Vacunacion Desparasitacion

La piel del caballo esta expuesta constantemente a infecciones y enfermedades parasitarias que, además de resultar enormemente molestas para el animal, pueden llegar a suponer un serio riesgo para su vida.

La sarna es, sin lugar a dudas, una de las enfermedades parasitarias más comunes entre los equinos.

Es importante conocerla bien, saber cuáles son sus diferentes síntomas, el por qué aparece en determinados caballos y cómo debemos luchar contra ella.

Tenemos que destacar que en la época de calor, es cuando proliferan los mosquitos (una de las principales formas de propagación de este tipo de enfermedades) y la falta de humedad provoca la aparición de polvo y suciedad en la que los ácaros se encuentran a sus anchas.

TIPOS DE SARNA
La sarna del caballo surge por la acción de diversos tipos de ácaros que se asientan en determinadas zonas del cuerpo del animal. Debido a esos ácaros, el caballo comenzará a tener un fuerte prurito y el pelo, antes brillante, se tornará opaco y se llenará de costras y ampollas.
Podemos destacar tres tipos fundamentales de sarna que pueden presentar los caballos:

SARNA SARCÓPTICA

Causada por el “Sarcoptes equi”, un parásito que se introduce en la piel del caballo, donde deja sus huevos.
Este tipo de parásito se manifestará primeramente en la cabeza (labios, ojos y orejas), espalda, cuello y en la zona de la silla; desde estos lugares se irá expandiendo por el cuerpo del animal.

Identificaremos este tipo de sarna de la siguiente forma:

– Comenzará con un fuerte picor, que aumentará en los momentos es que expongamos al caballo al sol, en el interior de establos calurosos y durante la noche.

– Pequeños bultos sobre la piel,  perfectamente perceptibles al tacto.

– El pelo se agrupará en mechones que corresponden a cada uno de estos nódulos.

– El pelo se caerá con facilidad, dejando pequeñas alopecias. En algunas de estas calvas podremos localizar llagas, que terminarán por transformarse en costras espesas.

– Si la sarna continúa, acabarán por formarse bastas zonas cubiertas por costras, con llagas que se localizarán principalmente en el cuello y en la garganta.

– Llegados a este punto, el caballo se encontrará claramente desmejorado, se mostrará desganado y apenas comerá.

SARNA PSORÓPTICA Y AURICULAR

Causada por el parásito denominado “Psoroptes equi”, el cual busca las zonas del cuerpo provistas de pelo largo, así como las partes de flexión de las articulaciones.

El modo de contagio es por contacto directo o por transmisión por ejemplo arneses.

Por debajo del mechón de la nuca, debajo de la ingle, en el muslo, axilas, zonas de la grupa, son los lugares preferidos por este parásito que provocará un intenso y desagradable picor en el animal.

El caballo suele reaccionar ante este picor sacudiendo la cabeza violentamente.

.
SARNA CORIÓPTICA

Denominada también “Sarna de los pies”, puesto que suele empezar en la zona de las extremidades posteriores desde donde avanza para cubrir, principalmente en el caso de los potros, todo el cuerpo.

A pesar de esto se trata del tipo de sarna menos contagioso y su avance suele ser lento, en muchas ocasiones puede estar localizado en una única extremidad durante largos meses.

Su aparición se hará notar con un fuerte picor, el caballo reaccionará dando pisotones al suelo de manera continuada y mordiéndose las cuartillas.

A simple vista localizaremos la sarna a través de una descamación en la piel que terminará en la caída de la epidermis, llevando poco a poco a la formación de costras escamosas y a la aparición de grandes llagas transversales.

sarna 1

CÓMO COMBATIR LA SARNA

En primer lugar debemos hacer fuerte hincapié en la necesidad de mantener las cuadras y elementos que tengan que ver con el caballo perfectamente limpios. Debemos tener en cuenta que los ácaros y parásitos se desarrollan a sus anchas en la suciedad, por lo que nunca está de más que las cuadras, patios, potreros y arneses se desinfecten con abundante creolina, lisoformo y agua con sal.

Es muy importante ubicar y retirar los bebederos y comederos de las excretas, para evitar que se contaminen; eso sin olvidarnos de que es fundamental que nuestro caballo tenga acceso al agua limpia y fresca durante todo el día.

Mantener al caballo fuera de la cuadra, al aire libre y realizando ejercicio bajo el efecto curativo del sol, es siempre recomendable; no sólo estará más alegre sino que además lo mantendremos por más tiempo alejado del peligro que supone el contacto con sus excrementos.

Retirar el estiércol todos los días resulta una tarea prioritaria; una vez retirado, este estiércol deberá ser depositado en un estercolero que estará colocado lo más lejos posible de las cuadras para que éste se deseque con los rayos del sol, de este modo los parásitos, los huevos y las larvas serán destruidos por el simple exceso de calor.

Deberá llevar a cabo un control de desparasitación para todos los caballos. Un control que deberá ser respetado correctamente si queremos evitar la infestación, la sobrecarga parasitaria, la contaminación ambiental, la transmisión a otros caballos e incluso la re infestación de los animales.

Este programa de desparasitación deberá tener en cuenta múltiples variables; desde el tipo de parásitos existentes y su cantidad en el animal afectado, el tipo de tratamiento llevado a cabo, el estado de las cuadras, el estado de los alrededores.

Vigilaremos muy de cerca los medicamentos dados, cambiándolos a menudo para evitar que los parásitos generen su propia resistencia.

