para evitar las atrapadas o enganches.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

RECIENTES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
error: Content is protected !!