El uso de Aceite en la Dieta del Caballo. (Grasa-líquida)

El uso de Aceite en la Dieta del Caballo. (Grasa-líquida)

0 7679

– El aceite.
– Tipos de Grasa.
– Que aceite es bueno para mí caballo.
– Como realizar un aporte de lípidos (grasas) en la ración.
– Razones por las cuales conviene suplementar la dieta con grasa.
– Papel de las grasas.
– Digestión y metabolismo de las grasas.
– Beneficios.
– Otras grasas.

El aceite

Conocidos por todos los beneficios del uso del aceite en nuestra propia alimentación, diversos estudios y pruebas han demostrado que el caballo asimila el aceite mucho mejor que los humanos y los beneficios que aporta al caballo en su salud son numerosos e importantes.

Todo alimento que contenga grasa, (como el pienso) durante su almacenamiento, pueden volverse rancias debido a las altas temperaturas, alta humedad o conservación prolongada, teniendo entonces poca palatabilidad, lo que hará que el caballo pueda negarse a comer su ración.

Toda sustancia rancia interferirá en la absorción de algunas vitaminas y no proveerá los requerimientos en ácido linoleico, por lo que es importantísimo en raciones que contengan un elevado porcentaje de grasa utilizar antioxidante y conservar esos alimentos en un lugar fresco y seco.

Si no añadimos aceite a las raciones para caballos estas suelen ser bajas en grasas, generalmente un 3%.

El aceite es considerada una materia grasa en estado líquido, por lo tanto sus agentes son insaturados o de cadena corta.

Tipos de Grasa

Los aceites pueden ser de origen vegetal (aceite de maíz, de oliva, de soja, de arroz, de girasol, de lino, de germen de trigo) o animal.

Los aceites vegetales contienen una mayor proporción de ácidos grasos no saturados.

Que aceite es bueno para mí caballo?

El aceite de girasol, oliva, maíz y el de soja que usted puede adquirir en cualquier supermercado, han demostrado dar magníficos resultados en estos animales. Habiendo una gran predilección por parte de los caballos por el aceite de maíz.

El aceite de soja es altamente energético, contiene 2,25 veces más energía que los carbohidratos o las proteínas.

Lo que está totalmente desaconsejado es el uso de aceites de origen animal o los que puedan resultar tóxicos o no estén tratados correctamente.

Como realizar un aporte de lípidos (grasas) en la ración.

Se puede utilizar aceites vegetales (maíz, oliva, girasol, soja) o recurrir al salvado de arroz o al poroto de soja.

El afrecho de arroz es apetente, rico en fibra y pobre en almidón, pero su alto contenido de fósforo puede modificar la relación calcio / fósforo.

El poroto de soja debe ser desactivado o tostado y hay que dosificar cuidadosamente la cantidad debido a su alto tenor en proteína.

Las grasas de origen animal no son aconsejables porque tienen una palatabilidad y una digestibilidad inferiores.

La dieta total (grano mas fardo) puede contener hasta 10% de grasa.

Para obtener los mejores resultados, la grasa debe ser incorporada en un alimento balanceado o mezclada en el comedero con la ración.

Las razones por las cuales conviene suplementar la dieta con grasa

Los requerimientos energéticos de un entrenamiento intenso alcanzan hasta 2 veces los de los caballos en mantenimiento. Generalmente, este requerimiento se logra mediante un aumento de la ración de grano que aportan hidratos de carbono y presentan los siguientes riesgos:

Problemas gastrointestinales:

Con grandes ingesta de grano (más de 5-7 Kg) por día para un caballo de 500 kg, parte del grano pasa sin digerir al intestino grueso donde experimenta un proceso de fermentación.

Una fermentación excesiva desestabiliza a la población microbiana del intestino grueso y predispone el caballo al desarrollo de cólico o infosura.

Añadir aceite a la ración permite reducir la ingesta de grano y disminuir el riesgo de cólico.

Problemas metabólicos:

Las dietas incluyendo altas cantidades de grano son un problema para los caballos predispuestos a rabdomiolisis o embarradura.

El primero es Rabdomiolisis Recurrente por Esfuerzo (RER), que es un defecto en la contracción muscular común en P.S.I. y el segundo subtipo es la Miopatía de Almacenamiento de Polisacáridos (PSSM) que es completamente diferente de la RER y supone una excesiva acumulación de hidratos de carbono en las fibras musculares.

– RER (excesiva acumulación de hidratos de carbono en las fibras musculares) se soluciona reduciendo el grano (no más de 2-3 Kg por día) y suministrando energía adicional con grasa y fuentes de fibra muy fermentable como pulpa de remolacha.

