Como Puede Influenciar La Alimentación en Nuestro Caballo

Como Puede Influenciar La Alimentación en Nuestro Caballo

0 1057

El entorno del caballo determina el comportamiento que muestran nuestros équidos. Un comportamiento que también se ve influenciado por los hábitos alimenticios a los que les hemos inducido, en función  de su actual integración en la sociedad actual.

los hábitos alimenticios de los caballos actuales son muy diferentes a los de los que se encuentran o se encontraban en libertad, actualmente los encerramos en boxes, les obligamos a trabajar y les damos de comer en función de nuestras necesidades y comodidades, esto hace que el régimen de alimentación con la introducción inicial de cereales y posteriormente de piensos complementarios al forraje, henos, pasto, etc,,,ha sido necesario para poder alcanzar los requerimientos energéticos suficientes para desarrollar el trabajo, la actividad deportiva, optimizar el crecimiento de los potros….., esto junto a la estabulación y la reducción de horas de alimentación ha motivado cambios en el comportamiento de los caballos.

EN SU HÁBITAT NATURAL

El caballo en libertad, recorre aproximadamente distancias comprendidas entre 5 y 12 km diarios eso supone que durante quince y dieciséis horas al día está caminando y mordisqueando, existen estudios que indican que los caballos están pastando aproximadamente un 70% del día.

El sistema digestivo equino está diseñado para funcionar de acuerdo a este hábito, por lo tanto no pueden o no deberían comer de golpe grandes cantidades de alimento.

El estomago es pequeño (capacidad de 10 a 15 litros) y su función es segregar acido para facilitar la digestión y eliminar materiales perjudiciales. Esta secreción acida se  produce continuamente y es necesaria para la digestión, pero puede ser dañina para la pared del estomago (provocando ulceras) si no es neutralizado por ciertos componentes de la saliva. En libertad ellos van comiendo  durante todo el día, masticando y insalivando continuamente por lo que el flujo salivar es continuo hacia el estómago, gracias a ello existe un perfecto equilibrio entre el acido producido y la saliva neutralizante. No olvidemos que un caballo produce de 40 a 60 litros de saliva al día en estado de libertad.

Por eso es tan importante que el caballo mastique durante el mayor tiempo posible, debemos revisar el estado dental de los caballos, ya que es crucial para la masticación y producción salivar.

La función salivar es mezclarse con el alimento, para crear el bolo alimenticio y así hacer que el alimento sea más fluido facilitando la digestión, consiguiendo  de esta manera una menor incidencia en problemas digestivos, (cólicos).

El tiempo de masticación siempre dependerá de la estructura del alimento, un alimento rico en fibra (heno, henolajes, ensilaje, pastos, etc.…) va a tardar más o menos 40 m por cada quilo, mientras que un kilo de pienso compuesto tardara unos 10m, esto significa que cuando el caballo come alimentos ricos en fibra a la vez produce de 3 a 4 veces más de saliva, además la dieta ruca en fibra es fundamental para aportar nutrientes, mejorar el tránsito intestinal y evitar problemas patológicos.

INFLUENCIA DE LA ALIMENTACIÓN EN EL CARÁCTER DEL CABALLO.

 Esta comprobado que los caballos que siguen una dieta rica en fibra forraje y grasas  su comportamiento es más tranquilo. La carencia de estos produce vicios llamados enteropatías (comen materiales extraños, como arena, madera, realizan movimientos extraños….)

PERO

Para llegar a cubrir los requerimientos energéticos de los caballos en función de su actividad o estado fisiológico es necesaria la adición extra de energía, no es suficiente con la que se aporta solo  en base a dietas forrajeras.

La utilización de cereales significa más energía  pero también aumentamos la excitación del caballo debido a la gran cantidad de carbohidratos solubles que aportan almidón, azúcares y algunos oligosacáridos.

También encontramos piensos compuestos formulados con altos niveles de almidón y azucares, lo que también hace cambiar el carácter del caballo.

El almidón y los azucares pueden ocasionar problemas de salud por alteraciones en el intestino grueso con la producción de fermentaciones, alteración de la flora intestinal y desencadenando problemas patológicos como cólicos e infosuras.

Concluyendo pues que un nivel alto de glucosa en sangre podrá ocasionar problemas de osteocondrosis en potros, resistencia a la insulina y problemas musculares: raddomiliosis, etc.…

Habiéndose realizado comparativas entres dietas altas en almidón y azucares y altas en fibras y grasa se ha sacado la conclusión a que las dietas altas en fibra y grasa mejoran el comportamiento del caballo estando más tranquilos y reduciendo el estrés, facilitando así el manejo y reduciendo la posibilidad de accidentes para los jinetes.

COMO AYUDAR A NUESTROS CABALLOS.

La industria de la alimentación equina ofrece actualmente productos formulados con distintos niveles energéticos para cada situación. Por ejemplo, la reducción de los niveles de almidón y azúcares en algunos alimentos y el incremento de aceites es muy interesante para caballos sensibles, con problemas de excitación y de gran temperamento.