De cualquier manera y en caso de que su animal se contagie con la sarna, para combatirla deberá llevar a cabo los siguientes pasos:

Lo primero proceder al esquileo general, incluidas las crines y a la consiguiente quema de todos los pelos cortados.

Limpiaremos la piel con un cepillo blando y mucho jabón. En esta limpieza deberemos poner especial cuidado en las costras aparecidas a causa de la sarna, para no dañar innecesariamente al caballo.

Aplicaremos cataplasmas con una solución a base de esteres fosfóricos. El uso de cataplasmas sirve para eliminar la infección, reducir la inflamación, aliviar las contusiones y limpiar las heridas; deben dejarse puestas un máximo de 12 horas, pasadas las cuales convendrá repetir la aplicación; además no conviene colocarlos durante más de tres días seguidos, a no ser por indicación expresa del veterinario.

No nos cansaremos nunca de señalar la enorme importancia de llamar al veterinario en el momento en que advirtamos cualquier problema en nuestro animal. El es el único que, tras realizar un examen exploratorio, podrá determinar el alcance de la enfermedad y, por supuesto, el tratamiento más adecuado a seguir.

Una vez curado al animal y para prevenir una nueva aparición, convendrá llevar a cabo algunas medidas de prevención:

– Seguir una alimentación intensiva y abundante, en la que pongamos especial atención a la calidad de los piensos así como al aporte vitamínico. Administrar reconstituyente con vitamina B12 es siempre adecuado.

– Los caballos afectados deberán permanecer al aire libre y , en caso de ser posible, en el pastizal.

– Ni que decir tiene que los animales afectados deberán ser separados de los sanos, teniendo en cuenta que el contagio entre un animal enfermo y otro que no lo está es relativamente sencillo, pudiendo producirse por contacto directo o indirecto (sillas, lugares de cobijo…); toda precaución es poca.

– Una correcta alimentación, una adecuada rutina de limpieza y un programa de ejercicios adecuados es la mejor prevención para cualquier enfermedad. Cuidemos correctamente a nuestro animal para no tener que lamentar sus enfermedades.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.” Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

Parásitos frecuentes en el intestino grueso, desde donde las larvas efectúan migraciones a todo el organismo siendo responsables de problemas variados y graves. Potros altamente sensibles a este parasito.

Strongylus vulgaris es el más patógeno y más frecuente, su larva es responsable de la arteritis parasitarias, los adultos miden de 3 a 5 cm. En el ciego no tienen una patología importante, salvo que sea masivo, ponen millares de huevos que se van a transformar rápidamente en larvas en el medio exterior, estas larvas en los pastos van a ser ingeridas por los animales a su llegada al intestino delgado, estas larvas atraviesan la pared intestinal y empiezan una lenta emigración. Llegan a las arterias del intestino y después a los grandes troncos arteriales que irrigan todo el sistema digestivo. Esta migración conlleva la formación de coágulos que van a obturar y deformar la pared de las arteria provocando la formación de aneurismas. Las larvas forman nódulos sobre la pared intestinal donde se transforman en adultos. El ciclo completo de desarrollo de estos es invernal y dura de 6 a 7 meses. Los problemas ocasionados por estos son diversos siempre en función de tamaño de los aneurismas y de su localización, en casos menos graves se observa cansancio y una bajada de rendimiento acompañados de cólicos más o menos intensos, en los casos más graves, se puede ocasionar una rotura de aneurismas provocando la muerte por hemorragia interna.

La contaminación de los pastos por las larvas  es de primavera hasta el principio del otoño. Se debe de desparasitar, entonces, durante estos periodos.

despar1
Pequeños estróngilos

Los pequeños estróngilos (o ciatostomas) son los parásitos intestinales más frecuentes. Se localizan a nivel del intestino grueso. Los adultos (de 5 a 10 mm de largo) viven en la superficie de la mucosa intestinal y eliminan grandes cantidades de huevos con las heces.

Cuando las condiciones climáticas son favorables (clima templado y húmedo) los huevos evolucionan muy rápidamente en larvas en las praderas. Estas larvas son ingeridas con la hierba y se localizan en el intestino grueso. Penetran entonces en el interior de la mucosa intestinal.

Las numerosas larvas son el origen de problemas digestivos variados y constituyen un factor que favorece la aparición de cólicos. Estas larvas pueden evolucionar ´´normalmente´´ y dar de nuevo adultos o bien enquistarse. Este fenómeno de enquistamiento tiene lugar en otoño o noviembre. Pequeños nódulos aparecen donde las larvas persisten de algunas semanas a algunos meses. Se puede contar hasta 600 pequeños quistes parasitarios por centímetro cuadrado de mucosa digestiva. Desde la salida al prado, en la primavera siguiente, las larvas se van a ´despertar´ muy rápidamente saliendo de los quistes, lo que implica una fuerte diarrea con adelgazamiento y deshidratación. La prevención de la infestación por pequeños estrógilos requiere la utilización de antiparasitarios activos contra los estados larvarios.Los periodos más favorables para los tratamientos son el fin del otoño (periodo en el que las larvas comienzan a enquistarse) y el principio de la primavera cuando las larvas emergen de sus quistes para transformarse en adultos.

Para reducir el nivel de infestación de los pastos se utilizarán antiparasitarios activos contra los adultos en junio ,septiembre , diciembre y marzo..

