MASAJE EN LOS CABALLOS Parte 2

MASAJE EN LOS CABALLOS Parte 2

0 117

LOS EFECTOS DEL MASAJE

En nuestros días está considerado como una técnica alternativa a utilizar después de una lesión y efectivamente puede mejorar la recuperación del tejido lesionado; ahora bien, lo más importante es siempre utilizarlo como método preventivo, esto es, aplicarlo siempre antes de iniciar la sesión de trabajo.

El objetivo principal de un masaje es el de tratar las masas de tejido blando del cuerpo mediante diversas técnicas manuales.

Con el masaje previo se conseguirá preparar el cuerpo del caballo para el ejercicio posterior, mejorando así su rendimiento y evitando las lesiones.

Por supuesto, también deberá realizarse después del ejercicio, con el objetivo de reducir la fatiga muscular, garantizando una rápida vuelta a la normalidad.

En general podemos hablar de tres efectos principales del masaje:

Mecánico: favorece el paso de la sangre venosa cargada de sustancias residuales cuando se dirige hacia el centro del cuerpo. El masaje mejora de forma notable la circulación, permitiendo una buena aportación de nutrientes a los grupos musculares.

Con la eliminación de sustancias residuales de los músculos se mejora el estado general de salud.

Reflejo: efecto relajante. El deslizamiento de las manos por la superficie de la piel provoca impulsos en las pequeñas terminaciones nerviosas, impulsos que se convierten en señales que llegan al cerebro, provocando una relajación muscular local.

Estimulante: realizando ejercicios enérgicos con las manos se puede provocar la estimulación de determinadas zonas.

Además, con el masaje se consigue aumentar la relación afectiva establecida con el caballo (sobre todo si éste es joven), el cual aprenderá a relajarse, aceptando cada vez mejor las instrucciones dadas por el masajista.

Ahora bien, debemos tener bien claro que el masaje nunca puede sustituir al ejercicio, por sí mismo no sirve para desarrollar la fuerza muscular.

Además debe considerarse al masaje como una de las mejores técnicas de diagnóstico que existen, puesto que con él podremos detectar irregularidades en el animal mucho antes de que éstas sean plenamente visibles. Para ello debemos ser capaces de notar con precisión lo que palpamos con nuestras manos, lo que exige un pleno conocimiento de las zonas sobre las que se trabaja, así como del método de trabajo.

Algo que sólo se consigue con la experiencia.

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.