Recorte/Aplomado, Salud del Casco.

Recorte/Aplomado, Salud del Casco.

0 2312
aplomo1
Figura 1: Algo de terminología anatómica. En la imagen ‘A’ (arriba) hemos superpuesto la radiografía a la fotografía, por lo que se puede ver la relación entre los huesos y el casco

Aunque no estoy muy interesada en los diversos métodos de recorte y herrado, creo que hay algunas directrices y puntos de referencia importantes que pueden ser útiles en la evaluación de la conformación del casco y en la definición de un enfoque para el recorte y aplomado así como en la elección de las herraduras. Creo que el recorte/aplomado es una cuestión de primer orden en el mantenimiento de la  salud y funcionalidad del casco. La correcta elección del calzado y la colocación del mismo vienen en segundo lugar.

Vamos a comenzar con un repaso muy simplificado de la anatomía del casco (ver figura 1).
Es evidente que todo el casco está diseñado para facilitar la absorción de choques. La ranilla tiene que tener algún contacto con el suelo para permitir una buena circulación sanguínea en el casco. La situación del tejuelo (también llamado «P3») dentro de la cápsula del casco, su relación con la caña y el suelo son todos aspectos importantes al evaluar un casco. La almohadilla plantar, que se encuentra en la parte trasera de los pies (detrás de la línea azul en la figura 1B), juega un papel importante en el mecanismo de absorción de ondas de choque del casco. Los cartílagos laterales (no se muestran) rodean la almohadilla plantar y están implicados en la absorción de golpes y en el flujo sanguíneo dentro del casco. El examinar con más detalle la anatomía y de mecánica del casco está más allá del alcance de este artículo.

La radiografía de la figura 2A muestra un casco cuyo tejuelo se encuentra en un plano negativo en relación con el terreno, lo cual no es una buena situación. Además, este tejuelo esta demasiado lejos «en frente» de la columna ósea, es decir, que debería estar más cerca y debajo del hueso de la caña. Estos problemas están relacionados con el hecho de que este casco tiene un bajo «arco». Las comisuras a ambos lados de la ranilla se llaman «lagunas laterales» (Figura 1B) y en algunos pies estas son más someras que en otros. Las lagunas someras se traducen en arcos bajos. En algunos casos, un casco puede perder la altura del arco con el paso de los años, el peso aplasta lentamente los arcos. El grado en el que esto ocurre depende de muchos factores como la calidad de la almohadilla plantar o digital, el apoyo proporcionado a la ranilla por el entorno, etc.

aplomo2
Figura 2: Relativa al ángulo del P3 según la altura del arco y la postura del caballo.

Es importante darse cuenta de que el casco es una estructura altamente adaptable. La anatomía del casco y su función (mecánica) puede ser alterada no sólo por el recorte/aplomado, sino también por un cambio en el contenido de humedad, las variaciones locales del terreno (mecánica del terreno), el tipo de entrenamiento, los problemas de desarrollo, la compensación de los aires y el envejecimiento, entre otras cosas.

También recomendamos encarecidamente que los propietarios de caballos demanden anualmente radiografías por razones preventivas, así como para el mantenimiento de registros e historial. Un gramo de prevención vale por un kilo de curas. Por ejemplo, las radiografías son muy útiles para definir el grosor de la suela o palma, la posición del tejuelo con respecto a la cápsula del casco o estuche córneo, y las angulaciones de las articulaciones.

Ahora vamos a examinar algunos de las marcas exteriores que suelo utilizar para evaluar una situación en particular. Me pongo a evaluar la postura del caballo. ¿Cómo se encuentran situados los cascos en relación con la caña?

aplomo3
Figura 3: Dos casos extremos: el pie puede estar ‘bajo’ la pierna o no. La Fig. 3A muestra no sólo una mala postura, sino que un mal ángulo de talones (27,7 gr.)

En una situación ideal el casco debe estar bajo la «columna ósea». En una vista lateral, significa que el casco debe estar cerca de la caña. En una vista frontal significa que el casco debe estar en una alineación visual con la caña.

En la figura 3B, se dará cuenta de que el casco se encuentra bajo el hueso de la caña. Esta postura es buena, quizás un poco hacia la parte recta del «ideal». La figura 3A muestra una muy mala posición – el pie está muy lejos en frente del hueso de la caña. Tenga en cuenta que estos problemas de conformación del eje casco / pata no necesariamente se relacionan directamente con una buena salud, pero creo que a la larga, la mala conformación pueden conducir eventualmente a cojeras en la mayoría de los caballos.

aplomo4
Figura 4: Postura en vista frontal. Un «mal» y un «buen» caso.