Oxiuros
Oxiuros

Los oxiuros son vermes muy finos localizados en el intestino grueso y en el recto que parasitan a los caballos de todas las edades.
No son parásitos peligrosos para el animal, pero provocan irritaciones en la región perianal que provocan picores locales. Como consecuencia de este prurito, los caballos infestados se frotan permanentemente contra las paredes, los comederos, etc., lo que produce depilaciones de la base de la cola (cola de rata) y a veces cambios del carácter del animal que se vuelve más irritable.

Los oxiuros hdespar3embra ponen sus huevos en la región perianal. Estos huevos se rodean de una película pegajosa amarillenta que se adhiere fuertemente a la región perianal. Frotándose, el animal va a contaminar todo su medio ambiente. Los oxiuros pueden infestar caballos de cualquier edad, pero sobre todo aquellos que están en cuadras, puesto que los huevos se destruyen fácilmente en el exterior de los locales.

La mayoría de los antiparasitarios son activos contra estos parásitos. Estos oxiuros son específicos de los équidos y no pueden transmitirse al hombre o a otros animales.

despar4

Los áscaris de los équidos son vermes muy grandes (de 15 a 35 cm de longitud) de color blanquecino, que se localizan en el intestino delgado de los potros. Este parásito está sobre todo presente en los potros de menos de 2 años.

Los adultos crean una cierta inmunidad que impide un desarrollo masivo de estos parásitos.

En los potros se pueden encontrar numerosas decenas de estos grandes vermes. Conlleva un neto retraso del crecimiento, problemas digestivos y pueden, en algunos casos, provocar obstrucciones intestinales hasta una rotura del intestino delgado. Los áscaris adultos ponen millares de huevos (hasta 200.000 huevos por hembra y día) y las heces de ciertos potros contienen más de 50 millones de éstos por día.

Estos huevos eliminados por las heces son extremadamente resistentes en el medio exterior puesto que están protegidos por una cubierta externa. Dispersos en los pastos, camas, corrales y establos, son absorbidos por los animales. En el intestino, estos huevos producen pequeñas larvas que van a atravesar la pared intestinal y después van a migrar hacia el hígado y posteriormente a los alveolos pulmonares por vía sanguínea. En el pulmón se localizan en el mucus y son posteriormente deglutidos con las expectoraciones. Caminan a lo largo del esófago y del estómago para volver al intestino donde en algunas semanas darán nuevos adultos.

El ciclo completo dura de 10 a 16 semanas y no es raro encontrar áscaris adultos en gran número en los potros de 3 meses a de 2 años y medio. En efecto, los potros recién nacidos ingieren las heces de sus madres y pueden contaminarse desde los primeros días de vida. Es importante, por tanto, comenzar la desparasitación de los potros a la edad de 10 a 12 semanas para eliminar las primeras formas adultas. Seguidamente, durante el primer año de vida se desparasitará contra los áscaris cada 2 meses.

Es importante igualmente desparasitar la yegua en el momento del parto, y después cada 2-3 meses de manera a limitar los riesgos de contaminación de su potro. La recogida regular de las heces es recomendable para cortar el ciclo del parásito.

Gastrófilos (reznosdelcaballo)

Son parásitos muy frecuentemente observados en los caballos y burros de todas las edades (en más del 80% de los équidos). Los reznos que se localizan en el estómago del caballo son las larvas de los moscardones de la especie del género Gasterophilus. Cuando son numerosos son susceptibles de ocasionar problemas digestivos, adelgazamiento, retraso en el crecimiento en jóvenes, y bajo rendimiento.

Desde mayo a noviembre (en función de la climatología, en zonas de Extremadura y Andalucía se pueden ver desde febrero) las moscas depositan sus huevos sobre el pelo de los caballos (patas delanteras y hombros, cara, alrededor de la boca).

despar5Los huevos son visibles puesto que se pegan en gran número en el extremo de los pelos y son de color amarillento.
Los caballos ingieren los huevos lamiéndose. Estos eclosionan en la cavidad bucal y liberan una larva. La presencia de esta larva puede ocasionar un exceso de salivación o incluso náuseas cuando el animal come. En una especie de gastrófilos, la larva eclosionan en el pelo y migran a través de las mejillas provocando signos cutáneos. Estas pequeñas larvas llegan al estómago, donde se fijan y crecen. Se pueden contar a veces hasta centenas.
En octubre/noviembre están en su máximo desarrollo, por lo que este periodo es el más favorable para desparasitar.

Al final del invierno y al principio de la primavera, estas larvas se expulsan con las heces, donde son fáciles de identificar. Se  transforman  en  pupa en el suelo  y  después en moscas adultas que irán su vez a poner huevos sobre los caballos.

En cuanto al tratamiento, sólo algunas moléculas son eficaces para tratar este parásito, y la más eficaz es la ivermectina. Hay otras moléculas eficaces, pero presentan una cierta toxicidad.

Estrongiloides

La estrongiloidosis es una afección parasitaria intestinal que se observa en el potro recién nacido. Los Strongyloides son vermes muy finos (2 a 9 mm de largo y 0,5 mm de ancho).

Los vermes adultos se localizan en el intestino de la yegua y ponen huevos que evolucionan a larvas en el medio exterior. Seguidamente, estas larvas bien son ingeridas por el animal o bien penetran directamente a través de la piel. Efectúan varias migraciones en el organismo antes de localizarse en el intestino. Sin embargo, gran número de estas larvas van a localizarse en la mama de la yegua, y pueden pasar al calostro y la leche.

