La Reflexión

La Reflexión

0 918

¿Quieres tener un caballo, atenderlo, aprender a montar y pasar horas con él? Has tomado una excelente decisión!!!

La equitación y el trato con los caballos son de lo más divertido y gratificante que hay.

Los caballos pueden ser grandes amigos tuyos y en el club hípico o en cualquier lugar que lo tengas siempre encontrarás algo que hacer.

Además del tiempo que lo montes también deberás cepillarlo, limpiar sus cascos, ducharlo, controlar que tenga suficiente agua, ver que su cama esté limpia, etc.

Y también tendrás que aprender a montar, ya sea para practicar algún deporte o competencia, o solo para pasear. Pero lo fundamental es que aprendas a entenderte con otro ser vivo y es muy probable que esto sirva para mejorar tus relaciones con los que te rodean.

El caballo es un amigo y un compañero que compartirá felices momentos contigo y te dará lo mejor si sabes pedírselo y ganártelo.

Pero no olvides si tienes ambiciones deportivas que el éxito no siempre es lo que cuenta. La distinción más importante es la que te pones tú mismo cuando sabes que has conseguido la armonía con tu caballo.

Si él colabora contigo pase lo que pase, puedes estar orgulloso, porque los caballos solo se comportan así con las personas en las que confían, y solo confían en aquellas personas que les dan un trato justo y considerado.

Para llegar a ser un buen jinete no basta con dominar las técnicas de la equitación: hay que ir mucho más lejos.

Cada caballo es un individuo que tiene su propio carácter, personalidad y estados de ánimo. ¡A menudo, su comportamiento será un reflejo abierto del tuyo!.

En ocasiones sentirás que tu caballo está como “cerrado” a todo lo que le pides, como que no se entrega por completo y muchas veces te darás cuenta, con un simple examen de conciencia, que ese día eras tú el que estaba apurado o con otros problemas en la cabeza y tu caballo que es muy “receptivo” estaba contrariado porque tú estabas mal.

Por eso cuando estés en su compañía aprenderás un montón de cosas sobre ti mismo, además de conocerlo mejor a él. Aprovecha ésta oportunidad y cuando algo no te salga a la primera, busca en tu interior para intentar averiguar el porqué.

Todas las escuelas de equitación tienen el mismo objetivo, que es ayudarte a alcanzar un entendimiento armonioso con el mejor compañero del mundo: el caballo, para con la competición.

Adelante entonces, ¡Bienvenido al fascinante mundo de los caballos! ¡Qué lo disfrutes!,

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.