En la figura 4 se compara una buena alineación frontal y una mala. Las imágenes de las figuras 3 y 4 representan cascos de manos o anteriores, en general, se aplican los mismos comentarios a los cascos posteriores.

A continuación, evaluamos la distancia entre los talones y los bulbos, y el ángulo del talón. Me gusta ver que los talones dan apoyo a los bulbos. Cuanto más lejos están los talones de los bulbos, menos apoyo estructural al casco. Esta falta de apoyo se traduce en general en deformidades del estuche corneo.

La casco en la figura 5A muestra que los bulbos se han hundido. Este caballo prácticamente camina sobre sus bulbos. Internamente, este caballo también ha perdido su arco de apoyo, lo que significa que el tejuelo ya no se apoya debidamente sobre el arco.

Esta es una de las razones por las que el tejuelo tiene un ángulo negativo (figura 2A). En cuanto a las medidas de distancia en el gráfico 5, no estoy buscando un número exacto sino que estoy tratando de evaluar un rango razonable de apoyo. Un rango de entre 1,52 cm. a 2,80 cm. es un rango razonablemente bueno para un pie de tamaño normal, por lo que el pie de la figura 5A esta fuera de esta buena zona.

aplomo5
Figura 5 A y B Detalles de la conformación del talón.

La Figura 5B muestra un casco con buen apoyo y adecuado ángulo de talón (unos 45 grados). La Figura 5A muestra un casco con unos apoyos pobres y un pobre ángulo de talón (alrededor de 21 grados). Tenga en cuenta que en las imágenes de arriba no se muestran los ángulos del talón.

Considero aceptable un rango entre 40 grados y 48 grados para el ángulo del talón. También busco que tenga una diferencia entre el ángulo del casco y el ángulo del talón de entre 5 a 10 grados. Una gran diferencia de grados entre el ángulo del talón y el ángulo del casco también indican deformidades del estuche corneo como vemos en la figura 3A y 5A.

Por último, miro la palma o suela (figura 6). Miro a la distancia desde el vértice o punta del talón a los bulbos. Quiero ver que esta distancia es «pequeña». Asimismo, evalúo la forma de la suela. La circunferencia de la suela debería ser más amplia que el de la banda coronaria. En promedio, la suela debe de ser más ancha que la banda coronaria en un 20 a 30 por ciento dependiendo de las estaciones. En las estaciones más húmedas los cascos tienden a ensancharse un poco.

En la figura 6A, la distancia entre el talón y el bulbo es demasiado grande, la ranilla es alargada y delgada. Este es un ejemplo típico de talones bajos y contraídos. La Figura 6B muestra un casco bien conformado.

Recuerde, aquí estamos hablando de los cascos delanteros. Los cascos posteriores son un poco más alargados (figura 7), pero el mismo comentario es aplicable en lo que respecta a la distancia entre el talón y el bulbo.

aplomo6_1
Figura 7

Sólo después de haber evaluado plenamente los cascos de un caballo, voy a decidir qué hacer con ese caballo. Yo no voy a tratar de hacer coincidir la conformación de los cascos. Mi objetivo es lograr o mantener el casco «mas hacia atrás».

En los cascos sanos y «normales» esto se obtiene mediante la reducción de los talones al nivel de la ranilla. Es decir, quiero que ambas, la pared de los talones y la ranilla, compartan la carga.

En mi opinión no es ni natural ni saludable el centrar el peso en una sola estructura – pared, suela o ranilla. Por el contrario, estos tres componentes deben de compartir en dar soporte a la carga.

No me gusta mucho las pinzas o lumbres muy alargadas pero la  longitud de las lumbres es algo muy particular de cada caballo. En cascos «normales», una gran parte de la casco (quizás dos tercios), se establece detrás del vértice o punta de la ranilla.

Una vez más, hay un montón de caballos saludables y con buenos cascos que no se ajustan a esta fórmula. Hay factores que influyen en la forma y  longitud de la ranilla como la mecánica de los suelos, la calidad de los cascos, las condiciones meteorológicas, y las tensiones dinámicas situadas en el casco. Esta cuestión será debatida en un próximo artículo.

Cuando no conozco a un caballo, trato de tener a mano las últimas radiografías, puesto que dan una gran cantidad de información acerca del casco. Sin las radiografías, debemos confiar en las marcas  y estructuras externas, y uno debe tener cuidado — estas a veces tienen una tendencia a engañar al ojo.

Vídeo demostrativo del funcionamiento de un casco de caballo en movimiento

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.