De esta manera el potro recién nacido se contamina desde la primera toma de leche. Entre el nóveno y treceavo día de vida, el potro va a presentar una diarrea abundante, de color verdaceo y de olor no fétido. Esta diarrea profusa se acompaña de fuerte deshidratación, adelgazamiento y anemia y puede conllevar la muerte.

Durante mucho tiempo se creyó que estas diarreas neonatales se debían a un cambio de la composición de la leche maternal correspondiente a la aparición del primer celo después del parto. En realidad, son los Strongyloides los responsables de estas diarreas. En los yearling y en los potros, los Strongyloides pueden provocar diarreas leves, mientras que en los caballos adultos no presentan ningún problema.

La mayor parte de los antiparasitarios son activos contra este parásito, y particularmente la ivermectina. La prevención de esta afección en el potro pasa por la desparasitación de la yegua el día del parto o durante las 12 horas siguientes. Cuando el potro está con diarrea, se necesita desparasitarlo cada 2 semanas, acompañando de tratamientos sintomáticos para luchar contra la deshidratación.

Las Tenias.

En los équidos, las tenias adultas se fijan al nivel de la válvula ileo-cecal que representa la unión entre el intestino delgado y el ciego. Varias decenas o centenas de tenias se pueden localizar en este lugar lo que provoca problemas digestivos a veces importantes como una alternancia de diarrea y estreñimiento, enteritis, cólicos.

Las tenias adultas emiten segmentos que contienen millones de huevos que son expulsados con las heces. Los huevos son ingeridos por pequeños ácaros microscópicos, los oribates, que pululan sobre los pastos y juegan el rol esencial de transformar los residuos vegetales en humus. Los caballos van a infestarse comiendo hierba en la que se encuentren estos ácaros. Después de la ingestión por los caballos, las larvas de tenias van a dar tenias adultas en 4-6 semanas. A medida que los animales pastan, el porcentaje de infestación por las tenias va aumentando y en octubre / noviembre la población parasitaria llega al máximo, y los primeros signos clínicos llegarán en el invierno.

Los ácaros oribátidos persisten alrededor de 1 año sobre los pastos y no se inhiben por las heladas. Cuando los caballos salen al pasto en la primavera siguiente, se van a volver a  infectar.

Los tratamientos curativos se efectuarán en primavera y otoño.
Las tenias de los équidos son específicas y no pueden contaminar al hombre ni a los demás animales domésticos.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

Antiguamente los caballos no era necesario desparasitarlos porque estos vivían en libertad en grandes praderas,  actualmente se encuentran confinados en cuadras, donde se les da de comer en un lugar en el que previamente han defecado, cierto que estas son retiradas lo cual reduce la presencia de huevos y larvas, pero no es suficiente por eso se debe de desparasitar periódicamente al caballo.

PROGRAMA DE DESPARASITACIÓN

Podemos desparasitar a nuestro caballo de dos maneras mediante un purgante o la antiparasitario cotidiano dependiendo del objetivo que se persiga.

DESPARASITACIÓN CON UN PURGANTE

Este método no elimina con totalidad los parásitos, lo que hace es intentar reducir al máximo el número de huevos y larvas que pueda haber en su entorno para que no pueda quedar infectado cada vez que come. La desparasitación realizada cada 4 u 8 semanas por vía oral con el producto antiparasitário o mediante sonda nasogástrica, sirve para eliminar los parásitos internos adultos del caballo antes de que empiecen a producir huevos, después del tratamiento se produce una nueva infección debida a los huevos o larvas que han madurado en el intestino del caballo. La rapidez y el grado de infestación dependerán de la cantidad de parásitos que exista en el entorno del caballo y de su resistencia natural a los mismos.

DESPARASITACIÓN  COTIDIANA

Este impide los trastornos que los parásitos producen en el transcurso de migración para las vísceras del caballo, con este sistema añadiendo una pequeña dosis de tartrato de pirantel a la comida diariamente, suficiente, coma para matar  las larvas de los parásitos antes de que empiecen su fase migratoria.  Como muy pocos parásitos llegan a la madurez, en las heces no habrá huevos o muy pocos, lo que impedirá una nueva infestación.

Inconvenientes de la dosis purgante

Si el caballo vive con otros caballos que puedan tener parásitos o bien se desplaza a otras instalaciones nuestros esfuerzos para la reducción del nivel parasitario del entorno será inútil.

El caballo que nunca sale de su casa y vive solo o que comparte su entorno con otros caballos debidamente desparasitados, puede tener igualmente muchos parásitos  igualmente debido a huevos procedentes de parásitos de caballos que a lo largo de los últimos 30 años han estado viviendo en esas mismas instalaciones.

Cuando los parásitos intestinales inmaduros alcanzan su fase de madurez y se ponen a producir huevos, empiezan a desplazarse por las vísceras del caballo causan innumerables de daños, la desparasitación no puede impedir la producción de las lesiones porque mata a los gusanos adultos, después de que se hayan producido las lesiones, diversos estudios han relevado que estas lesiones pueden producir cólicos.

El éxito depende del momento de su aplicación, si el producto se aplica demasiado tarde, las heces tendrán cientos de miles de huevos, si se administra demasiado pronto, el tratamiento no servirá porque los gusanos estarán ya en su fase migratoria, fuera del alcance del producto veterinario.

Muchos productos antiparasitarios no matan las moscas del genero Gasteorphilus. Para mantener controlada la cantidad de moscas, debe administrarse un insecticida especifico al principio y al final de la temporada de moscas (principio de primavera y un mes después del frió otoñal que las hace desaparecer)

Inconvenientes de productos químicos  cotidianos

No todos estos productos matan las larvas de moscas del genero Gasterophilus, solo la Avermectina .