– caballos con miopatia por almacenamiento PSSM (Almacenamiento de Polisacáridos) se trata de un problema de almacenamiento excesivo de carbohidratos en el músculo y la solución es remover el grano de la ración, utilizando fardo y suplir con vitamina E y selenio.

Papel de las grasas

Las grasas o lípidos alimenticios:

1) proveen los ácidos grasos esenciales, ácidos grasos poliinsaturados indispensables que, por definición, el organismo no puede sintetizar:

– serie omega 6: el principal es el ácido linoleico, en el aceite de maíz, girasol, semilla de uva, que permite la síntesis de las prostaglandinas 1 y2 (http://es.wikipedia.org/wiki/Prostaglandina )

– serie omega 3: el representante principal es el ácido alfa linolénico del aceite de lino, de soja, de pescado y el ácido eicosapentaenoico, precursor de las prostaglandinas 3

Los ácidos grasos esenciales son constituyentes del conjunto de las membranas celulares y precursores de los prostanoides, leucotrienos, tromboxanas, prostaglandinas. Las prostaglandinas actúan sobre la motricidad de las fibras musculares lisas, la reproducción, la protección cutánea y hepática, y sobre la inmunidad.

2) constituyen fuentes energéticas muy concentradas, muy digestibles y bien metabolizadas.

3) Tienen un efecto sedante sobre caballos nerviosos, probablemente debido a la colina que contiene la lecitina.

La colina (molécula precursora del acetilcolina, (neurotransmisor que media en la actividad de la unión intercelular especializada entre neuronas del sistema nervioso) que está involucrado en muchas funciones, entre las cuales se incluye la memoria y el control del músculo) que se encuentra en los nervios parasimpáticos y voluntarios.

Lecitina es un término genérico para designar a cualquier grupo de sustancias grasas de color amarillo-marronáceas que forma parte de los tejidos animales y vegetales compuestas de ácido fosfórico, colina, ácidos grasos, glicerol, glicolípidos,triglicéridos y fosfolípidos (por ejemplo, fosfatidilcolina, fosfatidiletanolamina, y fosfatidilinositol).

Digestión y metabolismo de las grasas

Las grasas de los alimentos se digieren y absorben en el intestino delgado.

En la naturaleza, el caballo no suele consumir grandes cantidades de grasa.

Sin embargo, el sistema digestivo del caballo está capacitado para tolerar grandes cantidades de grasa alimenticia. La grasa es una excelente fuente de energía; provee 2,5 veces más energía que una cantidad equivalente de hidratos de carbono.

El caballo puede utilizar 85-90% de la energía contenida en el aceite vegetal, mientras solo puede utilizar 50-60% de la energía contenida en una ración típica de fardo y grano.

Dentro del cuerpo, la grasa se utiliza directamente como energía o se almacena.

Para su almacenamiento, los Ácidos Grasos se vuelven a juntar como triglicéridos en el tejido adiposo, debajo de la piel o alrededor de los órganos. Una cantidad más pequeña de grasa se almacena en el músculo, de donde se puede extraer para ser utilizada como energía durante el trabajo muscular.

Las reservas de carbohidratos (glicógeno en el hígado y en los músculos) sirven únicamente para mantener un esfuerzo de corta duración, como la carrera de velocidad, pero solos no abastecen suficiente energía para un esfuerzo de fondo como una carrera de endurance.

El agotamiento del glicógeno hepático y muscular contribuye a la fatiga durante un ejercicio prolongado y hace necesario la utilización de grasa en la ración. Suministrar grasa es una manera muy efectiva y segura de aumentar el nivel energético de la ración en caballos de alto rendimiento.

Como la grasa se digiere enzimáticamente en el intestino delgado, su utilización permite reducir la fermentación del almidón en caballos que requieren raciones muy energéticas, reduciendo los riesgos de cólico o infosura asociados con excesos de cereales.

Beneficios del aceite en la salud del caballo

El aceite, se ha añadido a la dieta del caballo desde hace ya algunos años, los cuales han permitido demostrar y verificar, que aportación de diversos beneficios importantes:

• Reducción de gasto de glicógeno (hepático y muscular): al aumentar el uso de grasa como combustible.

Después de un periodo de adaptación (aprox. 3 semanas) a una dieta rica en grasa, se logra un incremento en el uso de grasa como combustible durante el ejercicio.

• Reducción de generación de calor metabólico

– Incremento de energía: añadir aceite a la ración, reduce la cantidad de energía, disipada en forma de calor aumentando la energía neta disponible para la reproducción, lactancia, crecimiento o trabajo. Lo cual es muy importante en climas calurosos y húmedos.

• Aumento del peso: en caso de que el caballo esté por debajo de su peso y no podamos aumentar la ración diaria por temor a un cólico o laminitis, el aceite le ayudará a recuperarse, sin que sea necesario aumentar la ración de pienso.