Para favorecer la masticación y la insalivación, también es importante la presentación de los piensos compuestos, la adición de productos con fibra larga incorporada y con gránulos (pellets) de mayor tamaño (8-10 mm) que estimulan la masticación y la insalivación, lo que se traduce en una mayor relajación y mejor salud digestiva.

La suplementación con algunos nutrientes, como el aminoácido triptófano que actúa sobre la serotonina para un mejor control de la neurotransmisión, es interesante y de gran eficacia. También la adición de otros nutrientes, como el magnesio y vitaminas del grupo “B”, todos ellos indicados para ayudar a mejorar el control del  temperamento de los caballos.

         Reglas básicas. Para mejoras el comportamiento  y reducir el estrés.

 » Para todo tipo de caballos: establecer una una buena base de alimentación aportando suficiente cantidad de fibra, forrajes a base  de henos y pastos. Debemos asegurar una un mínimo del 1,5 % del peso vivo (1,5 kg por cada 100 kg de peso vivo). Si no disponemos de suficiente fibra, aportar productos completos  (con fibra incorporada).

» Es imprescindible que realicen ejercicio para mejorar el estado mental, evitar aburrimiento y la aparición de comportamientos estereotipos.

» En caballos nerviosos, evitar dietas altas en Cereales y piensos con gran nivel de almidón y azúcares. Aumentar la proporción de fibra en la dieta, cercana al 2 % del peso vivo  (2 kg por cada 100 kg de peso vivo). Utilizar henos de hierba como rye-grass  o festuca y evitar pajas  de cereales espigadas, porque contienen ya el  grano (cereal). En caso necesario, suplementar con base de triptófano y magnesio.

» En caballos de deporte la demanda energética es muy alta, por lo que se deben aportar dietas diferentes y adecuadas al tipo de ejercicio que se va a realizar:

-Para trabajos de larga duración y baja intensidad (doma, raid), aumentar la proporción de forrajes por encima del 1,5 % del peso vivo e introducir piensos compuestos altos en grasas (6-10%).

-Para trabajos de corta duración y alta intensidad (carreras, salto) utilizar piensos compuestos ricos en almidón y azúcares de forma moderada (máx. 32-35 %), junto con niveles de grasa moderados  (3-5 %), pero de forma controlada.

» Suministrar la alimentación repartida en el máximo número de posible de tomas, no dejar muchas horas sin comer, como por ejemplo se hace a veces, desde la tarde a la mañana del día siguiente.

» En caballos que tienen que permanecer muchas horas en box, es mejor utilizar camas de paja y no de viruta y también colocar mallas para poner algo de forraje en el box. El caballo se aburrirá  mucho menos y su comportamiento se verá menos alterado.

MIRAR LAS ETIQUETAS DEL ALIMENTO 

Desde el 31 de agosto de 2011, los piensos para animales de compañía comercializados en la UE, deben etiquetarse conforme a las disposiciones del Reglamento Europeo 767/2009 (legislación de obligado cumplimiento en todos los países miembros). Esto garantiza ante el consumidor la información del producto y su forma de empleo.

Principales cambios

• Aditivos:

Los aditivos deben clasificarse en categorías o en grupos funcionales.

Existen cuatro categorías posibles en los alimentos para caballos:

“Aditivos tecnológicos”- conservantes, antioxidantes, emulgentes, estabilizantes.

“Aditivos organolépticos” – colorantes, aromatizantes

“Aditivos nutricionales” – vitaminas, oligoelementos, aminoácidos

“Aditivos zootécnicos”- digestivos, estabilizadores de flora intestinal-

* la lista completa se encuentra en el anexo I del Reglamento UE 1831/2003

 • Obligatorios:

 Es de obligado cumplimiento declarar los siguientes aditivos:

a) Todos los aditivos que tengan máximos en caballos:

b) Todos los aditivos de la categoría “Aditivos zootécnicos

Así, por ejemplo, hay que declarar los oligoelementos: Fe (hierro), I (yodo), Co (cobalto), Cu (cobre), Mn (manganeso), Zn (Cinc), Se (selenio). Anteriormente sólo se declaraba el cobre.

Desaparece la obligatoriedad de declarar las vitaminas A y E, siendo obligatoria únicamente la vitamina D (D2 ó D3), si bien es práctica habitual que se declaren todas de manera  voluntaria, en los piensos de caballos.

Anteriormente era obligatorio para los antioxidantes, los colorantes y los conservantes, poner el nombre específico del aditivo utilizado. En el nuevo reglamento sólo es obligatorio poner las palabras antioxidantes”, “colorantes” y “conservantes”, en caso de que el alimento incorpore algún producto perteneciente a una de dichas categorías.

 • Denominación específica:

Todos los aditivos declarados de manera obligatoria o voluntaria deberán incluirse en la etiqueta con su denominación específica y/o número de identificación, cantidad añadida y la categoría o grupo funcional al que pertenecen.