Algunos especialistas en la materia son de la opinión  que hemos de dejar que el caballo tenga cierta cantidad de parásitos para estimular el sistema inmunitario del caballo.

La administración  diaria de un agente químico potencialmente toxico, no es muy natural cierto que no se ha detectado hasta la fecha ningún efecto toxico significativo, aunque en realidad no ha transcurrido aun suficiente tiempo como para poder determinar si a largo plazo el caballo puede verse afectado.

LA ROTACIÓN ENTRE CLASES QUÍMICAS O INGREDIENTES ACTIVOS

Utilizando las diferentes clases químicas efectivamente sirve para reducir la  oportunidad  de desarrollar  resistencia  parasitaria. Hay cinco  principales  clases  químicas  aplicadas  en  los Caballos.

La principal clasificación  de  antiparasitarios  es  conocido  como  “Benzimidazol”. Este grupo incluye antiparasitarios como el“oxibendazol”, “ oxfendazol”, “febantel” y el “frebendazol” que mata parásitos rápidamente y ofrece un espectro estrecho contra los grandes y pequeños estróngilos,  así como  los  áscarides y los oxiuros, ofreciendo un amplio margen de seguridad.

La  segunda  clasificación      corresponde  a  los  “Pirimidinas”.  Incluyendo  el  “embonato  de pirantel”  y  el  ” tartrato de pirantel”. Estos antiparasitarios matan parásitos más lentamente por parálisis. Eficaces  contra  los  grandes  y pequeños  estróngilos,  así como los áscarides y los oxiuros, ofreciendo un amplio margen de seguridad.

“embonato de pirantel” no debe de utilizarse junto con piperazina (son  antagonistas). Cuando se dobla la dosis, actúa eficazmente contra los nematodos equinos.

” tartrato de pirantel”. Si se administra como antiparasitario purgante tiene la misma eficacia que el embonato de pirantel, pero si es  administrado diariamente es eficaz contra las larvas de parásitos presentes en el entorno del caballo.

La tercera  clasificación, son las bien conocidas “Lactonas Macrociclicas”. Este grupo incluye la ivermectina y la moxidectina, las cuales causan parálisis de los parásitos. Esta clase no sólo mata nematodos (gusanos redondos), sino también actúa contra los pequeños estróngilos resistentes a los benzimidazolados, estróngilos enquistados y controla ampliamente la proliferación de este tipo de parásito y los gusanos del cuajo o gastrófilos. Siendo la ivermectina  eficaz y con un amplio margen de seguridad, contra las larvas de moscas del género gasterophilidae.

 

La cuarta clasificación, son para las conocidas “órgano fosfa-tos”. Está compuesta por la “dichlorvos”, es eficaz contra ascárides, estróngilos grandes y pequeños y oxiuros. Es de escasa seguridad y solo debe ser utilizado únicamente en caballos adultos.

Y la quinta clasificación es para la Piperazina,  antiparasitario suave de eficacia variable contra ascárides, estróngilos grandes y pequeños y oxiuros. Amplio margen de seguridad. Buena elección como primer antiparasitario para potros o para caballos con una importante infestación, en los que la eliminación masiva de parásitos puede poner su salud en peligro.

Más recientemente, las empresas farmacéuticas han combinado las lactonas macrociclicas (ivermectina) con un segundo principio químico llamado “praziquantel”. Estos productos combinados atacan al mismo rango de parásitos que ataca la ivermectina sola, pero tienen la ventaja del praziquantel de matar gusanos planos (Anoplocephala perfoliata).

Muchos  productos desparasitantes  en  forma  de  “PASTA”  son  administrados  por  los propietarios mensualmente dependiendo de la ubicación geográfica y de las recomendaciones de su veterinario. Éstos antiparasitarios (también llamados PURGAS) actúan matando los parásitos adultos en el tracto gastrointestinal en el momento. Dentro de uno o dos días, el antiparasitario purga ha salido del cuerpo y el caballo vuelve a ser vulnerable a la parásitos. Las pasturas pueden albergar cientos de millones de parásitos inmaduros, que si son ingeridos por el caballo en el transcurso de dos meses migran dentro del cuerpo del caballo y ocasionan daño antes de la siguiente dosis de antiparasitario purga.
Por contraste, los antiparasitarios administrados diariamente en el alimento del caballo, generalmente a base de “tartrato de pirantel”provee una dosis diaria continuamente. La desparasitación diaria protege a los caballos del daño ocasionado por algunos estadios infectivos de los parásitos como también de los parásitos adultos. Ésta situación es importante porque aunque el daño no es visible a simple vista, las fases infectivas de los parásitos viajan a través del cuerpo del caballo, atentando seriamente contra la salud y el mantenimiento de los caballos afectados. Por ejemplo, los áscaridos inmaduros migran a través del hígado y los pulmones, lesionando éstos importantes órganos. Mientras que el hígado puede regenerarse por sí mismo eventualmente, el daño ocasionado a los pulmones es permanente, el caballo tendrá menos tejido  pulmonar viable para su vida.

Según el Dr DVM MS John Donecker de Pfizer Animal Health, creando una rotación efectiva (Ivermectina/prazicuantel) dos veces al año con un antihelmíntico diario en su comida (palmoato de pyrantel), éste método es un programa rotacional que ataca gusanos del cuajo (gastrofilos) y gusanos redondos con buena efectividad. Éste es un programa de desparasitación clínicamente efectivo para los niveles subclínicos y clínicos de parasitismo.