Y es que el aceite tiene el doble de calorías que los carbohidratos y proteínas.

• Tranquiliza a los caballos: al haber un incremento de grasa en la dieta del caballo.

La aportación de grasa o aceite aumenta la densidad energética de la ración pero diluye la concentración proteica de la misma. Si se añade un 5-10% de grasa en la ración, la misma deberá tener un 14% de proteína bruta.

• Alivio de determinadas afecciones: Esta demostrado que el suministro de aceite ayuda a que el tratamiento veterinario dado de mejores resultados.

• Mejora en la calidad del pelo del animal: Ayuda a combatir los efectos perjudiciales que afectan al pelo.

• Ayuda a las yeguas: proporciona la energía necesaria para la producción de leche tras el parto sin necesidad de aumentar la cantidad de pienso consumido. Transmitiendo todos los efectos positivos al potro, habiendo sido demostrado que los potros de yeguas que han recibido un suplemento de aceite ganan más peso en las primeras semanas de vida.

• Contribuye al correcto crecimiento del potro: teniendo en cuenta que cuantas más calorías consume un potro, más rápido crece y que un crecimiento rápido está directamente relacionado con los problemas típicos del crecimiento. El aporte de grasa no produce hiperglucemia e hiperinsulinemia, factor determinante en el desarrollo óseo de los potrillos.

• Colabora en la absorción de vitaminas A, D , E , K y el Ácido linoleico.

• Previene la aparición de cólicos: el uso del aceite permite disminuir la cantidad de pienso suministrada al caballo, por lo que la carga en intestino y colon es menor, lo que contribuye muy favorablemente en la prevención de los cólicos.

Ahora bien, todo en exceso suele ser perjudicial y el aceite no es una excepción. Deberemos tener muy en cuenta que el suministro prolongado de esta sustancia puede conllevar una serie de riesgos que son:

o El sistema intestinal puede llegar a impregnarse y esto afectará a la posibilidad de absorción.

o Sobrepeso: por eso nunca se suministrará aceite al caballo que esté por encima de su peso o que no realice trabajo alguno.

Otras grasas:

EL SALVADO DE ARROZ COMO SUPLEMENTO RICO EN GRASA.

El afrecho o salvado de arroz es la membrana externa protectora del grano de arroz. Constituye un alimento nutritivo para caballos que provee fibra, grasa, vitaminas y minerales en la ración. Para conservar todo su valor nutricional, debe experimentar un proceso de estabilización al calor.

La sustitución del aceite de maíz por afrecho de arroz ayuda a bajar la frecuencia cardiaca y a acortar el tiempo de recuperación después del esfuerzo.

El salvado de arroz aumenta la densidad energética de la ración, disminuyendo la cantidad de grano necesaria para llenar los requerimientos energéticos de los caballos durante crecimiento, lactancia y performance atlética.

El salvado de arroz es una fuente altamente digestible y palatable de ácidos grasos esenciales que promueven una piel elástica y un pelaje lustroso. Es también rico en gama orizanol, sustancia que parecería tener propiedades anabolizantes en los caballos.

El gama orizanol (antioxidante) es un derivado o compuesto natural que contiene el salvado de arroz, que contiene 2 moléculas activas, esterol y ácido ferulico.

Estas dos moléculas estimulan la producción de DHEA (La DHEA, o dehidroepiandrosterona, es una hormona natural producida por las glándulas suprarrenales a partir del colesterol. Es una precursora de la síntesis de hormonas como la testosterona, los estrógenos y la progesterona). Esto hace mejorar la producción hormonal del cuerpo y al sistema glandular. Es eficaz como antioxidante reduciendo las toxinas conservadas en el intestino, debido a la pobre digestión.

Estudios han demostrado que el gamma orizanol ayuda a los problemas gastrointestinales producidos por el estrés. Como resultado hay ganancia de peso, mejoras en la digestión y reducción de nervios y estrés.

Ensayos en Japón y Australia han demostrado que el gama orizanol tiene efectos sobre la ganancia de peso y la resistencia comparables a los efectos de los esteroides anabólicos. Al tener efecto sobre el sistema endocrino, aumentan el metabolismo de las grasas e incrementan la síntesis de las proteínas.

El gama orizanol es un antioxidante natural y ha demostrado reducir el riesgo de ulceras gástricas y de aumento de la motilidad gastrointestinal causado por el estrés.

AVISO LEGAL

“Los contenidos de este sitio son incluidos solo a título informativo. La información para el uso de los mismos es proporcionada por el fabricante junto con el producto, por lo que no se asume ninguna responsabilidad respecto errores u omisiones en los contenidos aquí publicados.”  Ante cualquier duda Consulta a tu Veterinario.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.