 • Alegaciones:

La nueva legislación regula las llamadas “alegaciones”, que son funciones específicas que cumple el alimento.

Para que pueda incluirse una alegación, ésta debe ser verificable por las autoridades. El fabricante deberá disponer, en el momento de comercializar el pienso, de información científica que avale la misma. Están expresamente prohibidas la alegaciones referentes a prevención, tratamiento o curación de enfermedades. No aplica a desequilibrios nutricionales que no lleven asociados síntomas patológicos.

 • Cambios en títulos:

Algunos cambios en los títulos de ciertas informaciones en la etiqueta. Por ejemplo, la sección de la etiqueta donde aparecen las materias primas o grupos de materias primas, que  anteriormente se denominaba “Materias primas para alimentación animal” pasa a denominarse “Composición”. En ella deben figurar las materias primas en orden descendente de inclusión, con su nombre individual, o agrupadas en categorías, tal y como se venía haciendo actualmente.

También cambian los nombres de algunos constituyentes analíticos, pero sigue siendo obligatoria la declaración de cuatro análisis: proteína (proteína bruta), grasa (grasa bruta), fibra bruta y cenizas o materia inorgánica.

Normalmente los fabricantes declaran de manera voluntaria otros contenidos analíticos de los piensos.

 • Catálogo:

Existe un nuevo catálogo comunitario, no exhaustivo, de materias primas con los nombres recomendados para las mismas. (Reglamento UE 575/2011).

 • Teléfono:

En la etiqueta debe figurar un número de teléfono gratuito u otro medio de comunicación adecuado que permita al comprador obtener información adicional a las indicaciones  obligatorias sobre los aditivos y las materias primas.

 ¿QUÉ DEBE DECIRNOS UNA ETIQUETA?

Basándonos en la legislación, y a modo de resumen, podemos clasificar la información en dos partes: A) declaraciones obligatorias y declaraciones B) voluntarias.

Declaraciones obligatorias:

Deben ser legibles, indelebles y en el idioma(s) oficial del país miembro en el que se comercializa. Las etiquetas deben incluir:

• El tipo de pienso: “Pienso completo” o “Pienso complementario”, que puede ser  reemplazado por “Pienso compuesto” o “Alimento”. También pueden emplearse las expresiones “Pienso mineral” y “Pienso completo de lactancia”.

• La categoría de animal a la que se destina el alimento.

• Instrucciones para un uso adecuado del producto.

• Los ingredientes utilizados con su nombre individual, bajo el título “Composición”, enumerándolas por orden decreciente por peso, o bien agrupados por categorías. En caso de destacar la inclusión de alguna

materia prima, en el nombre o en el envase del producto, debe indicarse en la etiqueta, su nombre individual y el porcentaje de inclusión.

• Los ingredientes que hayan sido genéticamente modificados,

Deben ser etiquetados como tales.

• La lista de aditivos

 Precedida del título “Aditivos”, de acuerdo con lo comentado anteriormente.

• Los “Constituyentes analíticos”

 Proteína (proteína bruta), grasa (grasa bruta), fibra bruta y cenizas (residuo de incineración o materia inorgánica). En casos especiales el contenido en humedad. Si en el producto se hace alguna alegación sobre un determinado nutriente, éste debe ser declarado como constituyente analítico.

• Nombre y dirección de la empresa

Responsable del etiquetado y número de autorización.

• Número de lote.

• Cantidad neta.

• La fecha de durabilidad del producto.

Para ello existen varias posibilidades:

» Utilizar antes del (día, mes y año) para piensos muy perecederos.

» Utilizar preferentemente antes del (mes y año, o día, mes y año).

» Indicando en algún lugar de la etiqueta la fecha de fabricación (día, mes y año), y utilizando en esta caso, la expresión “(Periodo de tiempo en días o meses) después de la fecha de fabricación.

» A veces, la fecha de durabilidad viene impresa fuera de la etiqueta, en el envase.

En este caso se utilizan expresiones del tipo: “Utilizar preferentemente antes de: ver envase”.

• Número de teléfono gratuito

Medio de comunicación adecuado para el comprador.

Declaraciones voluntarias:

• Cualquier aditivo incluido

En el producto y cuya declaración no sea obligatoria.

• Otros constituyentes analíticos  

Como azúcar, almidón, calcio, fósforo, aminoácidos, etcétera.

• La marca “e” en el peso neto,

Que significa que el fabricante cumple con la legislación metrológica vigente en la Unión Europea.

• Alegaciones,

Con las restricciones mencionadas anteriormente.

• Iconos, logos, otras informaciones gráficos,

Siguiendo unas normas o principios básicos de buena comunicación.

• Condiciones de conservación.

 Para más detalle y ampliar la información, sería aconsejable consultar los reglamentos a los que se ha hecho referencia, además de conocer el código publicado por Fediaf (The European Pet Food Industry).

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.