Otro estudio realizado por la Dra DVSc MSpVM MRCVS Dianne Little de la Universidad de Carolina concluye que si los parásitos son expuestos a bajas dosis de una droga por un período de tiempo, algunos desarrollan mecanismos de sobrevivencia al tratamiento, éstos parásitos son capaces de transmitir la resistencia a la droga a la siguiente generación. Ella comenta que aunque es importante reducir la cantidad de parásitos a la que los caballos están expuestos, es indispensable tener protocolos de higiene con la pastura tales como el manejo de la composta o bien en el caso de tener los caballos en las praderas, rotar el pastoreo con ganado bovino o con ovejas, así como el minimizar el numero de desparasitaciones y dosificaciones de acuerdo al peso corporal, es también esencial. Es imprescindible encargar el recuento de huevos de parásitos en las heces de los caballos que están recibiendo desparasitaciones diarias, antes de incorporar un antiparasitario diario dentro de su programa de control.(+50hpg).

PROGRAMA MUESTRA : ANTIPARASITARIO DIARIO

1ª de marzo (deshielo primaveral)

Administrar el antiparasitario en pasta y un producto especial para moscas, que pueda haber en el estómago del caballo, así como los parásitos intestinales adultos que pueda tener.

2 de marzo-1ª de Junio

Desparasitar diariamente. Controlar diariamente los huevos de mosca en las extremidades del caballo.

1ª de Junio

Si la tenia es un problema en la zona administrar una dosis doble de antiparasitario en pasta o bien una doble dosis de “embonato de piratel” líquido para matar tenias y parásitos adultos que puedan haber llegado a su fase adulta.

Desde junio hasta los primeros fríos

Desparasitar diariamente. Controlar diariamente los huevos de mosca en las extremidades del caballo.

Un mes después del frio

Si realizamos recuento de huevos y tiene más de 50 hpg, es posible que el caballo tenga muchos parásitos adultos y/o enquistados. En esta época las moscas del genero gasterophilidae adultas tienen que estar muertas y el caballo en su extremidades no debe tener huevos. Dar antiparasitario para matar las moscas que el caballo tenga en el estómago, así como los parásitos intestinales adultos.

Desde un mes después del frio hasta la primavera

Desparasitar diariamente.

1ª de marzo

Administrar el antiparasitario en pasta y un producto especial para moscas, que pueda haber en el estómago del caballo, así como los parásitos intestinales adultos que pueda tener.

Consecuencias ligadas a la presencia de parásitos:

– Bajada del estado general, con un pelo mate

– Disminución del apetito

– Cólicos

– Diarrea o alternancia de diarrea y estreñimiento

– Problemas y retraso del crecimiento en potros y yearlings

– Peligros de aborto en la yegua gestante por cólicos

– Enfermedades que pueden ser asociadas al parasitismo: cojeras, hemorragias, orquitis, dermatitis, neumonías llamadas también catarros de verano.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

Las enfermedades infecciosas más comunes que afectan a nuestros caballos pueden ser ocasionadas por diferentes agentes (bacterias, virus, hongos y protozoarios) pero los virus y las bacterias son los más importantes.

Los agentes virales pueden producir alteraciones en los distintos sistemas o aparatos del equino, cuyo diagnóstico podemos predecir según la edad del animal, la época del año y a través de la signología clínica. Pero el diagnóstico definitivo lo obtendremos de un laboratorio por medio de exámenes serológicos o bien por aislamiento e identificación del agente viral involucrado.


Dentro de este grupo de patógenos podemos encontrar:

Virus de la Influenza equina tipo A (equi1 y equi2).

Herpesvirus equino EHV-1(Subtipo 1 o cepa fetal causa aborto y parálisis, Subtipo 2 o cepa respiratoria Rinoneumonitis), EHV-2, EHV-3 (Exantema coital).

Virus de la Arteritis Viral Equina.

Adenovirus.

Virus de la Anemia Infecciosa Equina.

Todos estos agentes tienen la particularidad de provocar una sinología respiratoria similar dada por un cuadro febril, decaimiento, rinitis (secreción nasal) bilateral, tos (seca o productiva según el caso), anorexia, etc.

La contaminación bacteriana subsecuente será la encargada de provocar las alteraciones fisiopatologías más serias que van desde secuelas respiratorias crónicas hasta abortos en yeguas preñadas.

Dentro de este grupo merece mención especial el virus de la Anemia Infecciosa Equina, el cual se caracteriza por producir una enfermedad infectocontagiosa sumamente inmunosupresora, generalmente de curso crónico y que no posee tratamiento curativo; por lo tanto los animales con reacciones positivas deben ser sacrificados.

De modo que por lo expresado anteriormente, las enfermedades virales deben ser tomadas muy en serio en la producción equina, ya que pueden ocasionar grandes pérdidas económicas.

Dentro de los agentes bacterianos más comunes encontramos:

Streptococcus equi (Papera o Adenitis equina).

Clostridium tetani (Tétano).

Salmonella thypimorium (Salmonelosis).


 

PLAN DE VACUNACIÓN:

Lo podemos dividir en:

1-Vacunaciones obligatorias:

  1. a) Encefalomielitis equina: los potrillos 2 dosis con 30 días de intervalo, luego revacunación anual (Septiembre-Octubre).
  2. b) Influenza equina: los potrillos a los 3 o 4 meses la primera dosis, luego repetir a las 2 o 6 semanas. Refuerzo anual. El certificado dura 3 meses.
  3. c) Anemia infecciosa equina: realizar la identificación de los positivos por medio del Test de Coggins cada 6 meses. El certificado tiene una duración de 60 días para animales en tránsito y de 180 para animales en establecimientos. No permitir el ingreso al establecimiento de animales que no presenten el test con fecha máxima de 15 días previos al transporte.
    Debemos tener en cuenta que todo animal positivo a la prueba de inmunodifusión sin importar el valor económico, raza, etc., deberá ser sacrificado indefectiblemente.

2-Vacunaciones optativas:

  • a) Tétanos: los potrillos 3 dosis (2, 3 y 6 meses de edad), los animales adultos 1 vez al año, en caso de yeguas preñadas en el 10° mes de gestación. Todo animal traumatizado, tener en cuenta la administración de suero antitetánico más una dosis de toxoide con refuerzo a las 4 semanas.
  • b) Adenitis equina: los potrillos 2 o 3 dosis a partir del destete (5 o 6 meses). Animales adultos (yeguas y padrillos) dos vacunaciones anuales.
  • c) Rinoneumonitis equina: yeguas preñadas en el 5°, 7° y 9° mes de gestación (no exceder este límite). Potrillos, 2 dosis con intervalo de 4 semanas y refuerzo a los 6 meses.
  • d) Aborto infeccioso equino: yeguas preñadas en el 4°, 6° y 8° mes de gestación.

 

El plan de vacunación para equinos incluye:

Influenza y tétanos: A los tres meses si la madre no ha sido vacunada o a los seis meses si la madre fue vacunada. Refuerzo al mes.

Influenza, cada seis meses.

Tétanos, cada año.

Encefalitis equina, cada año en climas fríos y cada seis meses en climas cálido.

Vacuna contra herpes virus, según la presencia de la enfermedad en la zona.

Este plan de vacunaciones no es rígido, sino por el contrario es un modelo flexible y adaptable a cualquier harás, centro de training, club hípico, etc., por el médico veterinario responsable o encargado del mismo; sobre todo teniendo en cuenta el área geográfica donde se encuentre ubicado dicho establecimiento.

ENFERMEDADES

INFLUENZA EQUINA

Enfermedad aguda, febril y muy contagiosa, cuyo principal signo clínico es la tos. Los animales comienzan con fiebre, temperaturas que oscilan entre 38.5ºC Y 41ºC, luego aparece una tos seca, persistente e improductiva (seca) y luego se hace productiva (húmeda). Se puede ver una descarga nasal serosa que si se complica con agentes secundarios se vuelve purulenta.

El estado febril no debe pasar los 5 días, en caso contrario se sospecharía de complicaciones. La tos desaparece a las 3 o 4 semanas, siempre que no se haya complicado la enfermedad con agentes secundarios. Durante el curso de la enfermedad no se harán trabajar a los animales afectados y una vez superada la misma es recomendable establecer un período de por lo menos 10 días de inactividad. Los equinos desarrollan cierta inmunidad a partir de la infección natural o por medio de la vacunación, aunque pueden volverse a infectar y diseminar el virus a pesar de solo mostrar una leve sintomatología.

Como tratamiento se hará reposo absoluto a todos los afectados hasta una semana después que los signos hayan desaparecido. Si la fiebre persiste por más de 5 días se aplicarán antibióticos, antisépticos broncopulmonares, vitamina C y soluciones electrolíticas balanceadas.

Se deben inmunizar con vacunas bivalentes a los potrillos a los 6 y 7 meses de edad y todos los animales deben ser vacunados cada 3 meses, excepto aquellos equinos que estén realizando trabajos muy intensos ya que después de la vacunación los animales solo pueden efectuar trabajos livianos por una semana. En aquellos casos de potrillos nacidos de madres no inmunizadas se comenzará a vacunar a los 2 meses y aplicar una segunda dosis a los 5 meses.

ADENITIS EQUINA – MOQUILLO – PAPERAS

Es una enfermedad infectocontagiosa, febril, de curso agudo o sub-agudo que afecta el tracto respiratorio superior y ganglios adyacentes (retrofaríngeos y submandibulares). Se presenta principalmente en potrillos menores de 2 años de edad y es causada por Streptococcus equi (bacteria gram +).

Es una enfermedad muy contagiosa, la principal vía de entrada de la bacteria es por el tracto respiratorio pero puede también ingresar a través de heridas que tengan contacto con secreciones purulentas o a partir de leche materna infectada.

Tiene un período de incubación de 3 a 8 días y los síntomas son: fiebre, abatimiento, anorexia. Continúa con una secreción serosa y luego purulenta. Los ganglios se inflaman, se tornan duros, calientes y dolorosos. Estos a los pocos días se producen abscesos y se abren hacia el exterior de las bolsas guturales o la retro faringe. El animal además presenta tos productiva, disnea y disfagia. El diagnóstico se realiza a partir de los síntomas, por las lesiones y por laboratorio a partir de muestras de secreción.

El pronóstico es favorable siempre que la enfermedad se limite solo al tracto respiratorio superior, que generalmente curan en 2 o 3 semanas. En caso de haber complicaciones el pronóstico es reservado y depende que órgano esté afectado. El tratamiento médico es eficaz, se recomienda el uso de antibióticos como la penicilina de depósito o sulfa-trimetoprim, pero nunca una combinación de ambos.

Los abscesos deben madurar y debe realizarse un drenaje quirúrgico y lavaje con antisépticos. Los animales afectados deben ser aislados por la alta contagiosidad de la enfermedad.

Profilaxis: se recomienda el uso de vacunas en potrillos desde muy temprana edad.

ENCEFALOMIELITIS

Enfermedad infecciosa, transmisible y propia de los equinos pero puede afectar a los humanos (zoonosis).
La enfermedad es provocada por un virus de la familia Togaviridae, género Alphavirus y dentro de este hay 3 tipos de virus: virus de la Encefalomielitis equina del Este (EEE), Encefalomielitis del Oeste (EEO) y Encefalitis Venezolana (EEV). En nuestro país está difundido el virus del Oeste.

La transmisión de la enfermedad se realiza por medio de insectos hematófagos como el mosquito Culex, Aedes, etc. a partir de las aves que son reservorio natural de la enfermedad y que propagan la misma por distintas zonas a través de sus migraciones (ej: golondrinas).

La sintomatología comienza con fiebre, anorexia y depresión, luego de esta etapa comienzan los signos nerviosos que al principio son incoordinación, hipersensibilidad al ruido y al tacto, somnolencia, temblor en músculos faciales, etc.
Posteriormente llega la fase de parálisis con caída del animal e imposibilidad de levantarse o mantener la estabilidad. Por último puede sobrevenir la muerte.

Como tratamiento se realiza uno médico (con la finalidad de combatir la inflamación del sistema nervioso), suero hiperinmune y se realizan cuidados del animal para evitar complicaciones durante el decúbito (tranquilidad, limpieza del box, buena alimentación, etc.).

Para la prevención de la enfermedad se usan vacunas bivalentes (EEE Y EEO) que son obligatorias y se aplican en Primavera (Sep. a Nov.). La sospecha o aparición de la enfermedad debe ser denunciada a lo autoridad sanitaria correspondiente.

ANEMIA INFECCIOSA EQUINA

Enfermedad infecciosa, transmisible y propia de los équidos. La enfermedad es provocada por un virus de la familia Retroviridae, se caracteriza por una evolución crónica con períodos de agudización con fiebre, abatimiento, anemia y edemas. La transmisión de la enfermedad se realiza por medio de picaduras producidas por artrópodos hematófagos (Tabanus, Stomoxys, Aedes y Anopheles) o por agujas (la transmisión es siempre mecánica).

La enfermedad se puede presentar de distintas formas, desde una sobreaguda, donde la enfermedad se desarrolla súbitamente y culmina con la muerte del animal, hasta una forma inaparente que como su nombre lo dice no presenta síntomas. La sintomatología típica de Anemia Infecciosa Equina es fiebre, anemia, edemas enflaquecimiento, etc. También aparecen síndromes específicos según sea el órgano afectado (Síndrome hepato-renal, Síndrome intestinal, etc.).

En las formas crónicas aparecen períodos de agudización de la enfermedad y termina con la muerte luego de mucho tiempo de evolución. El diagnóstico médico es difícil ya que los síntomas de la enfermedad no son muy específicos; el Test de Coggins es el método de laboratorio de elección para identificar animales infectados en cualquier período de la enfermedad (salvo durante el período de incubación, primeros 20 días).

No hay tratamiento para esta enfermedad, sólo la profilaxis que consta de control periódico por medio del Test de Coggins, aislamiento y eliminación de los animales positivos, control de vectores así como la utilización de material descartable y por último estricto control de los animales que entran o salen del establecimiento. Todos los animales positivos deberán ser denunciados ante la autoridad correspondiente.

TETANOS

Enfermedad aguda causada por la toxina de Clostridium tetanis (tetanopasmina). La enfermedad se caracteriza por espasmos tónicos intermitentes en músculos voluntarios.

Las esporas son viables durante años en el suelo, y el mecanismo de la infección es igual al que se produce en humanos. La penetración por heridas, y una incubación de 2 a 50 días (generalmente de 5 a 10 días), y la tetanopasmina producida bloquea el transmisor inhibidor, lo que produce los espasmos generalizados.

Los animales doblan su espina dorsal hacia atrás hasta 45º, y sufren de terribles convulsiones.

La tetraciclina y la penicilina son medianamente eficaces en el tratamiento, aunque por lo general termina en la muerte de los animales. Se aplica suero antitetánico.

La Patagonia es un lugar endémico para el tétanos.

RINONEUMONITIS

Es una enfermedad infecciosa contagiosa, febril, que provoca cuadros respiratorios en potrillos y abortos en yeguas. Es provocada por herpervirus equino tipo 1, y se transmite a partir del aparato respiratorio y digestivos por estar en contacto con objetos contaminados o fetos abortados.

Los síntomas en los potrillos son de fiebre, conjuntivitis, rinitis, tos y malestar general, en las yeguas es raro que presenten signos clínicos, provoca abortos a las 3 o 4 semanas de adquirir la enfermedad y generalmente son a partir del quinto mes de gestación.

El diagnóstico se realiza por los síntomas, por las características del los fetos abortados y la combinación de signos respiratorios y reproductivos, se confirma con resultado de laboratorio. El pronóstico es favorable y generalmente no quedan secuelas de la enfermedad.

Tratamiento apunta a impedir la complicación de las lesiones producidas por el virus con bacterias, para lo cual se aplican antibióticos.

Profilaxis: Se usan vacunas en potrillos y en yeguas preñadas. Los animales afectados deben ser aislados del resto ya que es una enfermedad muy contagiosa.


AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

RECIENTES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
error: Content is protected !!